TENIS ABIERTO ESTADOS UNIDOS

Todos sienten extraño un US Open en la burbuja, pero están listos para jugar

30.08.2020 | 09:15
Todos sienten extraño un US Open en la burbuja, pero están listos para jugar

Flushing Meadows (Nueva York, EE.UU.), 30 ago (EFE).- Concluído el torneo de Cincinnati, que se jugó en la burbuja de Flushing Meadows, sin público, debido a la pandemia del coronavirus, la sensación entre jugadoras y jugadores es que hay algo "extraño" en el ambiente, pero todos están listos para competir en un Abierto de Estados Unidos distinto, que comenzará mañana con una jornada Inaugural en la que ya debuta Novak Djokovic, en la sesión nocturna.


Como primera gran novedad del torneo fue el tener que realizar el tradicional Dia de la Prensa con las estrellas de la ATP y de la WTA de manera virtual por primera vez en su historia.


Una de las jugadoras que acapara a la atención es la veterana estadounidense Serena Williams, tercera cabeza de serie, quien tendrá la posibilidad de lograr su séptimo título US Open y llegar al 24 de Grand Slam para unirse a la legendaria Margaret Court.


"Nunca estoy satisfecha. Esa ha sido la historia de mi carrera. Es como si nunca estuviera satisfecha hasta que me jubile", declaró Williams, de 38 años, que jugará por vigésima vez el torneo. "Creo que es un año caótico. La gente está comprendiendo y probando cosas nuevas y lo mismo puede suceder en este Abierto".


Si Serena es la atracción del tenis femenino, a pesar del pobre desempeño que tuvo en el torneo de Cincinanti, Djokovic, numero uno del mundo, acapara protagonismo dentro y fuera de la pista.


Djokovic ganó el sábado por segunda vez el torneo de Cincinnati, pero lo hizo en medio de la polémica con las acciones de cortarle el ritmo al español Roberto Bautista Agut en el partido de semifinales y luego decir que "no merecí ganar el partido".


Más polémica ha generado aprovechar la pandemia del COVID-19 y la ausencia del Abierto de los grandes campeones como el español Rafael Nadal, actual monarca, y el suizo Roger Federer para promocionar la formación de un sindicato de jugadores paralelo a la ATP.


De inmediato, Nadal, Federer, el británico Andy Murray, junto con el austríaco Dominic Thiem, entre otros grandes del circuito han rechazado por completo el plan de Djokovic, al que ha visto como oportunista y cuando menos inoportuno por la situación que vive actualmente en todo el mundo.


Pero Djokovic considera que el proyecto es bueno y que tener un sindicato independiente de jugadores puede trabajar conjuntamente con la ATP, aunque reiteró que serán los jugadores los que deben decidir si al final quieren que se siga adelante con el proyecto.


Mientras que en cuanto a llegar invicto (23-0) esta temporada al Abierto, que será el decimoquinto que dispute, Djokovic, de 33 años, actual número uno del mundo, dijo que "llevar una racha invicta obviamente aporta aún más confianza en cada partido. Solo intento disfrutarlo y seguir adelante".


Djokovic, que al ganar por segunda vez el torneo de Cincinnati ya tiene 35 títulos Masters 1000, empatado con Nadal, dijo que no sabía cuánto tiempo va a durar la racha ganadora ni qué tipo de legado dejará, porque al final no será él quien lo juzgue.


El mismo que esperan las jóvenes promesas del tenis como el griego Stefanos Tsitsipas, que verá cumplido su sueño de jugar en la pista Arthur Ashe, aunque sea extraño hacerlo sin espectadores.


"Ha sido un sueño mío desde siempre, el jugar un partido nocturno en el Arthur Ashe", admitió Tsitsipas, de 22 años. "Además estoy convencido que este torneo dejará muchas sorpresas".


Tsitsipas, que perdió en semifinales de Cincinnati ante Milos Raonic, a quien Djokovic ganó en la final, se enfrentarse al número uno del mundo si ambos llegan a estar entre los cuatro mejores.


Pero Murray, que vuelve al Abierto tras dos operaciones de cadera en tres años, aunque admite que jugar en la pista Arthur Ashe es algo impresionante, pero hacerlo sin aficionados, sin nadie en las gradas, considera que este año "será algo extraño".


Nada de eso le preocupa al ruso Daniil Medvedev, el finalista del pasado año, que perdió con Nadal, y que calificó de una experiencia "única" el disputar un partido a cinco sets.


"Fue un gran partido, una gran pelea, un gran nivel. Contra Rafa, que estaba en su mejor forma. Necesito recordar esto a veces, simplemente jugar el mismo tenis", destacó Medvedev. "Realmente estoy tratando de estar listo para cualquier cosa que el US Open pueda traerme".


Una de ellas sería el que si llega a las semifinales podría encontrarse con el Roberto Bautista Agut, la mejor opción del tenis español en la lucha por el título al no estar Nadal y que ya lo eliminó esta semana en los cuartos de final de Cincinnati.


"Cierto que todo es extraño sin los aficionados, pero las pistas son las mismas y el medio ambiente exterior del clima igual, y por lo que hice en torneo de Cincinnati me siento contento de como voy a llegar al Abierto", comentó Bautista Agut, de 32 años, y octavo cabeza de serie.


Mientras que la jóvenes tenistas, la japonesa Naomi Osaka ganadora del Abierto del 2018 y la adolescente local Coco Gauff, admitieron que quieren ser algo más que jugadoras y que desean que sus voces e "ideales" sean escuchados a través de todo el mundo y consideran que no tendrán mejor plataforma para hacerlo que desde la burbuja de Flushing Meadows y desde el primer día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal