FÚTBOL FRANCIA

Aouar, la última "perla robada" en el pulso colonial entre Argelia y Francia

06.11.2020 | 18:48
Aouar, la última "perla robada" en el pulso colonial entre Argelia y Francia

Argel, 6 nov (EFE).- Existe un comentario en Argelia que se repite cada vez que llega una convocatoria de la selección nacional de fútbol, ya sea para disputar un amistoso, un partido de clasificación o la fase final de un torneo internacional: "nosotros podríamos tener ya varios mundiales".


Después, empieza un rosario de nombres de jugadores de talla mundial de origen argelino, la mayoría de ellos hijos de la migración ocurrida tras la sangrienta guerra de la Independencia de Francia (1956-1962) que prefirieron defender la bandera de la antigua colonia y a los que se considera "perlas expoliadas": el último de ellos el media punta del Olympique de Lyon, Houssem Aouar.


Didier Deschamps ya había incluido al talento de 22 años en la convocatoria previa a finales de septiembre pasado, pero un positivo por coronavirus frustró la que iba a ser su primera aparición en la absoluta tras dejar destellos en categorías inferiores.


En esta, todo apuntaba a que, con polémica incluida, el zurdo nacido en Lyon en el seno de una familias de migrantes argelinos, se quedaría fuera de la lista, pero la lesión en los isquios a última hora de Nabil Fekir -otra de "las perlas robadas" argelinas- le ha abierto las puertas de "Clairefontaine".


Podría debutar y cerrar casi las puertas a Argelia el miércoles en Saint-Denis en el amistoso que Francia jugará con Finlandia, o en uno de los dos partidos oficiales de la Copa de Naciones que disputarán los "bleus": el sábado 14 con la campeona Portugal en Lisboa o el martes 17 contra Suecia en el Stade de Francia.


POLÉMICA EN ARGELIA Y FRANCIA


La primera convocatoria de un hombre que este año estuvo en la esfera del Real Madrid ha llegado envuelta en una polémica deportiva y unas duras declaraciones del seleccionador francés que sembraron cierta esperanza en la Federación y los cafés de Argelia.


Cuestionado sobre el fino futbolista por los periodistas locales, Deschamps dejó entrever que no confiaba en la juventud y que para ese puesto prefería jugadores con más rodaje y experiencia internacional, como Fekir, pese a que su inicio de temporada no haya sido bueno.


"¿Aouar? Es una cuestión de rentabilidad frente a otros jugadores, que tienen el mismo perfil y me dan más garantías", afirmó el exinternacional francés sin morderse la lengua.


Un dardo que abrió un fugaz rayo de ilusión y esperanza a aquellos que desde hace años apelan al corazón y al nacionalismo para atraer a las estrellas de la migración y convencerlas de que se sientan orgullosos de la elástica blanca del país de sus padres.


"Cabe recordar que la decisión de Houssem Aouar de unirse a los Blues después de algunas vacilaciones ha causado mucho ruido en Argelia. El centrocampista de 22 años ha decidido apostar por el desafío deportivo en detrimento del corazón. Un escenario que recuerda al de Nabil Fekir, que había hecho esperar mucho a la FAF antes de anunciar que elegía a los blues", explicaba hoy el diario digital l'Observatoire Algerie.


ZIDANE Y BENZEMA


El caso de Aouar y Fekir no es el único, si no la constatación de una variable constante en el fútbol francés: más allá de Michel Platini, por las grandes estrellas de Francia siempre ha corrido una porción mayor o menor de sangre argelina.


Los dos más conocidos son el actual entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, y la actual estrella de los merengues, Karim Benzema.


Zizou nació en Marsella en el seno de una familia de origen cabil (bereber) que emigró al sur de Francia antes de que comenzara la guerra de la Independencia, cuando Argelia todavía era una provincia de ultramar de Francia, con representación en el Parlamento.


Criticado en su país por no cantar el himno nacional, "la Marsellesa", el centrocampista de la Juventus y del Real Madrid conoció igualmente la hostilidad de los argelinos durante un partido amistoso entre ambas selecciones en el que fue abucheado.


Ahora la Federación Argelina de Fútbol (FAF) trata de reclutar a su hijo, Luca Zidane, para reforzar una de las posiciones más flojas de los "zorros verdes del desierto" -la portería- y quizá cobrarse una pequeña venganza.


Benzema, apartado de la selección tras el conflicto y escándalo por un vídeo de contenido sexual de su compañero Valbuena, también nació en Lyon, como Anouar, en una familia migrante, y también se ha mantenido muy aferrado a la comunidad franco-argelina, que suele estar marginada.


En las piernas de otros excelentes internacionales franceses también hay ADN argelino: Samir Nasri, quien llegó a arrepentirse de jugar para Francia. Y, menos conocido, Kylian Mbappé, cuya madre es franco-argelina.


DE FRANCIA A ARGELIA


Otra de las grandes estrellas francesas, Rachid Mekhloufi, líder de la Francia de los años cincuenta, fue sin embargo el primero en hacer el camino inverso.


Nacido en la ciudad argelina de Setif, durante el colonialismo, acaudilló igualmente al Saint-Ettienne, el equipo con más títulos nacionales de Francia.


Sin embargo, meses antes de la Copa del Mundo de Suiza de 1958 abandonó la concentración mundialista de Francia junto a otros jugadores de origen argelino para enrolarse en el embrión de la selección nacional argelina que creó de forma clandestina el Frente de Liberación Nacional (FLN) como arma diplomática durante la guerra y que jugó sin reconocimiento internacional hasta la década siguiente.


La última perla recuperada es Ryad Mahrez, hijo igualmente de la migración argelina pero también de la educación deportiva francesa, talón de Aquiles de Argelia, un país con unas infraestructuras precarias incapaz de cultivar tanto talento.


De los 22 jugadores convocados la última vez por el seleccionador Djamel Belmadi, ninguno juega en la liga Argelina y la mayoría, como Mahrez, han crecido deportivamente en Francia, también su país de nacimiento y acogida para muchos de ellos.


Javier Martín

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal