Real Betis-FC Barcelona (1-2): Jordi Alba apaga en el alargue la ilusión verdiblanca de más gloria

07.05.2022 | 23:08
Real Betis-FC Barcelona (1-2): Jordi Alba apaga en el alargue la ilusión verdiblanca de más gloria

Bartra empató enseguida tras el golpe al mentón de Ansu Fati, pero el arreón final de los culés dejó injustamente sin premio a los de Pellegrini

Se acabó. Seguramente no de forma matemática, porque el Real Betis dependía y depende de otros resultados, pero el golazo de Jordi Alba en el último suspiro, que abrochaba un espectacular intercambio de golpes entre verdiblancos y azulgranas, apaga casi definitivamente el deseo de más gloria del campeón de Copa, que veía tan cerca la Champions que tenía que intentarlo, aunque la cabeza y la gasolina dijesen que 'basta ya'. Si el pasado fin de semana el fuelle duró una parte, la visita del segundo clasificado espoleó a los de Pellegrini, que compitieron siempre de tú a tú, con Rui Silva en plan estelar a ratos, pero también desperdiciando, como últimamente, varias llegadas claras, con palo incluido de Guido. Al menos, el quinto clasificado se levantó de inmediato tras el golpe al mentón de Ansu Fati, pero no pudo aguantar siquiera ese punto que, aunque a lo mejor insuficiente, habría mantenido la moral alta.

De inicio, como en Getafe, pudo verse a un conjunto heliopolitano intenso y fuerte en la presión, trazando inmediatamente transiciones muy verticales. En este contexto, el habitual 'jueguen, jueguen' del que hace gala Mateu Lahoz al principio de sus partidos favorecía los intereses del anfitrión, al que solamente faltó precisión, igual que en el Coliseum. Bartra, desde su campo, y Juanmi, con su pierna mala a pase del Panda, trataron de sorprender a Neto por alto en un arranque vertiginoso. Replicaban los culés el achique en campo ajeno, buscando entorpecer la salida verdiblanca y percutiendo en largo a la espalda de los laterales, especialmente con Dembélé. Un par de centros del francés generaron cierto desconcierto: al primero no llegó Ferrán, mientras que el segundo lo despejaba en corto Bravo sobre el pie de Pezzella, que corrigió a tiempo para quitársela de encima bajo palos.

En esa acción se lesionó el cancerbero chileno, que tuvo que dejar su sitio a un Rui Silva que se estrenó con un paradón a Araujo, que cabeceó el córner de Memphis para que entre el luso y el larguero lo abortaran. Antes, el propio Germán había rematado con la testa sin oposición otro saque de esquina, esta vez botado por Fekir, pero se le fue muy al centro, fácil para Neto Murara. Por momentos, parecía que el Barça llevaba la iniciativa, pero cada robo del Betis se traducía en un ataque prometedor, generalmente haciendo correr hacia atrás a la adelantada zaga azulgrana. Combinando la pausa con la aceleración, a punto estuvieron de adelantarse los de Pellegrini en el minuto 28: Canales se revuelve en el área y deja de exterior para que Guido, algo forzado, mande a la madera su derechazo, al tiempo que el cántabro no pudo superar al portero brasileño a renglón seguido.




Esta jugada espoleó a los locales, que aprovecharon un ejercicio de equilibrismo sobre la línea de banda de Nabil para plantarse en superioridad en el área rival, aunque el campeón del Mundo pecó de generoso cuando lo más pertinente era finalizar él, aun con la derecha, regalando el balón a Araujo en busca de Juanmi. La respuesta de los de Xavi, que ni mucho menos se habían acobardado, fue un disparo combado de Memphis Depay desde el semicírculo para el nuevo lucimiento de Rui Silva. El partido estaba notoriamente equilibrado, con opciones de gol, pocas pero muy claras, para ambos, muy bien plantados y arriesgando lo justo y necesario por lo muchísimo en juego. Nada menos que la candidatura verdiblanca a la Champions con argumentos y la consolidación catalana en la segunda plaza.

Al filo del tiempo reglamentario, un levísimo agarrón de Guido a Ferrán impidió el mano a mano de Borja Iglesias con Neto en una de esas decisiones inexplicables de un Mateu que, según el minuto, el escenario y el afectado, suele ser más permisivo o más exigente. En la reanudación, la idea es que la propia inercia mantuviese, como poco, la igualdad en el juego y las sensaciones, si bien los dos contendientes abrieron esta nueva fase erráticos, esperando más que atosigando y haciendo que gobernaran las imprecisiones. A los cinco minutos, por fin se desataron los verdiblancos, iniciando Sabaly una transición que lanzó en largo Guardado para que Fekir la dejase a Canales, frenado en su eslálom finalmente por Eric García.

La respuesta fue de Dembélé, asistiendo primero a un Ferrán Torres en fuera de juego (aunque desvió fenomenalmente con el pie Rui Silva) y beneficiándose luego de una falta de entendimiento entre Guardado y Álex Moreno para lanzar al lateral de la red, algo forzado. La lesión fortuita de Jordi Alba frenó el ímpetu existente, aunque los de Pellegrini seguían apretando en cuanto había ocasión. Como en el pase de Guido al espacio para que Juanmi dibujase un mano a mano algo lento, por aquello de caerle al pie izquierdo, dando tiempo de reacción a Araujo. Mucho mejor fue su remate a renglón seguido, a centro preciso de Álex, pero Neto desvió milagrosamente. Mateu, que había detectado un agarrón previo de Busquets a Canales, cambió el córner por una falta que Fekir estrellaría en la barrera. Sin solución de continuidad, de nuevo el 'pichichi' local en LaLiga estrelló su zurdazo, flojo y raso, en el meta catalán.

El arreón, ahora, era del Barça, con Ferrán castigando el error en el despeje de Sabaly, aunque Rui Silva volvió a emerger de manera espectacular para tapar abajo. Pero el cántaro empezaba a rondar demasiado la fuente, rompiéndose en el segundo balón que tocaba Ansu Fati, sutil para ponerla junto al palo. Injusto, quizás, pero la permanente sequía heliopolitana impide cualquier despegue. Acabó ésta por la vía rápida, en un arreabto de orgullo: Rodri provoca una falta lateral que bota Fekir para que Bartra cabecee al fondo de la red de manera inapelable. Había que tocar a rebato, pero los dos lo hicieron, por lo que el desenlace pudo ser cualquiera. Así, Borja Iglesias no llegó por poco a apuntillar un testarazo de Pezzella, mientras que Adama Traoré casi cuela un centro-chut desde su casa. Al final, la suerte y el acierto sonrieron a los de Xavi en el alargue: golazo de Jordi Alba, que empalma de primeras un servicio de Alves que sorprende a Rui Silva. No va más.







FICHA TÉCNICA.-

Real Betis:
 Bravo (Rui Silva 17'); Sabaly, Pezzella, Bartra, Álex Moreno; Guido Rodríguez, Guardado (William Carvalho 77'); Canales, Fekir, Juanmi (Rodri 77'); y Borja Iglesias.

FC Barcelona: Neto; Dani Alves, Araujo, Eric García, Jordi Alba; Busquets, Frenkie de Jong, Gavi (Riqui Puig 80'); Dembélé (Adama Traoré 74'), Ferrán Torres (Ansu Fati 74') y Memphis Depay (Aubameyang 66').

Árbitro: Mateu Lahoz (valenciano). Amarilla al local Bartra, así como a los visitantes Busquets y Alves.

Goles: 0-1 (75') Ansu Fati; 1-1 (78') Bartra; 1-2 (94') Jordi Alba.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 35ª de LaLiga en Primera división, disputado en el Estadio Benito Villamarín de Sevilla ante 46.132 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista de Canal Sur TV y reconocido bético Santiago Roldán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal