MONTAÑISMO JUANITO OIARZÁBAL

Juan Oiarzábal: "No cuelgo el piolet, tengo más ilusión y proyectos que nunca"

29.03.2021 | 12:27
Juan Oiarzábal: "No cuelgo el piolet, tengo más ilusión y proyectos que nunca"

Juanito Oiarzabal (Vitoria, 65 años) entra en edad de jubilarse apenas un mes después del logro más importante de su vida. No se trataba del "ochomil" número 27 para el primer alpinista español y sexto del mundo en ascender los 14 techos del planeta, sino la superación del Covid después de algunos días de angustia en el Hospital de Txagorritxu.


Este martes el alpinista vasco cumple 65 años, apartado de los ochomiles desde hace un tiempo, pero con más ilusiones y proyectos que nunca. Empieza otra nueva vida. La anterior la contará a través de una serie de documentales filmados en diversos escenarios del planeta junto a su amigo, escritor y director de "Al filo de lo Imposible", Sebastián Álvaro.


Aunque admite que ha vuelto a nacer "muchas veces" y que no merece la pena perder ni una uña del pie por conquistar una cima, Juanito se jubila a efectos administrativos, pero no deja su profesión.


"Haré seismiles, y si no puedo, cincomiles".


Mientras desciende del Monte Gorbeia, Juanito expresa en una entrevista con EFE el deseo de seguir viviendo su pasión por la montaña.


Pregunta. Acaba de superar un buen susto con el Covid a punto de cumplir los 65 años. Cómo se encuentra?


Respuesta. Hace un mes que me dieron de alta y he pasado dos revisiones. Me han hecho dos placas para comprobar el estado de los pulmones, ya afectados por dos embolias en 2016, en el Dhaulagiri. Estoy ahora un poco a la carrera, ya que el 22 de abril me voy con Sebastián Álvaro a Nepal a un trekking con 20 personas, y de paso haremos el segundo documental sobre mi vida, que ya empezamos en el Karakorum. Estoy entrenando lo máximo posible.


DE RETIRARME DE LA MONTAÑA, NADA


P. O sea, que de colgar el piolet, nada de nada.


R. No, en absoluto. Cumplo 65 años pero no cuelgo nada, al revés, cada día estoy con más ganas y con más proyectos. Estoy olvidándome del virus porque ahora viene lo bonito. Voy a ser uno de los primeros en vacunarme e iré a Nepal con garantías. De los ochomiles me retiré, entre otras cosas porque me falta Alberto Zeraín, que murió en el Nanga Parbat (Pakistán) en 2017. Él era mi motivación, mi garantía, por eso anuncié mi retirada de las grandes cumbres.


P. A otro nivel, pero seguirá subiendo y bajando montañas.


R. De la actividad profesional no me retiro, voy a solicitar la jubilación activa. Seguiré haciendo montaña, escalando vías, pero de colgar el piolet nada. Pienso que este deporte se puede practicar siempre. Cuando no pueda hacer seismiles, haré cincomiles, y si no, tresmiles o cualquier monte que pueda.


P. ¿Qué le dice la palabra "miedo" después de superar los ochomiles y de salvar el Covid?


R. El miedo es algo muy personal, muy libre, algo casi tan particular que casi no lo percibes. He pasado momentos muy malos, pero en mí no se han traducido en miedo, sino en motivación para crecerme, tratar de no cometer errores y poder bajar de la cumbre en condiciones.


P. ¿Alguna similitud entre la dificultad del hospital y las montañas?


R. Son sensaciones diferentes. En el hospital sentí angustia, igual que en algunos momentos en el Himalaya. Los primeros días veía entrar y salir médicos, utilicé un respirador.... tienes incertidumbre. Peor fueron los tres días anteriores en casa, creí que me moría. Fueron momentos angustiosos, se me pasaron por la cabeza muchas cosas. Pensé que un año atrás la gente se moría en gran cantidad.


HE VUELTO A NACER MUCHAS VECES


P. ¿Cuántas veces cree que ha vuelto a nacer?


R. Muchas. He tenido mucha suerte en la vida. La suerte es un factor importante. He visto morir a compañeros, he perdido nueve compañeros directos, amigos de toda la vida. Yo estoy aquí porque he tenido suerte, aunque la suerte también hay que buscarla, actuando usando la experiencia. No puedes controlar aspectos como las avalanchas o las grietas peligrosas. He pasado momentos difíciles. Tengo claro que por hacer un ochomil no merece la pena perder ni una uña.


P. A usted se le congelaron los pies y tuvieron que amputarle todos los dedos.


R. La montaña actúa como un imán, pero mi cabezonería hizo que subiera la montaña. Fue el mayor error de mi vida, en el K2, en 2004, junto a Edurne Pasabán. Sabía que me estaba congelando y seguí. De aquello aprendí, asumí el error. Me amputaron los 10 dedos. Por un exceso de ambición hice lo que hice.


P. ¿Cómo quiere vivir a partir de ahora?


R. Ahora que me voy a jubilar mi vida no cambiará para nada. Voy a seguir igual, trabajando como guía de montaña, llevando viajes a diversas partes del mundo. Se conocen mis grandes expediciones, pero siempre he vivido de mis viajes, de llevar gente a rutas de montaña.


P. ¿Se puede decir que encontró en la montaña lo que fue a buscar desde el principio?


R. Siempre he ido a la montaña porque es mi pasión. Empecé de la mano de mi padre, pero influyó mucho que hice 4 años de gimnasia deportiva, lo que fue importante a la hora de escalar, estaba musculado, y a partir de ahí con 14 años empecé a escalar en roca. A partir de ahí toda una vida en la montaña, solo he parado por accidentes.


P. ¿Ha cambiado mucho el alpinismo en todo ese tiempo?


R. Si, completamente, en todo. Uno de los aspectos más importantes, aparte de los medios de comunicación, técnicos y de material, es el referente a los partes meteorológicos, que juegan un papel fundamental, sobre todo en montañas como el Everest, por ejemplo. Ahora se sabe cual es el día idóneo para atacar la cumbre.


P. ¿Qué opina el momento actual del alpinismo español.


R. Ya lo hemos hecho casi todo, pero quedan algunas cosas. Hemos dejado un legado importante, pero ahora falta gente, los referentes se han acabado, falta cantera. En cuanto a los ochomiles la verdad es que lo tenemos todo hecho. Por otra parte todo está muy comercializado, ya no existe la estética ni la ética de hace 30 años.


P. ¿Qué le diría a los jóvenes que sueñan con emular sus hazañas?


R. Ahora es un momento complicado. Les diría que tengan paciencia. Antes había dinero, las instituciones se implicaban, pero ahora quena pocas cosas inéditas por hacer. Ir al Everest ya no es ninguna hazaña, lo sube todo el mundo.


Mi cruz es de piedra/


Y mira al precipicio


Seguiré hasta el final


Seguiré hasta el día del Juicio


Querrás consentir


A quien quiere morir Aquí ?


(De la canción sobre Juan Oiarzabal. Autor: Nacho Vegas).


Carlos de Torres

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal