Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de noviembre

¡No te las pierdas!

Viernes, 24 de noviembre de 2017
Tras su año sabático

Los destinos favoritos de Luis Enrique para volver

Busca nuevo proyecto

Sevilla y Betis en un mercado loco

 31-08-2017 23:39

Ha roto el mercado el Paris Saint Germain pagando 222 millones para que Neymar juegue a las órdenes de Emery y lo que ayer era un despilfarro, pagar 94 millones de euros por Cristiano Ronaldo, hoy parece barato. Parece. Sólo parece. El dinero tiene su valor y, aunque el fútbol siempre ha tenido licencia para estas barbaridades, se desvirtúa la realidad y se pierde el auténtico coste de las cosas o, hablando de fútbol, de los jugadores.

Los clubes buscan artimañas como la que va a hacer el PSG con Mbappé, cesión el primer año y traspaso el siguiente, para acabar pagando por su fichaje 180 millones la próxima temporada y regatear así el 'Fair Play Financiero' impuesto por la UEFA. Poco importan las advertencias y las duras sanciones previstas si se incumple la norma, que básicamente permite a los clubes gastarse hasta un máximo de 30 millones de euros más de lo que ingresan (incluyendo inversiones en infraestructuras y otros servicios, no sólo salarios y fichajes), teniendo como referencia lo recaudado en los tres últimos años.

Todo apunta a burbuja inmobiliaria trasladada al fútbol. El propio Dembélé, en su presentación como jugador del Barça, ha manifestado que "el mercado se ha vuelto loco", una frase también utilizada por el exdirector deportivo del Sevilla Monchi, quien advirtió incluso de que habría que tomar medidas para frenar esta espiral en la que todos quieren sacar tajada. Pese a las muchas voces críticas, el Centro Internacional de Estudios del Deporte (CIES) asegura que no hay problema, que el fútbol lleva su ritmo y se mantendrá la actual escalada en los precios.

El Barça puede acabar pagando al Dortmund casi diez veces más -140 millones de euros- de lo que le costó al conjunto alemán hace un año -15 millones de euros-. ¿No hay especulación en esa operación? El fútbol, desde luego, siempre ha funcionado así, por encima de la sociedad y con los poderosos imponiendo su supremacía económica. Pero nunca la fiebre había estado tan extendida por Europa y nunca hasta ahora las cinco grandes ligas (España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia) habían superado los 4.000 millones de euros en fichajes.

Lo caro ahora se ha convertido en inaccesible, mientras que lo barato sale carísimo y, para colmo, se asume un riesgo mayor. Se amplía el margen de error si se ficha a jugadores valorados muy por encima de su actual rendimiento. Eso le ha pasado al Sevilla, por ejemplo, con Adam Masina (el Bolonia no bajaba de los 10 millones de euros por este lateral zurdo de 23 años); o con Sander Berge (un chaval de 19 años por el que el Genk pide más de 12 millones de euros, cantidad que le convertiría en el segundo traspaso más caro del fútbol noruego). Los futbolistas, además, llegarían sometidos a la presión de su elevado coste.

En esta espiral de locura... ¿qué margen de maniobra tienen el Sevilla y el Betis? El Sevilla, con mayores ingresos y mayor límite salarial, se puede permitir algún lujo, aceptando la obligación de vivir en zona Champions. El Betis tiene menos margen y también debe agudizar el ingenio. En las dificultades para cerrar dos proyectos de plantillas bastante avanzados, siempre queda el recurso de la cantera, a la que se ha recurrido históricamente en periodos de crisis. Ahora hay dinero, pero la inflación ha disminuido el poder adquisitivo y antes de tirar millones de euros por jóvenes de dudosa proyección, puede resultar más rentable apostar por chavales con muchos años de formación acumulados en sus respectivas casas.

El Betis de Serra Ferrer lo tiene claro y se está comprobando que la confianza de Setién en los jóvenes puede dar sus frutos a corto-medio plazo. De hecho, Narváez en el Nou Camp y Francis en el Benito Villamarín han demostrado que están capacitados para tener minutos en Primera división y, seguramente, pueden ejercer el oficio si se les apoya y se les da oportunidades. El listón de exigencia del Sevilla, hoy, está más elevado, pero Carlos Fernández tuvo su momento de gloria con Sampaoli antes de caer lesionado y esta temporada Borja Lasso se ha ganado un hueco en el primer equipo. Los aficionados, en general, quieren que su club fiche a futbolistas contrastados, pero también disfrutan cuando ven triunfar a sus canteranos. Llegado el caso, siempre será mejor apostar por quienes sienten el escudo que caer en la tentación del despilfarro y de vivir por encima de las posibilidades reales.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal