Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de noviembre

¡No te las pierdas!

Martes, 28 de noviembre de 2017
Tras su año sabático

Los destinos favoritos de Luis Enrique para volver

Busca nuevo proyecto

Minuto Uno 

Ni un muerto resucitado, ni un paso en falso

Ni un muerto resucitado, ni un paso en falso
 25-11-2015 11:16

Sentimiento y dinero. Una mezcla explosiva que despierta los más bajos instintos. Si el Betis y el Sevilla no tuvieran las aficiones que tienen, si no generaran los millones de euros que generan, no estaríamos hablando de estas guerras por trincar... el sillón. Cada cual tiene su foto. Yo creo saber quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Pero dudo de todos. Hay que ser muy romántico para arrimarse a ese toro tan complejo y tan ingrato para el que se arrima de verdad. La verdad la ponen esos muchos presidentes de clubes del fútbol base, que se entregan perdiendo, que le quitan horas a sus familias y ahorrillos a sus cuentas corrientes. Todo lo demás lo metemos en el capítulo de intereses creados e ingresos deseados. Mejor no comparar, porque cuecen habas en ambos barrios, en Nervión y en Heliópolis. En el Sevilla la deslealtad se ha personificado en la familia Del Nido. Me pongo en el pellejo de Pepe Castro y sentiría pena, más que odio. Que te traicionen, se acepta. En privado, en la intimidad. Pero públicamente la herida es mayor. Después de entregarte, de dar mil lecciones de lealtad, te clavan el puñal de la traición delante de los tuyos, los que te conocen y saben que el bien familar está por encima de tu interés personal. Y te callas. Y aguantas. Y esperas a que todos descubran quién tiene el alma herida.

A Pepe Castro, hasta hoy, un monumento. El mejor de los cuadros que adornen el antepalco del Sánchez Pizjuán. Le animaría a luchar por el espacio que merece, a no rendirse a quienes van a ambicionar sin escrúpulos el poder y el dinero. Se ha rodeado bien, cuenta con gente que sabe quiénes buscan el interés general, pero el enemigo (ya es enemigo declarado) es insaciable, y las amenazas están ahí. Rafael Carrión tendrá mucho que decir, aunque él prefiere públicamente guardar la ropa. Hoy está, pero nadie sabe dónde se posicionará mañana. Según sus palabras, donde esté el interés del Sevilla. Uff. Sospechoso. Ya tuvo su momento oscuro. Le dejaremos el margen de la duda, pero sus antecedentes nos invitan a dejarle un estrechísimo margen de duda.

Tenía margen de error, justito, y lo ha perdido definitivamente Manuel Castaño. Se le llena la boca declarando su beticismo, tiene a peñistas que le respaldan, vive obsesionado con su legítimo derecho a ser presidente del Betis, pero... Pero tiene muchos peros. El hombre ese de Lucena (lucentino ratero y fino, que dirían por esos lares), ese bético de boquilla que ha decidido presentar la ridícula denuncia de los ´muertos vivos´, no es su amigo. El gran amigo de Castaño, la persona a la que él nunca traicionaría, como dijo ayer en la Cadena SER, es... Lopera. Dime con quién andas y te diré quién eres. Muy antigüito el refrán, y hay quien tiene carrera y no se entera. Ahora mismo en el Betis, como en el Sevilla, está aparentemente claro quiénes son los buenos y los malos. Yo creo tenerlos identificados. Pero en ese entorno de presuntos millonarios, de pobres ricos, de tiesos aspirantes a meter la mano, de hombres honestos con muy buenas palabras y ningún buen gesto, de personajillos con nombre y apellidos aspirantes al poder... en esa selva no pondría la mano en el fuego por ninguno. Castro ha acompañado muchos años en su aventura a quien hoy está en la cárcel por llevárselo calentito. Y ha tenido de mano derecha a su hijo, el mismo que le ha traicionado siguiendo las órdenes de papá. Un vicepresidente mandando a tribunales a un presidente. ¿Quieren mayor esperpento? Veremos cuánto daño hace al Sevilla esta tragicomedia.

Castaño tiene toda la pinta de ser el demonio, pero que no aparezca un ´muerto vivo´ con derecho a voto en la última Junta, porque entonces quedarán manchados, sin excusas posibles, Haro y Catalán, esos que hoy son los salvadores y por los que da la cara públicamente Ollero, un señor de buenas formas con oficio y sin aparente beneficio. ¿Por qué no dieron la cara los directamente vilipendiados?. Ojo. Ni un muerto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal