AUTOMOVILISMO GP BÉLGICA

Hamilton acecha al 'Kaiser' y Ferrari se pierde en el bosque de las Árdenas

30.08.2020 | 17:12

Madrid, 30 ago (EFE).- El inglés Lewis Hamilton (Mercedes), séxtuple campeón del mundo, reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno con un sensacional triunfo en el Gran Premio de Bélgica, el cuarto que logra en Spa-Francorchamps. Donde firmó su quinta victoria del año, que lo acerca cada vez más a un séptimo título que igualaría el récord histórico del alemán Michael Schumacher.


Hamilton, de 35 años, firmó su octogésima novena victoria en la categoría reina, que lo deja a sólo dos de la otra gran plusmarca histórica del 'Kaiser'. En la mítica pista belga, esta vez por delante de su compañero finés Valtteri Bottas y del holandés Max Verstappen (Red Bull), tercero en una carrera en la que el español Carlos Sainz, que hubiese arrancado séptimo, no tomó la salida, a causa de un problema en el motor de su McLaren.


El astro inglés, que el sábado había elevado a 93 su propia plusmarca de 'poles' pulverizando el récord del circuito -Bottas, con el mismo coche, se quedó a más de medio segundo-, se anotó otro éxito que hubiese sido épico si no fuera porque en el último de los 44 giros a la pista más larga del Mundial (de 7.004 metros) el australiano Daniel Ricciardo (Renault) firmó la vuelta rápida. En una carrera que el mexicano Sergio Pérez acabó décimo.


De no haber sido así, Hamilton, que lideró la carrera de principio a fin y que en ese momento era poseedor del giro más veloz del día, hubiese sumado su séptimo 'Grand Slam' desde que pilota en la Fórmula Uno. No pudo ser, pero el británico entrará en Monza, que el próximo fin de semana albergará el Gran Premio de Italia, con 47 puntos de ventaja sobre Verstappen; y con medio centenar respecto a su lugarteniente en la escudería de Brackley.


La jornada comenzó con el ya habitual minuto de silencio en contra del racismo y con otro, más emotivo aún, en recuerdo del francés Anthoine Hubert, fallecido el año pasado en esta pista, al accidentarse durante la prueba de F2. El galo chocó contra el ecuatoriano-estadounidense Juan Manuel Correa, convaleciente aún de sus lesiones en las piernas, pero que no se quiso perder el homenaje al galo y, al igual que la familia de éste, estuvo presente en Spa. Al mismo tiempo, se supo que Sainz -cuya mala suerte se prodiga esta temporada- no podría tomar la salida. Por un problema en los escapes del McLaren, que finalmente resultó ser producto de un fallo del motor, según dejó entrever, primero, el piloto; y que admitió más tarde su jefe de equipo, el alemán Andreas Seidl.


Las 'flechas plateadas' (de negro, contra el racismo) salieron bien. Hamilton mantuvo su primer puesto, por delante de Bottas -que se lo puso difícil hasta la quinta curva-, al que no pudo rebasar Verstappen. Que bastante hizo con defenderse en la primera vuelta de los ataques de Ricciardo, cuarto en parrilla y que el viernes había marcado el segundo tiempo en los entrenamientos libres.


Hamilton, Bottas y 'Mad Max' salieron con neumáticos de compuesto medio -con los que marcaron tiempo en la Q2 de la calificación-, a diferencia del resto de los primeros diez en parrilla, con blandos.


El francés Pierre Gasly (Alpha Tauri) -octavo al final- fue el único en apostar de inicio por el compuesto duro. En una carrera que confirmó el descalabro de Ferrari, la escudería más laureada de la historia de la Fórmula Uno.


Los coches rojos deambularon como alma en pena durante todo un fin de semana que acabó sin puntos: el alemán Sebastian Vettel -cuádruple campeón del mundo (2010-13, Red Bull)- fue decimotercero; su colega monegasco Charles Leclerc acabó un puesto por detrás.


Leclerc tuvo que ceder la cuarta plaza del Mundial al tailandés Alexander Albon (Red Bull), sexto este domingo; y la 'Scuderia' llegará a Monza, auténtico santuario 'ferrarista', como quinta en el campeonato de constructores.


Pero no hay mal que por bien no venga. Con pocas perspectivas de mejora inmediata, al equipo de Maranello no le viene nada mal que, debido a la pandemia, se corra a puerta cerrada: sería terrible un nuevo ridículo, esta vez ante su pasional afición.


'Checo', octavo el sábado, que, al no salir Sainz, sólo tenía seis coches por delante en parrilla, perdió puestos en las primeras vueltas de carrera, en las que lo adelantó primero su compañero, el canadiense Lance Stroll; y más tarde Leclerc, cuyo avance inicial se quedó rápidamente en un mero espejismo.


Tras las primeras diez de las 44 vueltas previstas, Hamilton dominaba con dos segundos sobre Bottas y ocho respecto a Verstappen, con los Renault de Ricciardo y el otro Renault, el del francés Esteban Ocon en cuarta y quinta posición, respectivamente.


Pero un giro más tarde, el italiano Antonio Giovinazzi perdía el control de su Alfa Romeo bajando el segundo sector y su accidente provocó, al involucrarlo, el del inglés George Russell (Williams).


Ambos se bajaron afortunadamente sin mayores problemas de sus monoplazas, que, al dejar numerosos desperfectos sobre la pista, obligaron el ingreso del coche de seguridad, con el consiguiente baile de entradas a boxes para cambiar a neumáticos duros.


Ni Gasly -que ya llevaba ese compuesto-, ni 'Checo' -que rodaba con blandas- optaron por entrar al garaje, por lo que al re-lanzarse la carrera, en la 15, el galo era cuarto; y el mexicano, quinto.


Sin embargo, la decisión de que el tapatío no cambiase gomas fue de difícil comprensión. Paró cuatro vueltas después, bajando hasta el final del pelotón, desde el que remontó, al menos, hasta la última plaza que daba puntos. La décima. Justo detrás de Stroll.


Por delante no varió nada a partir de ahí, porque tampoco llovió este domingo, a pesar de que las jornadas previas al Gran Premio se anunciaban precipitaciones. Mercedes firmó el 'doblete' número 55 de su carrera en F1 y Hamilton sólo tuvo que gestionar sus deteriorados neumáticos para acercarse cada vez más a un Schumacher al que, salvo auténtica desgracia, mejorará esta misma temporada.


Los seis primeros en parrilla fueron los seis primeros en cruzar meta, con Ocon -que en 2021 será compañero del doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso- firmando su mejor actuación del curso, al acabar quinto, tras intercambiar su puesto de salida con Albon.


El inglés Lando Norris, el compañero de Sainz, volvió a firmar un buen final de carrera, arrimándose a los dos anteriores; pero se tuvo que conformar con la séptima plaza. Que lo iguala a puntos (45) con Leclerc. Y que confirma a McLaren como tercer equipo en el Mundial de constructores, por detrás de Mercedes -en su séptimo año de férrea dictadura deportiva- y de Red Bull.


Adrian R. Huber

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal