Hueco blanco

La última exhibición de Guido Rodríguez con el Betis

El pivote no podrá arrancar aún sus merecidas vacaciones, pues el 1 de junio está citado para la 'Finalissima' ante Italia en Wembley

La última exhibición de Guido Rodríguez con el Betis
- Villa Gómez
Villa GómezVilla Gómez6 min lectura
Su descanso ante el Elche para que llegara en plenitud de condiciones a la final de la Copa del Rey del pasado 23 de abril 'obligaba' a Guido Rodríguez a no perderse ningún partido más hasta final de temporada. La encomienda desde la planta noble del Benito Villamarín a Manuel Pellegrini era clara: el pivote debía acabar con un número redondo de participaciones con la camiseta verdiblanca, 100 en este caso, para activar de nuevo la cláusula de su contrato que libera otro 10% del porcentaje retenido en enero de 2020 por Club América, un 30%, que se redujo al 20% cuando el italo-argentino cumplió 75 encuentros como heliopolitano y que ahora se traducirá en un 90% de los derechos económicos para el Real Betis, que trabaja en paralelo con su agencia con vistas a estar preparado para los distintos escenarios.

Con dos goles y tres asistencias en 47 partidos oficiales este curso, sólo Nabil Fekir supera sus 3.843 minutos sobre el terreno de juego, una prueba de su importancia capital en los esquemas del míster chileno. Además, la revalorización del canterano de River Plate es un hecho. Se lo ha ganado en el verde, pasando de los 10 millones de tasación en la página especializada 'Transfermarkt' a los 25 actuales. Asentado en la 'Albiceleste' con Scaloni, el de Sáenz Peña volvió a dar una exhibición en el Santiago Bernabéu, donde promedió un espectacular 97,1% de acierto en el pase (66 de 68 exitosos). Un dato en asboluto baladí, pues únicamente Canales (72) inició más combinaciones, aunque el cántabro con un 91,7% de precisión.

Seis entradas, un despeje, cinco balones largos a su destino, un tiro entre los tres palos de dos intentos, cinco recuperaciones de balón y sólo dos faltas cometidas completan el bagaje de Guido ante el campeón de Liga en su último servicio por esta campaña al Betis, que no a título general. Y es que el mediocentro defensivo se incorpora ahora a la concentración en Bilbao de la selección argentina, que prepara su cita en Wembley (Londres) ante Italia en la 'Finalissima'. Será el próximo miércoles 1 de junio, a partir de las 20:45 horas, cuando el campeón de la Copa América y el de la Eurocopa se vean las caras en la tercera edición oficial (hubo otras tantas amistosas) de lo que antes se conoció como Copa Artemio Franchi, una especie de Intercontinental de selecciones entre la UEFA y la Conmebol.

Será, por tanto, en semana y media cuando Rodríguez y el resto de sus compañeros inicien unas vacaciones necesarias y reparadoras. Porque el verano promete ser movido para el '21'. Con contrato hasta 2024 y 80 millones de euros de cláusula de rescisión, el Betis inició los contactos con sus asesores para blindarlo, prolongando su vinculación como ya hicieron otros pilares del equipo como Canales, Fekir, Borja Iglesias, Álex Moreno o el propio Pellegrini. Sin embargo, la constancia de que llegarán propuestas importantes por el internacional argentino, alguna posiblemente cercanas al listón de su libertad unilateral, propiciaron ese movimiento desde los despachos de La Palmera para asegurarse la sartén en el mango de las negociaciones.

La Premier y la Bundesliga, sobre todo, tentarán a Guido, que sueña con jugar en uno de los dos grandes de España, Real Madrid y Barcelona, aparte de encontrarse muy feliz y asentado en la capital hispalense. Por eso, declaró recientemente que no se veía marchándose, si bien, aunque el corazón le dice una cosa, no puede hacer oídos sordos a su cabeza. Un salto este verano podría ayudar también a su club a equilibrar las cuentas e, incluso, rearmarse, aunque lo cierto es que no es la única vía para cuadrar el presupuesto. Otros jugadores apetecibles están igualmente en el mercado, como también un posible reajuste del tope salarial y otros réditos pendientes, como los derivados de las ventas de Junior y Emerson, más los picos por Feddal, Brasanac y compañía.

De momento, la exhibición en Chamartín ha sido la última del pivote con el Betis esta temporada, pero no necesariamente la última en términos absolutos. Todo se resolverá en escasos meses, aunque, mientras tanto, el de Sáenz Peña sigue dejando su estela de futbolista caro, en la plenitud de su carrera, de ésos imprescindibles para los entrenadores y apetecibles para cualquiera. Un medio de cierre que ha sumado a lo que traía de serie unos extras más que interesantes: criterio en el pase, llegada al área contraria...