Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de noviembre

¡No te las pierdas!

Lunes, 27 de noviembre de 2017
Tras su año sabático

Los destinos favoritos de Luis Enrique para volver

Busca nuevo proyecto

La capital hispalense se divide hoy en dos 

Sevilla FC-Real Betis: Presión inherente aunque diferente

El Sevilla está obligado a cortar su mala racha para no ver peligrar la séptima plaza; el Betis, con la salvación en el bolsillo, tiene una deuda moral con su afición.

Sevilla FC-Real Betis: Presión inherente aunque diferente
 24-04-2016 05:00

¿Alguien creyó que pudiera haber un derbi sin presión? Imposible. La tensión es algo inherente a este espectáculo que trasciende la esfera del deporte para adentrarse en el ámbito de los sentimientos. Una pasión que los profesionales palpan y que concede a este tipo de duelos una importancia siempre extrema. Porque no hay mejor inyección de moral que superar a tu eterno rival y, a su vez, una derrota puede convertirse en un golpe costoso de revertir.

Ahora bien, partiendo de esa premisa de que la victoria es igual de codiciada e importante para todos, las situaciones dispares de ambos equipos conceden a uno y otro diferentes grados de esa inseparable presión. Y vuelve a ser el Sevilla el que tiene más que perder. Una percepción que respalda su favoritismo. Porque, aunque cualquier cosa puede suceder en este tipo de duelos, parafraseando un tópico que no deja de ser cierto, es el conjunto de Nervión el que manda en las apuestas, sin necesidad de verlas, fruto de su teórica superioridad sobre un Betis que llega liberado, pero no sin presión. Y es que no pueden permitirse los verdiblancos otra nueva afrenta ante el eterno rival.

Juan Merino y los suyos llegan al Pizjuán con los deberes hechos. Tras una tumultuosa temporada, la continuidad en la elite no corre peligro. Aunque aún no tienen estampado el sello que así lo certifica, los nueve puntos de ventaja con respecto al descenso, con sólo doce en juego, son sinónimo de salvación virtual. Pero más allá de afrontar el derbi como la oportunidad de poner un "broche de oro" a su ejercicio, en palabras del propio técnico linense, están poco menos que obligados los verdiblancos a vengarse de las ofensas sufridas en los últimos duelos cainitas. Se lo deben a su fiel afición, que no celebra un triunfo de los suyos en un derbi liguero desde hace cuatro años y que este mismo curso ha visto cómo su equipo era incapaz de marcar, y casi de chutar, en los tres duelos cainitas disputados, sufriendo una dolorosa eliminación en Copa que se certificó, precisamente, en el estreno de Merino.

Mayor, eso sí, es la responsabilidad sevillista. Porque de su resultado no sólo se inferirán consecuencias morales. También deportivas. Por más que la cabeza lleve tiempo puesta en Europa y en la final de Copa.

Con tan golosos premios, Emery y los suyos han tirado demasiado pronto la Liga y cuando más de uno pensaba que podría recibir a su eterno rival poco menos que en chanclas, se ha visto el vasco obligado a tirar de todo el arsenal disponible para tratar de cortar la sangría y que no peligre la séptima plaza, a día de hoy lo único que garantiza el mínimo objetivo exigible de volver a jugar competición continental. Que nadie se olvide.

Inmerso en una nefasta racha, la peor de la temporada, con un punto de quince posibles, los blanquirrojos no se pueden permitir un nuevo tropiezo que no sólo podría permitir que el Valencia se acercara, sino que les haría viajar a Ucrania con la moral por los suelos para tratar de dar el primer paso hacia una nueva final europea.

Por ello, se espera que Emery no reserve nada para el jueves. Salvo los lesionados Rami, Vitolo y Trémoulinas, saldrá con todo. Incluidas las tres piezas recuperadas para la ocasión, tras superar diversas molestias. Es el caso de Gameiro, que desplazará a Llorente de la punta de la lanza, Reyes y Krohn-Dehli, que ocuparían las bandas en detrimento de Konoplyanka. Así, con el regreso al once de Banega para tomar los mandos y de N´Zonzi para acompañar a Krychowiak, reservados ambos de inicio en Gijón a costa de perder fútbol, el resto del equipo parece claro, más allá de la eterna incertidumbre entre Coke y Mariano en el lateral diestro de una línea defensiva que completarían Carriço, Kolo y Escudero, con Sergio Rico como guardián.

Tampoco ofrece muchas dudas la alineación de Merino. Sin urgencias clasificatorias tras un meritorio 7 de 9, todo apunta a que el técnico bético volverá a apostar por su bloque más reconocible, con Rubén solo en punta y una tripleta como escolta del canario compuesta por un renacido Joaquín y la ambición de la juventud personificada en Ceballos y Musonda.

Con Petros y N´Diaye imprimiendo fortaleza en la medular, también parece nítida la línea de retaguardia, ya que Vargas no ha superado a tiempo sus molestias y Molinero se ha quedado fuera de la lista por decisión técnica, por lo que los laterales serán para Montoya, que sí se ha recuperado tras estar toda la semana entre algodones, y el canterano Varela, aunque Merino no ha confiado mucho en el de Atarfe. Por ello, no es descabellado que pudiera tener el linense en la manga guardado el as de colocar a Cejudo en el flanco diestro de la zaga, para cambiar a Montoya al izquierdo, aunque esta opción ya utilizada varias veces parece más una carta para arriesgar durante la partida. Una variante que, en cualquier caso, no alteraría la pareja que Merino ha solidado en el eje, formada por Pezzella y Bruno, con Adán como baluarte bajo palos.

Con estos mimbres, el cuadro bético jugará con esa teórica falta de presión que le concede la tabla, atenuada por la deuda moral con los suyos, para mostrar esa peligorosa versión que les ha llevado a ganar lejos del Villamarín sólo un punto menos de los cosechados ante su hinchada, con cinco triunfos y cinco empates en 17 salidas.

Unos elogiables números a los que un exigido Sevilla tratará de responder con la recuperación de su otrora fortín, en el que enlaza dos partidos sin vencer, tres con la derrota europea ante el Athletic. Datos que evidencian la mayor necesidad nervionense. Aunque las 45.000 almas que poblarán las gradas, con unos u otros colores, no medirán su garganta por una mayor o menor presión. Los derbis, como las finales, se ganan, no se juegan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sevilla F.C.

Marcucci: "El Levante querrá llevarse algo del Sánchez Pizjuán"

Marcucci: "El Levante querrá llevarse algo del Sánchez Pizjuán"

Sevilla, 14 dic (EFE).- El entrenador asistente del Sevilla, el argentino Ernesto Marcucci, espera...

Marcucci: "La situación de Nzonzi sigue siendo la misma"

Marcucci: "La situación de Nzonzi sigue siendo la misma"

Ernesto Marcucci, segundo entrenador del Sevilla, ha analizado hoy el partido que abrirá la...

Geis: "¿Quedarme en el Sevilla? ¿Y por qué no?"

Geis: "¿Quedarme en el Sevilla? ¿Y por qué no?"

Como Paulo Henrique Ganso o Sébastien Corchia, Johannes Geis es uno de esos jugadores de la...

¿Hay plaza extra en Champions si el Atlético gana la UEL?

¿Hay plaza extra en Champions si el Atlético gana la UEL?

La temporada próxima podría haber hasta seis equipos españoles en la...

Chevantón golea en su vuelta al fútbol

Chevantón golea en su vuelta al fútbol

Javier Chevantón volvía el pasado fin de semana a los terrenos de juego y lo...

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal