HOLANDA BICICLETAS

El negocio de hurto de bicis en Holanda: 600 millones de euros robados al año

22.08.2020 | 17:00

Las pandillas callejeras dedicadas al hurto de las bicicletas en Países Bajos se hacen con más de 600 millones de euros en bicis robadas al año, con un interés ascendente por las eléctricas, que luego acaban en el extranjero o vendidas por piezas, lo que obliga a los usuarios a instalar sistemas de rastreo GPS.


¿Por qué los holandeses usan esas bicis tan antiguas? Es una pregunta frecuente entre aquellos poco acostumbrados a ver lo destartalada, oxidada y poco atractiva que es la bicicleta con la que se mueve incluso el primer ministro holandés, Mark Rutte.


La razón con más peso suele ser: para evitar que se la roben. Las penas son bajas, la posibilidad de que el ladrón sea atrapado también, y recuperar una de las 1.500 bicis robadas cada día en Holanda es prácticamente misión imposible.


Cuanto más antigua parece, menos atractiva es para las bandas, cada vez más organizadas, que se dedican a hacerse por la fuerza con las bicicletas privadas aparcadas en cualquier rincón, aunque ahora se muevan también con atracos a las tiendas y robos en los propios hogares de los propietarios.


Jos Kuppens, de la agencia holandesa de investigación Bureau Beke, participó en un seminario esta semana para hablar del robo de bicis en Holanda.


Se está observando "un surgimiento de pandillas más organizadas e individuos que operan de manera bastante profesional" porque "el precio de las bicicletas está aumentando y, por lo tanto, el atractivo de robar también", dice.


Incluso se están poniendo de moda los robos por encargo: "Tenemos señales de que se están transmitiendo datos de ventas de la gente. Un vendedor le dice a un ladrón dónde buscar porque alguien acaba de comprar dos bicicletas", explica Kuppens.


ELÉCTRICAS Y ELEGANTES


Las bicicletas eléctricas en particular son ahora el objetivo, pero una de carreras o una de ciudad elegante puede desaparecer en un momento si se deja descuidada o en algún callejón, en lugar de usar los aparcamientos con vigilancia 24 horas.


Solo en 2019 se robaron bicicletas por un valor de 600 millones de euros en el país, según un estudio de Bureau Beke, que subraya que la sustracción de estos bienes tiene "un impacto económico", pero también "emocional" para muchos ciudadanos.


El número de víctimas ha disminuido, pasando de 560.000 personas en 2017 a 466.000 en 2019, pero el daño económico se mantiene igual, en los 600.000 millones de euros anuales, porque el objetivo ahora son las bicis más caras.


"En caso de robo en una tienda, (los ladrones) acuden directamente a las caras, dejando de lado las más baratas. Saben lo que vienen a buscar", subraya Kuppens al programa RTL, y recuerda que una bici moderna suele ser ligera y, generalmente, vale miles de euros, lo que hace que se lleven "dos bicis en cada brazo, eso son ya miles de euros por brazo".


La cifra total del valor de los robos presenta por Beke se basa en una estimación de cuántas bicicletas se robaron en 2019, multiplicado por el coste medio de una nueva, aunque solo el 20 % de los hurtos son denunciados a la Policía.


Del total, sólo un 4 % de las bicis tradicionales que desaparecen del lugar donde fueron aparcadas se recuperan.


MÁS APARCAMIENTOS Y SISTEMAS DE RASTREO


El estudio elaborado por Beke sugiere que el Estado holandés debería invertir más en aparcamientos públicos para bicicletas, lo que les haría la vida más difícil a los ladrones porque ya no podrían hacerse con la bicicleta, rompiendo el candado o dejando una parte de esta atada para llevarse el resto y vender las piezas.


El pasado verano, Utrecht, en el centro del país, estrenó el aparcamiento de bicicletas más grande del mundo, de tres pisos y con capacidad total para más de 12.650 unidades, en busca de una solución a la falta de espacio en un país que oficialmente tiene más bicis que habitantes.


Aproximadamente el 10 % de las bicis robadas no habían sido aseguradas con candado, y eso que la recomendación de los seguros es colocar incluso un segundo candado en la rueda para protegerse contra los hurtos.


Además, la compañía de seguros de bicicletas, ANWB, denunció el pasado marzo un "aumento espectacular" de sustracción de bicicletas eléctricas en Países Bajos, un 38% más que el año anterior, lo que le costó a la empresa "millones de euros" en indemnizaciones.


En 2019, se vendieron unas 420.000 nuevas bicis eléctricas en Holanda, lo que hace que estas representen el porcentaje más grande de bicis vendidas en ese año.


El aumento de ventas y de robos de estas bicis en concreto ha hecho que los usuarios opten por instalar sistemas de rastreo, puesto que -dice la ANWB- las que tienen un transmisor GPS tienen muchas más posibilidades de ser recuperadas.


Según sus estimaciones, un 80% de las bicis eléctricas con sistema GPS son localizadas, siempre que se informe de inmediato de que fueron robadas.


LA POLICÍA TIENE OTRAS PRIORIDADES


El hurto de bicis es el delito contra la propiedad más común en Holanda, un efecto secundario de la gran cantidad de velocípedos, cada vez más caros, que circulan por un país de ciclistas, que trata de estimular aún más su uso por cuestiones de movilidad, para proteger el medio ambiente y mejorar la salud de los residentes en los próximos años.


Localizar las bicis robadas no es la prioridad de la Policía holandesa, por eso la gran mayoría de los robos -la mayoría en Ámsterdam- nunca se resuelven.


"Cada año, la Policía tiene que procesar un millón de denuncias. Por tanto, tendremos que tomar decisiones y tener una serie de prioridades nacionales. El robo de bicis no es una de ellas. Por más molesto que sea el robo de una bicicleta, las investigaciones de casos individuales casi nunca dan un resultado", reconoció un portavoz, Robbert Salome.


Imane Rachidi

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal