La gran mentira del inspirador anuncio de Shackleton

01.01.2021 | 18:16
El Endurance, atrapado en el hielo durante la Expedición Imperial Transantártica.

Dudo, luego existo. Lejos de insinuar un sano mantra, dudar parece el único itinerario viable en tiempos de 'fake news' y viralidad. La única escapatoria ante un callejón sin salida que no tiene nada de nuevo. Ni siquiera la máxima de que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad sortea la trampa. ¿Salió de boca de Joseph Goebbels? Poco importa ya. Como poco importa que la 'caja' de Groucho Marx no presente epitafio alguno o que Walt Disney nunca pasara por el 'congelador'. La historia permanece plagada de leyendas en todas sus aristas, y algunas se adhieren con determinación como concienzudas sanguijuelas. Sobre todo cuando el morbo o la épica piden paso. También cuando la brújula o el sextante hacían las veces de GPS.

La llamada edad heroica de la exploración de la Antártida, que abarcó el tramo comprendido entre finales del XIX y la década de 1920, debe mucho a Ernest Shackleton. Y concretamente a la impronta que dejó su Expedición Imperial Transantártica (1914-1917). Un relato de superación en el que el manido dicho de que la realidad supera claramente a la ficción cobra más sentido que nunca. Los pecados de la mitología sólo afectan al supuesto anuncio que el irlandés puso para convocar a los interesados. Ni siquiera existe quórum sobre la fecha y la travesía para la que el aviso, teóricamente publicado en 'The Times', estaba dirigido. Por no hablar del mensaje. Un texto que habría rezado así: "Men wanted for hazardous journey. Small wages, bitter cold, long months of complete darkness. Constant danger. Safe return doubtful. Honor and recognition in case of success". O lo que es lo mismo: "Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo bajo, frío extremo, largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito".

Citado en infinidad de títulos y artículos, todo apunta a que el anuncio, probablemente, no habría sido publicado nunca. Un romántico adorno destinado a desaparecer. Pero que no cunda el pánico. El desilusionado lector todavía puede aferrarse a la cámara de Irvine y Mallory, a la huella del yeti de Eric Shipton y a otros tantos detalles hermosos que pueblan los anales de la aventura. El Smithsonian (magazine) actuó de aguafiestas en esta ocasión, ya que un profundo análisis en su web, de septiembre de 2013, aclaraba que, cuando menos hasta la fecha, encontrar una copia del aviso original se había convertido en una misión imposible.

Y eso que rondaba una recompensa de 100 dólares por el hallazgo. Una referencia del autor del artículo (Colin Schultz) a la interpretación del aventurero y escritor Mark Horrell ahondaba en la ausencia de indicios: "Hasta el momento, los historiadores aficionados han rastreado sin éxito la hemeroteca de 'The Times' de 1785 a 1985 (tarea excesivamente celosa dado que Shackleton falleció en 1922), todo el archivo del 'South Polar Times', una publicación llamada 'The Blizzard', varios números del 'Geographical Journal' y los archivos de otros tantos periódicos de Londres y nacionales".

El análisis también expone que ni siquiera los protagonistas de la expedición brindan pistas sobre el anuncio. Y cita como ejemplo las memorias del neozelandés Frank Worsley, en las que no hay ni rastro del aviso teóricamente lanzado por 'The Times'. Pero, más allá de la curiosidad documental, la matización no resta ni un ápice de épica al viaje de 28 hombres que dieron a parar con sus huesos en el traicionero hielo del Mar de Weddell, a la postre tumba del Endurance.

Un desafío a la lógica

David McLean, impulsor de la exposición Shackleton: The Antarctic and Endurance (2000), insiste en que, "de acuerdo con las leyes naturales y la resistencia normal del ser humano, (este viaje) no tendría que haber tenido éxito". No le faltaba razón. Diseñada para atravesar el continente antártico, la Expedición Imperial Transantártica (1914-1917), que ponía fin a toda una era dorada de la exploración, excedió la cuota de penalidades.

El Endurance quedó atrapado en el Mar de Weddell antes de arribar a la bahía de Vahsel, a merced de un hielo que terminó troceando y engullendo una a una sus cuadernas. Desahuciados en medio de la nada, los 28 integrantes, comandados por un resuelto Shackleton, resistieron todo tipo de contratiempos. Deambularon durante meses hasta que, en tres botes salvavidas, alcanzaron Isla Elefante; emprendieron una segunda travesía infernal en el James Caird (el propio Shackleton y cinco acompañantes) y, finalmente, el líder de a bordo, Frank Worsley y Tom Crean atravesaron a pie las montañas de Georgia del Sur hasta llegar a la estación ballenera de Stromness. En un desafío a la lógica, la tripulación regresó a casa sin bajas que lamentar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal