Hueco blanco

Canales se queda sin sitio en el Real Betis

Recientemente renovado hasta 2026, inaugurando de hecho el carrusel de blindajes, el cántabro buscará un enclave desde el que divertirse y divertir

Canales se queda sin sitio en el Real Betis
- Óscar Murillo
Óscar MurilloÓscar Murillo4 min lectura
Su versatilidad le ha permitido ejercer de mediocentro creativo en un doble pivote (hasta de centrocampista de cierre en algún tramo final con Rubi), de mediapunta, de interior izquierdo o de interior diestro, ejerciendo a pierna cambiada. Manuel Pellegrini lo alojó preferentemente en esta última ubicación, dentro de su inamovible 1-4-2-3-1. Partía Sergio Canales las más de las veces desde la derecha, con total libertad de movimientos, viniendo hasta la defensa a recibir y elaborar, percutiendo y asociándose por dentro, sorprendiendo a la espalda de los centrales con su cambio de ritmo para aprovechar un balón en largo de Bartra o el lateral de turno. El 'Ingeniero' prefiere extremos modernos, falsos para muchos, porque no desbordan hacia afuera, a beneficio del perfil que ocupan, sino que dejan los costados expeditos para los carrileros, generando ellos superioridades en parcelas interiores.

La polivalencia es una de las grandes virtudes del santanderino, que inauguró en diciembre del año pasado la ola de renovaciones y blindajes de los 'pesos pesados' del vestuario verdiblanco, aunque también su condena. Como es tan bueno, vale para un roto y un descosido, si bien no siempre tiene por qué entusiasmarle la ubicación que eligen para él. Con Quique Setién, su gran valedor, empezó de segundo delantero, acompañando ahí a Lo Celso por detrás del punta, que a veces era el propio argentino. En ocasiones muy concretas, ambos volvían a sus orígenes y se colocaban en el eje medular del 1-3-4-2-1 del también preparador cántabro. En la 19/20, el desembarco de Fekir no siempre le desplazó la izquierda, alternándose los dos como 'cerebros' en una zona más intermedia, pero Pellegrini decidió que el '10' fuera acompañante de Guido Rodríguez en la sala de máquinas o, preferentemente, el vértice derecho de su línea de mediapuntas, como Juanmi el izquierdo, para explotar que sus piernas naturales propiciaban la diagonal.

Este verano, el ilusionante fichaje de Luiz Henrique vuelve a dejar sin sitio a Canales. Muchos esgrimirán que hubo una apuesta económica si cabe mayor por Lainez y el mexicano nunca se asentó, pero la lógica invita a pensar en un brasileño que parta como titular en el sitio del ex de Real Sociedad, Valencia, Real Madrid y Racing. Que este último va a jugar lo sabe hasta el apuntador, pero, en cuanto el atacante de Fluminense, por el que el Betis pagará nueve millones de euros fijos y 2,6 en bonus, responda a las expectativas generadas en los últimos meses, las propias rotaciones procurarán para Sergio más descanso o más reubicaciones que la última campaña. Por el centro se antoja inamovible Nabil, mientras que el míster chileno mezcló mayoritariamente al internacional español con un pivote puro como Guido, no con Carvalho, Guardado ni Paul, que sí es más parecido al ex de América. Bendito problema, en cualquier caso, para El Plan 3.0 tener más cartas válidas para la intensa y exigente partida que se avecina.