¿Lo peor está por llegar?

21.05.2018 | 14:23

"Lo peor está por llegar", esa es la conclusión a la que llega uno (y lo que le transmiten) cuando llama a las diferentes puertas que rodean a la entidad nervionense y sondea la actualidad de un equipo cuyos cimientos se tambalean en lo deportivo desde que se marchó Monchi, única figura capaz de darle estabilidad a una sociedad que lleva varios años sumida en una guerra accionarial que, inevitablemente, ha ido debilitando al club.

Sin director deportivo desde que hace poco menos de un mes se destituyó a Óscar Arias en busca de un cambio ¿en lo deportivo? (algo que a la postre sólo llegó cuando una semana después se echó a Montella y volvió a su casa Caparrós), todos coinciden en lo mismo: la falta de criterio o sentido común a la hora de tomar decisiones y de marcar objetivos reales para el club.

Habiendo hecho historia en Champions, donde se ha llegado por primera vez (bajo el actual formato) a cuartos de final, habiendo alcanzando la final de la Copa del Rey (en la que, eso sí, se cayó de manera vergonzosa, y sin competir, frente al Barça) y habiendo conseguido su decimocuarta clasificación europea en las últimas quince temporadas (como séptimo, con tres rondas previas), la campaña del Sevilla, irónicamente, se ha percibido por el sevillismo como un auténtico fiasco.

¿Ambición o falsa ilusión? Y es que quizá, ahí, es donde reside el problema del Sevilla, club que, de los tres últimos años que se ha clasificado de manera consecutiva para la Champions, sólo lo ha hecho en una de ellas de manera directa, siendo las otras dos como campeón de la Europa League. Es decir, que este curso, en el que ha habido tres entrenadores y se ha despedido al director deportivo, se han cumplido con creces los objetivos en dos de las tres competiciones en juego, pues ganar la Copa (sí luchar por la final) no puede ser -por ahora- una obligación en Nervión, que ha visto a su equipo imponerse al Manchester United en Old Trafford y haber aguantado el tipo en Anfield y el Allianz Arena, que no son, precisamente, moco de pavo.

En LaLiga, con los dos grandes a años luz y el Atlético de Madrid a más del doble de presupuesto, el Sevilla se aferra a la cuarta plaza a modo de obligación, o lo que es lo mismo: ganar 'la otra liga'. Eso, sin tener en cuenta que el Valencia ya ha vuelto de su discurrir por el desierto, que el Villarreal sigue ahí o que el Betis ha vuelto a hacer bien las cosas... Ahí, precisamente ahí, es donde coinciden todos que radica la desazón sevillista, pues el curso que viene no habrá Champions y, en el mejor de los casos (hay tres rondas previas por disputar antes) sí una Europa League en la que estará 'obligado' a ganar su sexto título. En Copa, emular lo hecho este año y, como mínimo, alcanzar nuevamente la final; en LaLiga, pues ser nuevamente cuartos. Todo lo que no sea eso... ¿Otro fiasco?

"Lo peor está por llegar", avisan. A no ser que Caparrós sea capaz de imponerle a esta entidad el sentido común que parece haber perdido. En cuatro jornadas, al menos, el utrerano ha demostrado ser capaz de muchas cosas. Confío en ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal