Hueco blanco

Ricardo Oliveira imita a Joaquín y seguirá metiendo goles otro año más

Ricardo Oliveira imita a Joaquín y seguirá metiendo goles otro año más
- José López
José LópezJosé López3 min lectura
Ahora que se vislumbra la retirada de Joaquín dice adiós la generación bética que conquistó hace 17 años la Copa del Rey en Madrid. Aunque algunos, aún se resisten a colgar las botas. Es el caso de Ricardo Oliveira, quien tras varios meses fuera de los terrenos de juego sin comprometerse con ningún club, va a seguir jugando a nivel profesional tras llegar a un acuerdo con el Sao Caetano.

El ex delantero del Real Betis, que ha seguido brillando y metiendo muchos goles hasta casi los 40 años en el Santos y el Atlético Mineiro de su país, no tuvo una buena experiencia en su último club, el Coritiba, con el que descendió al Brasileirao B.

La última vez que el punta estuvo sobre el césped en partido oficial fue el 25 de febrero de 2021 ante el Atlético Goianiense, en la última jornada del Campeonato Brasileño de 2020, cuyo desenlace se retrasó unos meses por la pandemia de coronavirus.

Tras acabar su contrato con éste, estuvo algunos meses sin equipo. Las ofertas que recibía no le convencían y él quería ya jugar cerca de su casa, en Sao Paulo. Hasta que ha llegado la llamada del Sao Caetano, un club histórico pero modesto, con el que disputará la segunda categoría del Campeonato Paulista que arranca en dos días.

Hace tiempo que el conjunto Azulao llevaba detrás de Ricardo Oliveira. Había pensado en él para que liderara su resurgir y comandase su proyecto, hasta que ha podido convencerlo.

Aunque actualmente se encuentra en la segunda categoría estadual, el Sao Caetano es un histórico del fútbol brasileño, que este mismo siglo llegó a alcanzar en dos ocasiones el subcampeonato de la Primera división brasileña y jugó la final de la Copa Libertadores en 2002, que perdió en los penaltis ante el Olimpia paraguayo.

Ricardo Oliveira, por su parte, jugará en el duodécimo club de su carrera y el sexto de su país desde que empezara su trayectoria en otro club de Sao Paulo, la Portuguesa.