Hueco blanco

Lejos de aclararse, la 'operación central' se embrolla en el Sevilla

Koundé sigue entre dos aguas, mientras se caen otras opciones alternativas

Lejos de aclararse, la 'operación central' se embrolla en el Sevilla
- José López
José LópezJosé López3 min lectura
Desde que se confirmara la salida de Diego Carlos al Aston Villa han pasado ya tres semanas sin que haya habido más movimientos en lo que al centro de la defensa sevillista se refiere. Al contrario, lo que parecía claro hace un mes se ha embrollado más si cabe.

Jules Koundé sigue siendo el principal activo del Sevilla FC y el gran objetivo del nuevo Chelsea 'americano'. Pero lo que se intuía como una negociación rápida y el primer fichaje de la 'Era Boehli', avanza lento y, mientras tanto, se meten otros protagonistas en la pelea. Un Barça que no puede ir tan rápido, entre otras cosas, porque no sabe del dinero que va a disponer a partir del 1 de julio. Y, además, porque tiene otras prioridades antes que sumarle un nuevo central a Xavi Hernández. Pero, mientras tanto, entorpece operaciones para ganar tiempo...

Aunque, de paso, también ayuda, porque la intromisión del Barça hace que el Sevilla coja fuerza en su negociación con el equipo británico. El Chelsea, mientras tanto, ante la imposibilidad de cerrar rápido la primera pieza que quería Thomas Tuchel para el centro de su defensa, podría adelantar otra operación en la que, según The Telegraph, también estaría inmerso. Se trata del central holandés del City Nathan Aké, un ex 'blue' que dejó el club en 2017 y que podría regresar para cubrir una zona que se ha quedado casi huérfana tras las salidas de Rudiger y Christensen.


Demiral, al Atalanta

Mientras no se cierra la salida de Koundé, al Sevilla FC se le caen opciones para sustituirlo. Cierto que no eran los más fáciles ni estaban entre esos futbolistas por los que apuesta Monchi tradicionalmente. Eran contrastados y, por eso, caros. Y también eran viejos deseos que no tenían sitio en sus clubes.

Es el caso de uno de los centrales que más gustaba en la planta noble del Sánchez Pizjuán, Merih Demiral, por el que el Atalanta ha conseguido rebajar la cláusula que tenía, pero ha pagado 20 millones a la Juventus para hacerse con él en propiedad.

Diferente es la situación de un Eric Bailly que gusta hace mucho y al que su salida del Manchester United había puesto sobre la mesa sevillista, pero al que los 'Diablos Rojos' no querían 'regalar' y estaban pidiendo unos 10 millones por su traspaso. El Newcastle, que está encontrando dificultades para cerrar a Sven Botman -el que quería, precisamente, Monchi para suplir a Koundé el verano pasado-, está valorando ir a por él... Un embrollo típico de arranque de mercado que se irá aclarando conforme se cierre alguna operación y las piezas comiencen a encajar.