Hueco blanco

Erik Lamela, la única alegría de la tarde

El extremo volvía a jugar, no lo hacía desde el primer derbi de LaLiga, y fue lo mejor del ataque nervionense

Erik Lamela, la única alegría de la tarde
Erik Lamela, la única alegría de la tarde. - Fernando Ruiz
Fernando RuizFernando Ruiz4 min lectura
Erik Lamela fue sin duda la noticia positiva del empate cosechado ayer por el Sevilla Fútbol Club en el Ramón Sánchez-Pizjuán. El extremo argentino, que se lesionó del hombro en un entrenamiento en noviembre, no jugaba con la camiseta del Sevilla FC desde el primer derbi de la temporada ante el Real Betis, el 7 de noviembre de 2021, donde fue titular y jugó 76 minutos. Desde entonces, el ex del Tottenham  para recuperar su estado de forma y volver a ser el jugador que era antes de lesionarse y que había marcado cuatro goles en doce partidos con el Sevilla FC en LaLiga.

Aunque su vuelta se esperaba para después del parón de las selecciones, el argentino entró por sorpresa en la convocatoria para enfrentarse a la Real Sociedad. Y el 'Coco' tuvo su momento en la segunda parte saltando al terreno de juego en el minuto 67 por el 'Tecatito' Corona. A priori, no podría esperar mucho del argentino después de varios meses sin ritmo de competición pero Lamela demostró que ha vuelto con las mismas ganas que hace unos meses o más.

Y es que la entrada del argentino cambió la cara al ataque nervionense. Lamela jugó 23 minutos en los que se movió por todo el frente del ataque aunque sobre todo lo hizo por la banda derecha, allí se asoció a la perfección con Jesús Navas primero y con Montiel más tarde, cuando el palaciego y su compatriota compartieron la banda y él se quedó más liberado de movimientos. De eso se dio cuenta rápidamente Rakitic, que buscó el peligro por la derecha con varios cambios de orientación.

Incluso tuvo opción de marcar, dejando el tiro más peligroso de los nervionenses con un disparo de zurda que cogió efecto al palo largo de Remiro y que se marchó muy cerca de la madera. Esa primera acción animó al argentino, que siempre estuvo en contacto con el balón, como bien muestran sus 18 toques en apenas 23 minutos que jugó, y en los que mostró una gran precisión con 13 pases de 14 acertados (93%). Además, dejó un pase clave en una bonita jugada y tras un recorte a un rival, para servirle el balón por dentro a Montiel que acabó eligiendo mal con su disparo.

Por todo ello, el esperanzador regreso de Erik Lamela ha despertado la ilusión de la afición nervionense que ve como en cada partido que juega su equipo cae un nuevo lesionado. Ahora, con el parón de por medio, se espera que alguno más de los lesionados pueda abandonar la enfermería para regresar a las órdenes de Julen Lopetegui en el tramo final de LaLiga.

>