Una revolución con un espejo resplandeciente

14.06.2019 | 12:03
Una revolución con un espejo resplandeciente.

Se avecina un verano movido en la planta noble del Sánchez-Pizjuán. Dos años después, Monchi vuelve a estar al mando de las operaciones y está decidido a darle un vuelco a la actual plantilla, necesario después de dos planificaciones deficientes que han dejado carencias evidentes en el equipo.

Ya advirtió, tras evaluarlo en profundidad, que falta "físico y calidad". Y a por ello se ha lanzado el de San Fernando, que pretende elevar el listón de un Sevilla que en dos años irregulares se ha clasificado para Europa, si bien el gran objetivo será volver a la Champions y pelear por títulos.

De momento, el primer fichaje de la nueva era del isleño al frente de la dirección deportiva ya tiene nombre. El brasileño Diego Carlos viene a reforzar el eje de una zaga que se verá casi al completo remodelada, como el centro del campo, si bien se trata, en realidad, del segundo de una lista que inauguró en enero el delantero israelí Munas Dabbur y que se alargará de forma notable conforme avance el mercado estival, con Joan Jordán o Bourigeaud como los más cercanos en estos primeros compases.

Pero también habrá salidas. Muchas. En torno a doce, como ya publicó este diario. Ya han dicho adiós, de hecho, los cedidos André Silva, Marko Rog y Gonalons (con mínimas opciones de seguir) y Mercado, que acababa contrato y se ha marchado a Qatar. Le pueden seguir Arana, Kjaer, Nolito, Franco Vázquez, Aleix Vidal, Amadou, Gnagnon... y los tres pilares del pasado curso: Ben Yedder, Sarabia y Banega.

Probablemente, Monchi se refería al caso de estos tres últimos futbolistas cuando avanzó que habría "decisiones difíciles" de entender por parte de la afición. Pero su apuesta es firme, como ha demostrado al firmar a Lopetegui en contra de la opinión generalizada del sevillismo. Y, además, cuenta con el aval de que ya obró una revolución similar con un éxito incuestionable, siendo ese el espejo en el que bien podría mirarse.

Fue en el verano de 2013. Como ahora, el equipo venía de un par de campañas irregulares, peores incluso, pues enlazó dos novenos puestos consecutivos. Por ello, Monchi atajó el toro por los cuernos y no tuvo reparos en vender al único hombre-gol del equipo, Negredo, y al gran abanderado del mismo, Jesús Navas. Ambos se fueron al Manchester City a cambio de unos 45 millones de euros. También se largó Kondogbia, que dejó 8,5 kilos de su cláusula de 20, al ser un negocio compartido con Doyen, y otra pieza importante como Gary Medel por 13. A ellos se unieron ventas menores como las de Campaña (2), Luna (2) y Emir Spahic (0,4), pero también se hizo negocio con un joven Luis Alberto por el que el Liverpool pagó 9 kilos.

En total, más de 90 millones fruto de ocho traspasos, con los que Monchi fue al mercado para fichar a una nueva columna vertebral. Y su acierto bien que lo agradeció la historia sevillista. Aterrizaron Carlos Bacca (7 millones), Kévin Gameiro (10), Iborra (6), Vitolo (3,5), Nico Pareja, Carriço o Mbia (cedidos). En definitiva, la base de la segunda época dorada de este siglo.

También llegaron otras apuestas con menos protagonismo posterior como Jairo (2,5), Cristóforo (2,2), Rusescu (2,5), Diogo Figueiras (1), Cheryshev (cedido) y Marko Marin (cedido). En total, 13 refuerzos, a lo que habría que sumar la ejecución de la opción de compra por el meta Beto, que había llegado del Braga el enero anterior, amén de la vuelta de Javi Varas del Celta.

Además, a las ocho salidas antes mencionadas hay que añadir otros cuatro jugadores que se fueron libre, entre ellos una institución como Palop, además de Alexis, Acosta y Bernardo, que venían de cesión, así como otras seis bajas por préstamos: Botía, Manu del Moral, Babá, Stevanovic, Hervás y Guarente.

En total, 18 salidas, lo que redujo a diez, en la práctica, los supervivientes del curso anterior (incluyendo a Beto): Fazio, Fernando Navarro, Coke, Rakitic, Alberto Moreno, Trochowski, Reyes, Perotti y Cala (estos dos últimos acabaron saliendo en enero). También seguían en nómina pero no jugaron Maduro, a quien no se pudo colocar hasta mitad de curso, y Cicinho, que se pasó casi todo el curso lesionado.

Sin duda, la mayor reestructuración llevada a cabo por Monchi, que desembocó en la tercera Europa League, la primera de las tres consecutivas logradas a las órdenes de Emery. Un brillante espejo en el que el isleño debe buscar ahora la inspiración.



Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal