CICLISMO TOUR

El vuelo más brillante de "Supermán"

16.09.2020 | 19:06

Col de la Loze (Francia), 16 sep (EFE).- "Supermán" López ya había brillado en la Vuelta y en el Giro. Pero en el Col de la Loze, en los Alpes del Tour de Francia, el colombiano logró su triunfo de más prestigio, en la etapa reina, en la cima de un col llamado a integrar la leyenda de la carrera más legendaria.


El nombre de Miguel Ángel López quedará grabado para siempre en su carretera angosta, una montaña rusa de ascensos brutales, con rampas que clavaban la bicicleta al asfalto recién estrenado y donde fue necesario volar para derribar los kilómetros y a los dos eslovenos que han atenazado la carrera.


"Es la victoria de mi vida", dijo Miguel Ángel López nada más cruzar la meta del col de la Loze, su cuarto triunfo en una gran vuelta: "Pero este es el más importante, el Tour es el Tour".


La jornada fue brillante para el ciclista de 26 años. Triunfó en la etapa reina, dobló el brazo de los intratables Primoz Roglic y Tadej Pogacar y se aupó a la tercera posición de la general.


El corredor de Astana, que hasta ahora se quejaba de las dificultades de atacar ante el elevado ritmo impuesto por el equipo del líder, aguardó a que la carretera se empinara tanto que invalidara toda táctica colectiva y dejara a los ciclistas desnudos ante la montaña, solo provistos de sus fuerzas y casi sin oxígeno, más allá de los 2.000 metros, las alturas donde "Supermán" se siente "como en casa".


"COMO EN CASA"


Lo repitió varias veces el colombiano. En los días pasados su cuerpo se sentía mejor y cuando los Alpes se colgaron de las nubes escuchó la voz de su instinto, el de atacar siempre que se pueda, el que le ha hecho un nombre en el pelotón, el mismo que lamentaba no haber podido seguir hasta ahora, enmudecido en el ritmo frenético de este Tour de la pandemia.


Ya había avisado la víspera en la primera jornada alpina, pero su ataque postrero no fue suficiente para apartar de su rueda a los eslovenos.


A la segunda, su hachazo fue más letal. En una montaña que el director del Tour, Christian Prudhomme, consideró "el puerto del siglo XXI", López demostró que en su hábitat es capaz de derribar toda competencia.


"Ganar de esta manera es algo muy importante que os llena de grandeza y motivación, es algo que nos merecemos. He trabajado bastante en casa y no ha sido fácil. Ha sido un bonito día", señaló.


La victoria despertó también a la máquina de soñar. López llegó al Tour a conocer la carrera, pero también con los galones de haber subido al podio de la Vuelta y el Giro. Ahora, todo es posible.


"En mi primer Tour tenía que ir poco a poco. Haber hecho podio en la Vuelta y el Giro me daba posibilidades, pero no quería presión, quería disfrutar. Ahora nos encontramos con la posibilidad de subir al podio", dijo.


SOÑAR CON EL PODIO


"Supermán" está a 1.26 del líder, pero la amenaza está por detrás a falta de una etapa montañosa en Alpes, la de mañana cuando se subirán cinco puertos, y de la contrarreloj definitiva del sábado en La Planches des Belles Filles.


Tiene 1.39 minutos de ventaja sobre el veterano australiano Richie Porte, que en teoría va mejor contrarreloj y 1.48 con respecto al británico Adam Yates.


Rigoberto Uran, que era tercer hasta hoy, perdió en la meta casi 2 minutos y ahora está a 1.58 de "Supermán", tres segundos por delante del español Mikel Landa.


López siente ahora todo el peso de Colombia. Dio la única alegría en una jornada que comenzó con el abandono de Egan Bernal, el ganador saliente que no soportó más no competir por renovar el título y ni siquiera se subió a la bici.


Luego llegó el desfallecimiento de Nairo Quintana, que no ha superado las secuelas de sus tres caídas y en las primeras rampas del col de la Madeleine claudicó de forma definitiva, para acabar a más de 25 minutos que le alejan de toda posición digna para su linaje.


"Ha sido una de las jornadas más difíciles de mi vida", dijo el de Boyacá tras cruzar la meta, al tiempo que señaló que no tiene previsto retirarse hasta la llegada a París.


Y Urán tuvo que conformarse con salvar los muebles, incapaz de seguir a los mejores en las rampas más duras de la Loze, para acabar por ceder su tercer puesto en la general.


"Ha sido una etapa muy dura hoy y la parte final de la subida fue complicada, pero hice lo que siempre hago, e intenté hacerlo lo mejor que pude hasta la meta", señaló el ciclista del Education First.


"Hemos perdido bastante tiempo, pero seguiremos luchando hasta el final, como siempre. Mañana va a ser otra etapa difícil, todo puede volver a cambiar. Tengo que intentar recuperarme y volver a darlo todo", agregó.


Luis Miguel Pascual

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal