BALONCESTO MONTAKIT FUENLABRADA

Paco García: "Si no creyera en que nos podemos salvar, no habría venido"

27.02.2020 | 10:09
Paco García: "Si no creyera en que nos podemos salvar, no habría venido"

Madrid, 27 feb (EFE).- Trece años después, la Liga ACB volvió a llamar a la puerta del entrenador Paco García. Le encontró en Tenerife, en una etapa de desconexión después de tres campañas en LEB Oro con el Valladolid. Horas después de esa llamada, tomó un avión, convencido de que la permanencia del Fuenlabrada es posible.


"Si no creyera firmemente en que se puede salvar, te puedo garantizar que a mi edad, con mi trayectoria y sabedor de lo que me encontraba, no habría cogido al Fuenlabrada. Estoy absolutamente convencido de que lo podemos lograr", asegura a EFE el entrenador del Montakit Fuenlabrada en una entrevista.


Paco García (Valladolid, 1967) acumula a sus 52 años más de tres décadas a la pizarra, de las cuales ocho temporadas y más de 200 partidos han sido en la máxima categoría del baloncesto español como técnico principal, al mando del Valladolid (1996-97 y 2005-07), Lugo (1999-2002), Tenerife (2003-04) y Lleida (2004-05).


El entrenador vallisoletano, que dio el salto a los banquillos a los 18 años, cuando Mario Pesquera buscaba tercer técnico para el Valladolid de ACB y le convirtió en "entrenador aprendiz", en el último decenio ha dirigido en LEB Oro (Breogán, Orense, Valladolid) y a nivel internacional, en el Mogi das Cruzes brasileño, y a la selección de República Centroafricana en un Afrobasket.


Ahora vuelve a la élite. "Ha sido una década productiva, he disfrutado una Final Four de LEB y una Copa Príncipe con el Breogán, he sido subcampeón de Liga Paulista y Liga Sudamericana en Brasil con el Mogi das Cruzes... Quería volver a ACB, hubo contactos antes, pero no fructificaron por unas cosas u otras", admite a EFE.


UNA LLAMADA EN TENERIFE


Después de haber dirigido los tres últimos cursos al Ciudad de Valladolid, heredero del desaparecido CB Valladolid y al que ascendió a LEB Oro, García se encontraba en "un pequeño paréntesis de vida" de unos meses en Tenerife, cuando hace un mes recibió la llamada de los dirigentes del Fuenlabrada, en busca de un cambio para un equipo que encadenaba diez derrotas consecutivas.


"Me transmiten que necesitan un cambio y que han decidido prescindir de un gran entrenador como Jota Cuspinera. Me explican la situación, les pido unas horas para analizarlo y en unas horas cogí el avión y me planté en Fuenlabrada para preparar los siguientes dos partidos", relata.


Lo que se encontró fue un equipo en la última posición de la Liga Endesa, pero "con ganas de salir adelante", con el que, añadiendo horas de entrenamiento, simplificando sistemas e intentando que sea "más agresivo" en defensa, consiguió plantar cara al Herbalife Gran Canaria, al que iban ganando por 41-36 hasta que un problema en el parqué del Pabellón Fernando Martin obligó a su suspensión.


"Es verdad que el partido de Gran Canaria hay un momento que se nos pone cuesta arriba a nivel físico -al descanso ganaban 37-24-, el tiempo dirá si el parón ha sido bueno o no, pero yo hubiera preferido continuar el partido, porque estoy convencido de que habríamos ganado", asegura.


Su recompensa llegó una semana después en Badalona, donde consiguieron romper esa mala racha de derrotas con un triunfo 79-81 ante el Joventut, en el que, según el entrenador, hicieron "30 minutos de altísimo nivel" aunque el final se les volvió a "hacer largo". "Hemos trabajado estas tres semanas en mejorar eso", admite.


NUEVOS FICHAJES PARA BUSCAR LA PERMANENCIA


Tras el parón de la Copa del Rey y las 'ventanas' de selecciones, el técnico del Fuenlabrada cuenta con el base estadounidense Jerome Randle para reforzar una posición en la que solo contaba con Tomás Bellas -"un base excepcional, al que yo quería entrenar porque le he seguido mucho", afirma-, y en la que estaba ubicando al escolta argentino Nico Richotti como solución de emergencia.


"Con Bellas y Randle cerramos una pareja de bases de primer nivel. Randle ha hecho muy buenos números en la Euroliga, conoce Europa, que nadie se sorprenda si anota mucho, porque tiene esa capacidad y un ritmo importante. Le hemos dicho que lo ponga al servicio de ganar partidos", explica el preparador.


A García también le ha tocado gestionar la situación del base malagueño Francis Alonso, cedido por el Unicaja como gran promesa de futuro, pero que entre las lesiones y la falta de minutos, ha acordado su salida del club para marcharse al Oviedo de LEB Oro.


"Es cierto que tiene una lesión, está dos meses fuera, y cuando vuelve el equipo está en una situación complicada (...) Yo hablé con él, le expliqué que necesita minutos y que la LEB Oro es una buena competición para él. Creo que es honesto, quedarme con él hubiera sido egoísta por mi parte", detalla el técnico.


Su próximo reto no será pequeño: el sábado visita el Fernando Martín el Baskonia, que no ha dejado de competir en la Euroliga. "Nosotros llevamos tres semanas de competir", recuerda García, que apunta la necesidad de "controlar el uno contra uno" de los jugadores del Kirolbet y cerrar el rebote.


Tampoco es sencillo el resto del calendario, que incluye visita a Burgos, recibir al Real Madrid, la reanudación contra Gran Canaria y derbi en casa del Estudiantes. "Si lo miras desde el prisma de que estamos abajo, cualquier calendario es difícil. Si el equipo es capaz de ganar, podremos salir de los puestos de abajo", responde.


EL REENCUENTRO CON EL 'INFIERNO' DE 1997


El preparador vallisoletano defiende ahora los intereses del Pabellón Fernando Martín fuenlabreño, un público que tuvo en contra en muchas ocasiones, algunas dramáticas, como el 'playoff' de permanencia de la ACB 1996-97, en la que consiguió superar al Fuenlabrada al frente del Fórum Valladolid de entonces.


Al año siguiente, dirigiendo al Breogán de Lugo de LEB, peleó el ascenso contra el conjunto fuenlabreño y cayó 3-1 en la serie. "Fueron dos partidos en el Fernando Martín con más que palabras, y dos en Lugo con mucha tensión... Después fui al Fernando Martín con la selección española 'b' y un aficionado me regaló una camiseta que ponía: 'Yo sobreviví al playoff' de 1997", recuerda.


Vivencias con un público al que el nuevo técnico del Montakit asegura comprender muy bien. "Sé lo que supone para una ciudad pequeña su equipo de baloncesto, la identificación que hay con él y lo que nos va a pedir. El acierto no puede estar garantizado, pero el esfuerzo sí. A partir de ahí, vamos a darlo todo para la permanencia", finaliza el técnico del Montakit Fuenlabrada.


Miguel Ángel Moreno

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal