FÚTBOL URUGUAY

El clan uruguayo olvidado del Getafe

02.12.2019 | 10:54
El clan uruguayo olvidado del Getafe

Getafe (Madrid), 2 dic (EFE).- Cuando Leandro Cabrera se elevó por encima del defensa del Levante Óscar Duarte para marcar el primer gol del Getafe, el tiempo se paró en el Coliseum Alfonso Pérez. El central uruguayo, en pleno aguacero, ejemplificó con un cabezazo la garra que imprimen los cuatro futbolistas de su país que pertenecen al club español, el que más charrúas tiene de Europa.


Cabrera forma junto a Damián Suárez, Mathías Olivera y Mauro Arambarri un pequeño clan uruguayo en el seno de un club humilde que suma tres temporadas codeándose con los equipos grandes en la zona alta de la clasificación de una de las Ligas más importantes del mundo.


Ninguna otra entidad cuenta con más uruguayos, que llegaron a sumar cinco con la presencia de Sebastián Cristóforo la pasada campaña. Y es que la relación del Getafe con Uruguay no es nueva, aunque ahora es más estrecha. Desde que llegó a Primera División en la temporada 2004/05, otros charrúas como Juan Albín, Pablo César Pintos, Emiliano Velázquez y Álvaro Pereira ya formaron parte del club.


En las ligas europeas hay 49 uruguayos. En equipos como el Toulouse (Mauro Goicoechea y Maximiliano Paita), el Inter (Diego Godín y Matías Vecino) y el Fiorentina (Martín Cáceres y Cristóforo), coinciden hasta dos en sus plantillas. Pero en ninguno hay tantos como en el Getafe.


En el conjunto español, a la vez, nunca se juntaron tantos como en el curso pasado y en el actual. Y es ahora cuando su rendimiento está en sus niveles más altos. Su entrenador, José Bordalás, no duda en contar con ellos cuando están disponibles. Este fin de semana, Cabrera fue fundamental en la goleada por 4-0 al Levante.


En la segunda parte, apareció de la nada para marcar el primer gol de un partido atascado por la fuerte lluvia que cayó durante toda la tarde sobre la capital de España. Su cabezazo fue importantísimo para allanar el camino de una victoria que dejó al Getafe a un sólo punto de la sexta y última plaza que da derecho a jugar en Europa.


Frente al Levante, no pudo jugar Arambarri por sanción. Tampoco lo hizo Olivera, que descansó tras el esfuerzo inmenso que completó el pasado jueves en el duelo frente al Trabzonspor turco en la Liga Europa. Sí estuvo en el campo Damián Suárez, que acompañó a Cabrera en la victoria.


En general, los cuatro aportan un valor fundamental a un equipo aguerrido que con Arambarri, Suárez, Cabrera y Olivera se asienta el estilo Bordalás, sostenido en un fútbol vistoso que no renuncia al ataque y en el que cada uno de los jugadores del Getafe se deja la piel por cada balón.


En eso, los futbolistas uruguayos del Getafe cumplen con matrícula de honor. No se reservan ni una gota de sudor en cada partido. Y los resultados, son muy buenos. Pero, sin embargo, en la selección han sido olvidados por Óscar Washington Tabárez, que dirige en su segunda etapa al combinado charrúa desde 2006.


El Maestro, por ahora, no ha citado a ninguno porque otros jugadores cierran las puertas al cuarteto del Getafe. Algunos, como Damián, con 31 años, tienen menos opciones. Pero otros, como Arambarri, en plena ebullición con 24, aún no ha sido llamado pese a sus buenas actuaciones.


Su problema tiene varios nombres. En su posición, Fede Valverde (Real Madrid), Lucas Torreira (Arsenal), Rodrigo Bentancur (Juventus) y Matías Vecino (Inter), le cierran las puertas. El nombre de sus clubes es potente y en el Getafe las actuaciones de Arambarri tienen menos repercusión mediática.


Mientras, Cabrera, un central solvente, fuerte, de gran envergadura y con gol, no puede competir con los veteranos Diego Godín y Martín Cáceres. De su generación, 29 años, va Sebastián Coates. Y la apuesta joven se llama Bruno Méndez. Cabrera, es el olvidado.


"A mí no me ha llamado (Tabárez) y creo que tampoco a ninguno de los que estamos aquí. Al final lo que tenemos que hacer es nuestro trabajo. Estamos en un equipo que lleva muchos años compitiendo en la parte alta de la mejor Liga del mundo y nosotros hacemos lo que está en nuestras manos para que nos llamen", aseguró Cabrera a EFE después del partido ante el Levante.


"Después no es decisión nuestra ni mucho menos. Creo que hablo por mí. Personalmente estoy muy contento de estar en el Getafe y el resto no me compete. Después, todo lo que se me escape de mis posibilidades, no puedo hacer nada", añadió.


El cuarto de la saga, Olivera, aún tiene margen de mejora. El lateral izquierdo del Getafe no es titular indiscutible, pero cuando juega, cumple. Tiene 22 años y mucho tiempo para llamar a las puertas de la selección. En marzo, ya se pronunció sobre la posibilidad de jugar con Uruguay.


"Es difícil y ojalá algún día llegue esa oportunidad, pero creo que en unos meses igual hay una alegría y algún jugador puede estar en esa lista de la selección", declaró.


Esa profecía de Olivera no se ha cumplido. Han pasado ocho meses desde sus declaraciones y ninguno de los uruguayos del Getafe ha sido citado por Tabárez. Pero, como dice Cabrera, esas decisiones no les competen a ellos. De momento, se tienen que conformar con triunfar en el Getafe y pelear por dejar de ser los olvidados de Óscar Washington Tabárez.


Juan José Lahuerta

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal