Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de octubre

¡No te las pierdas!

Jueves, 19 de octubre de 2017
Cedido por el Betis

Rubén Castro 'on fire', sexto gol en ocho partidos

Puede volver en enero

Se queda sin marcar ante ambos conjuntos 

Colombino: Dudas en el peor momento posible

El Betis, incapaz de ofrecer su mejor versión en el LII Trofeo Colombino, donde cayó con justicia ante el Córdoba y no pasó del empate a cero en su partido contra un Recreativo al que apenas logró inquietar.

Felipe Gutiérrez dejó pinceladas de su pierna izquierda ante el Decano.
 10-08-2016 23:53

El Betis no dio la talla en el LII Trofeo Colombino. Tras su primera derrota de la pretemporada, el pasado sábado frente al Montpellier (3-0), los pupilos de Gustavo Poyet afrontaban la cita onubense con la intención de recuperar las buenas sensaciones, pero fueron incapaces de hacerlo frente a un Córdoba que se impuso a ellos por 0-2 y un Recreativo que hizo lo justo para empatar a cero y llevarse su torneo.

Curiosamente, los verdiblancos tuvieron opciones de ser campeones hasta el último momento, pese a batacazo que se dieron en su primer partido. Allí, volviendo a dibujar sobre el césped ese 1-4-3-3 que tan habitual se ha hecho este verano, reaparecieron en escena viejas carencias que ya se creían olvidadas. Sobre todo en la retaguardia, que mostró una fragilidad excesiva. De hecho, los dos tantos blaquiverdes llegaron a partir de sendos errores de la zaga.

El primero, a los 32 minutos, cuando Juli, aprovechando un pase en profundidad de Rodri, ganó la espalda a Mandi y fusiló sin contemplaciones a Adán. Era el primer balón que tocaba el alcoyano y eso le bastó para decantar del lado califal la balanza de un partido en el que hasta ese momento el Betis tenía el balón y el conjunto de la ciudad de la Mezquita las ocasiones.

Y a partir del 0-1, la tendencia se agudizó aún más si cabe. Los verdiblancos fueron incapaces de reaccionar y hasta sirvieron en bandeja la sentencia a su rival. En el 42´, una mala cesión de Petros a Mandi fue aprovechada por Rodri, que puso el 0-2 en el luminoso. Después, en los penaltis, los heliopolitanos tomaron aire y siguieron vivos, dependiendo de lo que sucediese frente a un Recreativo que iba a pelear con uñas y dientes por llevarse su trofeo seis años después.

Con ese panorama y un once totalmente nuevo (sólo repitió Piccini, mientras que Adán, Mandi, Pezzella, Durmisi, Petros, Ceballos, Cejudo, Joaquín, Nahuel y Álex Alegría dejaron sus sitios a Manu Herrera, Bruno, José Carlos, Álex Martínez, Felipe Gutiérrez, Jonas Martin, Fabián, Zozulia, Musonda y Rubén Castro), el Betis intentó mejorar su imagen y hasta comenzó dominando el juego, beneficiado por el planteamiento de un Decano que se limitaba a esperar atrás con las líneas muy juntas y dejar pasar el tiempo.

El cronómetro avanzaba del lado de los blanquiazules, que dejaban el balón en propiedad de un cuadro heliopolitano que lo intentaba por medio de Musonda y que vivía en campo rival, pero sin generar ocasiones claras de peligro. El 1-4-3-3 continuaba indeleble sobre el césped, pero ni aparecían los pases en profundidad de Nahuel ni las internadas de Durmisi por la izquierda, que aportaron algo de luz (insuficiente en cualquier caso) frente al Córdoba ni desmarques de ruptura de Rubén Castro y Zozulia para hacer temblar a la afición local.

Tanto es así, que con el paso de los minutos el Recreativo se sintió cada vez más cómodo, viendo cómo el partido iba perdiendo ritmo merced a los cambios onubenses e incluso la lesión de Álex Zambrano. Apenas se jugaba y al Betis sólo le quedaba que el gol llegase de manera aislada, algo que a punto estuvo de suceder en una falta lanzada desde la frontal por Felipe Gutiérrez. Fue en el minuto 32, con un soberbio disparo en el que Rubén Gálvez hizo la estatua y el balón acabó estrellándose en el larguero.

Ahí se escaparon todas las opciones verdiblancas de hacer algo positivo en el Colombino. Porque en el cuarto de hora que quedaba de partido, apenas hubo nuevas ocasiones. Sólo en los instantes finales, cuando la escuadra de las trece barras lo intentó con más corazón de cabeza, hubo algo de peligro en el área del Decano, al que el empate a cero le valió para llevarse su trofeo y evitar una tanda de penaltis que ya no servía para nada. En definitiva, una noche para olvidar y que confirma que a Poyet aún le queda mucho trabajo todavía por hacer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Real Betis

Sergio León se lamenta durante el partido ante el Valencia.
El Villamarín cede por primera vez esta temporada

El Villamarín cede por primera vez esta temporada

Afrontaba el Benito Villamarín la cita de ayer con la vitola de ser el único estadio...

Campbell reaparece, comparece y se postula en su segunda etapa en el Betis

Campbell reaparece, comparece y se postula en su segunda etapa en el Betis

Sevilla, 16 oct (EFE).- El extremo costarricense Joel Campbell jugó anoche sus primeros quince...

Durmisi: "Volveré con más fuerza que nunca"

Durmisi: "Volveré con más fuerza que nunca"

Riza Durmisi ha lanzado un mensaje en redes sociales para agradecer las muestras de apoyo que ha...

Redru, favorito para suplir a Durmisi

Redru, favorito para suplir a Durmisi

Varias son las incógnitas que hay en torno al once inicial que confeccionará Quique Setién para...

Adán asegura que no se marcan objetivos y sí competir "en todos los partidos"

Adán asegura que no se marcan objetivos y sí competir "en todos los partidos"

Sevilla, 18 oct (EFE).- El portero Antonio Adán aseguró en la tarde de este miércoles que en la...

Sergio León sigue la estela del Zarra

Sergio León sigue la estela del Zarra

El extraordinario rendimiento de Rubén Castro desde que llegó al Betis le ha hecho...

Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal