HOCKEY HIERBA

Teresa Motos: ?Afrontamos la final convencidas de que íbamos a ganar el oro?

07.05.2022 | 11:51

Pamplona, 7 may (EFE).- La exjugadora de hockey hierba Teresa Motos asegura que tanto ella como sus compañeras de la selección nacional afrontaron la final de Barcelona'92 ?convencidas? de poder llevarse el oro en unos Juegos Olímpicos que le marcaron ?de por vida? hace 30 años.

En una entrevista concedida a Efe, esta navarra y donostiarra a partes iguales comenta que, ?a pesar del tiempo que ha pasado, y de que en ocasiones aquellas vivencias se perciban como un recuerdo lejano, éste vuelve a hacerse muy presente y las emociones reviven con intensidad cada vez que nos reunimos todas las compañeras?.

La selección nacional femenina de hockey hierba estuvo concentrada en la sede de este deporte en Terrassa desde febrero de aquel año hasta el comienzo de los Juegos en julio. A lo largo de aquella larga espera todas las piezas fueron engrasando la maquinaria.

?Fuimos de las primeras en entrar en la villa olímpica, unos días antes de la inauguración. Nos sirvió como período de adaptación a nuevos espacios y situaciones; todo era nuevo y nos parecía emocionante. Fue un largo proceso de aclimatación?, recuerda la exjugadora de una disciplina que con el paso de los años ha ido ganando adeptos en España.

Una de las claves de aquel éxito fue el ?núcleo compacto? que habían ido conformando con el paso de los años: ?Éramos un grupo unido; llevábamos muchísimo tiempo juntas, prácticamente desde el 87, cuando se comunicó de forma oficial que Barcelona iba a ser la sede de los juegos olímpicos?.

?Formábamos un equipo muy sólido que compartía sin fisuras el objetivo de llegar a unos juegos en las mejores condiciones posibles para poder desempeñar un papel digno y estar a la altura de las circunstancias. Manteníamos una estrecha relación y nos llevábamos muy bien?, recuerda Motos.

Fue la primera vez que España competía en esta modalidad, circunstancia que no les otorgó la vitola de favoritas: ?No partíamos con ventaja, pero lo cierto es que llevábamos ya un año escalando posiciones de forma progresiva en el ranking mundial. Llegamos a ocupar el decimosegundo puesto, y partido a partido fuimos consiguiendo ganar a todas las selecciones que teníamos por delante?.

?Aterrizamos en Barcelona confiadas por el hecho de haber ganado a todos aquellos equipos en algún momento?, recalca, y mentalizadas de que estaban "al nivel exigido por una competición de estas características?.

Motos jugaba entonces en la Real Sociedad, uno de los mejores clubes a nivel estatal, con el que se proclamó cinco veces campeona de Liga (1986, 93, 94, 97 y 98). Su primera internacionalidad se dio en 1979, jugando un total de 176 choques con España hasta el 97. También participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

España superó a Alemania, Australia y Canadá en la fase de grupos. ?Las germanas eran campeonas de Europa; Australia, campeona olímpica y del mundo, y Canadá también tenía una plantilla potente?.

En semifinales se midieron con Corea, ?un equipazo? ante el que ya habían logrado ?buenos resultados? anteriormente. ?Ganamos 2-1 en la prórroga?, destaca sobre las semis y la gran final que disputaron ante Alemania.

Sobre aquel gran día de la victoria, Motos recuerda que las componentes del equipo llegaron a la final ?convencidas? de que podrían conseguir el oro una vez superado el ?duro? recorrido previo.

?Teníamos bien medidas nuestras fuerzas y las de los equipos contrarios; aquello nos aportó un plus de motivación y seguridad que nos permitió afrontar el planteamiento del partido con mucho vigor y entusiasmo?.

?Llegábamos a la prórroga derrochando la misma energía que en los primeros minutos de cada partido, incansables al desaliento. Ese fue uno de nuestros puntos más fuertes, lo que sin duda nos permitió superar a equipos que a priori eran mejores?, asegura la extremo derecha, que siempre asumió con responsabilidad y humildad a partes iguales un peso importante dentro del equipo.

?Teresa, ¡estamos como motos!?, decía la pancarta con la que le animaban sus amigos y familiares aquel día de la final, y que le hizo sentirse arropada nada más salir al campo. Recuerdos felices que le arrancan una sonrisa.

Ríe también al recordar el homenaje que le brindaron en Baztán al volver de Barcelona. Todo un montaje secreto del que ella no fue consciente hasta que llegó a Oronoz-Mugaire, y se encontró con una caravana de coches que le acompañaron hasta la plaza de Elizondo, donde le esperaban familiares, amigos y vecinos.

?Había un señor norteamericano que casualmente estaba de turismo por allí, y que preguntaba curioso por el motivo de la celebración. Precisamente había estado de espectador en las olimpiadas, y se quedó encantado de poder ver y tocar de primera mano una medalla de oro, en un lugar tan insospechado?, rememora.

?En la ceremonia de inauguración de los juegos una siente la ilusión de los inicios y la tranquilidad de saber que queda toda la competición por delante; en la de la clausura se lleva muy dentro la emoción de haber logrado la máxima victoria y, al mismo tiempo, de estar cerrando una etapa única e irrepetible. Son sensaciones encontradas?, afirma.

Destaca el ambiente que vivió en el estadio de Terrassa, donde contaron con la vital ayuda de más de 20.000 aficionados: ?En las semis y la final estaba a rebosar. El ambiente nos dio un empujón; nos sentíamos mimadas y motivadas. Claro que influyó?.

?Participar en unos juegos olímpicos es un auténtico regalo; hay que trabajar duro para llegar hasta ahí. La experiencia de Barcelona'92 fue muy especial porque todo salió bien?, destaca la medallista.

Del 1 al 17 del próximo mes de julio, la ciudad vallesana acogerá el Mundial, momento que aprovecharan las ?chicas de oro? del stick para volver a reunirse y celebrar el 30º aniversario de su mítica victoria.

?Vamos a pasar unos días geniales. Todas sabemos que, aunque llevemos tiempo sin vernos, cuando nos reunamos será como si nos hubiéramos visto ayer?, comenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal