Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de noviembre

¡No te las pierdas!

Lunes, 27 de noviembre de 2017
Tras su año sabático

Los destinos favoritos de Luis Enrique para volver

Busca nuevo proyecto

Opinión 

Nuestra forma de entender la vida

La opinión de Álvaro Palomo.
 19-12-2015 19:18

Los nervios instalados en el estómago desde primera hora. Ese cosquilleo que crece con el paso de cada minuto. ¿Cuánto queda para el derbi? Se mira el reloj (o el móvil) una y otra vez. El tiempo transcurre lento. Y esa sensación propia de un sentimiento profundo aumenta a la misma velocidad que se especula con lo que sucederá en el partido que prácticamente monopoliza la atención de una ciudad entera. Las camisetas preparadas para presumir de ella. Y si hace falta, bufandas y banderas. Las calles de Sevilla sólo respiran derbi. Mareas de pasión en cualquier rincón. Familias enteras que se reúnen para sufrir o disfrutar juntos. Colores distintos bajo el mismo techo. Un padre bético y un hijo sevillista. Un matrimonio dividido por la bendita idiosincrasia de una Sevilla fraterna y cainita, que separa durante noventa minutos lo que ha unido la vida, y que luego lo vuelve a unir con guasa de por medio. Gemelos que se parecen en todo menos en el escudo que le late en el pecho. Generaciones enteras con un mismo palpitar y otras intercaladas de ´ovejas negras´ a las que la llamada de su equipo ha superado la tradición. Porque en el derbi nada se encuadra dentro de la lógica, porque lo que lo mueve procede de las entrañas, del lugar donde se fabrica el nerviosismo al despertar para aquel que pueda conciliar el sueño en vísperas del partido de los partidos.

20 meses de espera. Huérfanos del verdadero sentido de la rivalidad. De la chispa futbolística que prende en cada esquina, en cada barra de bar, en torno a cualquier mesa de cualquier familia. Si alguien saca el tema, la conversación se eterniza. Ahora todo el mundo habla del derbi. Hay que hablar de él para satisfacer a las ´mariposas´ de la barriga. Monopoliza el instante. Hasta los silencios. Reflexión. Oraciones incluso. ¿Cuánto queda para el derbi? Otra mirada al reloj (o al móvil). El bético y el sevillista no puede más. Necesita el pitido inicial. Y el final si libera su euforia contenida. Todo listo. En el Benito Villamarín. Delante de la tele de casa. En un bar. Donde sea. Sevilla se detiene. Respiración contenida. Había ganas de sentirlo aunque el miedo a perder recomiende lo contrario. Porque Sevilla es más Sevilla con su derbi. Y forma parte de su esencia, de nuestra particular manera de entender la vida. Los que vienen de fuera quizás no lo comprendan pero reconocen que nunca han visto nada igual. Porque realmente no lo hay. Porque lo que brota de dentro es inimitable. Y es nuestro. Vamos a disfrutarlo. Que ya empieza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal