GOLF PGA

Collin Morikawa, campeón del Workday Championship, recuerda a Tiger y a su abuelo

01.03.2021 | 03:33

Bradenton (Florida, EE.UU.), 28 feb (EFE).- El estadounidense Collin Morikawa se proclamó este domingo nuevo campeón del torneo Workday Championship, del PGA Tour, al completar la cuarta ronda con un registro de 69 (-3) y sumar 270 golpes (-18), tres menos que sus compatriotas Brooks Koepka y Billy Horschell junto al noruego Viktor Hovland, que lograron 273 (-15) y compartieron el segundo lugar.


Hovland fue el mejor de los tres en la jornada al entregar tarjeta firmada de 67 (-5), mientras que Koepka y Horschell acabaron con sendas cartulinas de 70 golpes (-2).


Morikawa, campeón de la PGA, superó un error temprano, recuperó el control en la curva, lanzó dos putts y luego mostró consistencia en un campo como el Concession Golf Club, conocido por las frustraciones que genera en cualquier momento a los jugadores.


El nuevo campeón recogió algunos consejos de juegos cortos de los grandes campeones, Mark O'Meara en su putt, Paul Azinger en el chip, y ambos fueron claves para que pudiese conseguir otra gran victoria, que le permitió darle tributo a su ídolo de infancia Tiger Woods.


Morikawa también se emocionó cuando terminó de referirse a Woods y lo que ha significa en su desarrollo como jugador profesional, al igual que su abuelo paterno, quien murió el pasado mes.


"No puedes agradecer lo suficiente a esas personas", declaró Morikawa al concluir el partido. "Entonces, 'Gracias, muchachos'".


Morikawa, que se llevó un premio en metálico de 1.820.000 dólares y 550 puntos para la clasificación de la FedEx Cup, reconoció que había jugado un gran golf durante todo el torneo y quedar con tres golpes de ventaja sobre las figuras que quedaron por detrás en la clasificación lo decía todo.


El nuevo campeón, con apenas 24 años cumplidos, ganó por cuarta vez en sus últimas 34 aperturas en el PGA Tour.


Se convirtió en el jugador número 24 en ganar un título importante y un campeonato mundial de golf, y se unió a Woods como los únicos jugadores en ganar ambos antes de cumplir los 25 años. Woods tenía 23 años cuando ganó el primero de sus 18 campeonatos mundiales de golf.


La última jornada del torneo fue todo un homenaje a Woods, con números rojos en el tablero y en el campo de golf, además de varios jugadores vistiendo camisetas rojas y pantalones negros, los colores de los domingos del excampeón del mundo, como muestra de apoyo mientras se recupera de lesiones en las piernas que amenazaron su carrera después de su accidente automovilístico que sufrió en las afueras de Los Angeles, el pasado martes.


Morikawa no tenía los colores, pero le dio todo el homenaje a Woods con su juego al convertirse en el golfista a batir como tantas veces sucedió con el legendario jugador estadounidense.


Fuera de un chip troceado en el segundo hoyo que lo hizo pelear por el bogey, Morikawa no falló una calle en el resto del camino y rara vez estaba fuera de posición.


Horschel atrapó a Morikawa después de tres hoyos y trató de quedarse con él. Koepka tuvo la última buena oportunidad de atraparlo hasta que, perdiendo por tres con una oportunidad de eagle de cerca de 10 metros en el hoyo 17, lanzó tres putts para par.


Hovland, que terminó su segunda ronda con un bogey cuádruple, podría haber tenido la mejor oportunidad de todas.


El joven golfista noruego se las arregló para salir de la hierba de alambre y entrar al green para hacer un birdie en el par 5 del hoyo 13, su séptimo birdie de la ronda que lo logró de un solo tiro.


Sus esperanzas terminaron efectivamente en el siguiente hoyo. Justo cuando Morikawa estaba lanzando un putt para birdie de dos metros y medio en el hoyo 12 corto, par 4, Hovland lanzó su putt para birdie de 12,5 metros más allá del hoyo en el par 3 del 14, y falló el putt par, dejando todo el camino libre al nuevo campeón.


En cuanto a la actuación latinoamericana, los mexicanos Carlos Ortiz y Abraham Ancer fueron los mejores al acabar el torneo en el decimoquinto y decimoctavo puestos, respectivamente.


Ortiz hizo su mejor recorrido del torneo al entregar tarjeta firmada de 66 golpes (-6) para sumar 280 (-8) y llevarse un premio de 147.333 dólares.


Mientras que Ancer fue el reverso de la moneda de su compatriota al completar el peor recorrido del torneo con un registro de 74 golpes (+2) y sumó 281 impactos (-7) para recibir un premio de 125.500 dólares.


El colombiano Sebastián Muñoz fue vigésimo segundo con registro de 71 (-1) y 282 (-6), mientras que el chileno Joaquín Niemann entregó tarjeta firmada de 69 (-3) y 283 (-5) y ocupó el vigésimo octavo lugar.


Los españoles Jon Rahm y Sergio García compartieron el trigésimo segundo puesto al sumar 284 (-4) tras entregar sendas tarjetas de 68 (-4) y 76 (+4), respectivamente.


Su compatriota Rafael Cabrera tuvo un registro de 75 (+3) y acabó en el puesto 59 con la suma de 295 golpes (+7).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal