Estadio DeportivoHueco blanco
Tragedia en Indonesia: más de 100 muertos en un partido de fútbol

Tragedia en Indonesia: más de 100 muertos en un partido de fútbol

Todo se inició cuando aficionados saltaron al terreno de juego por la derrota de su equipo; la policía usó gases lacrimógenos y produjo avalanchas y asfixia entre la multitud

Rafa CalaRafa Cala4 min lectura

Más de cien personas, incluidos dos policías, murieron y casi 200 personas han resultado heridas, por el momento, en unos disturbios acaecidos en el encuentro entre Arema FC y el Persebaya Surabaya en el estadio Kanjuruhan en Indonesia, más concretamente en la ciudad de Malang. Todo comenzó cuando los aficionados saltaron al terreno de juego porque su equipo había perdido según informaron fuentes policiales. El luctuoso evento ha tenido lugar en la madrugada del sábado al domingo en España. La ciudad se encuentra en la isla de Java.

La policía informó de que tuvo que usar gases lacrimógenos para dispersar a los seguidores una vez que el partido entre el Arema y el Persebaya Surabaya acabara con 2-3 y generara la ira de la hinchada local. Un auténtico drama en el mundo del fútbol.

Nico Afinta, jefe de policía de Java Oriental, provincia en la que se encuentra la ciudad de Malang, detalló que 34 personas murieron en el estadio mientras que el resto lo hizo ya en el hospital, ascendiendo ya a 129 fallecidos. Además, añadió, que cerca de 180 personas resultaron heridas y que están siendo atendidas en diferentes centros médicos según el grado de sus respectivas heridas.

También se aclaró que la mayor parte de muertes se produjo por la estampida de los aficionados, asfixiándose muchos entre ellos mismo debido a que se trataba de un espacio un espacio "lleno de gente, que provocó dificultad para respirar y falta de oxígeno".

El grave incidente ha tenido una clara repercusión nacional y mundial, llegando a tomar la palabra el presidente de Indonesia, Joko Widodo, que se dirigió a la nación. El mandatarios expresó "sus más sentidas condolencias" y solicitará "una evaluación exhaustiva de la ejecución de los partidos de fútbol, de los procedimientos de seguridad para su celebración y una investigación para averiguar a fondo".

Además añadió lo siguiente. "Le pedí al ministro de Salud y al gobernador de Java Oriental que supervisen los servicios médicos especiales para las víctimas que están siendo tratadas en hospitales para que tengan el mejor servicio".

Todo comenzó cuando unos 3000 aficionados del equipo perdedor irrumpieron en el campo y empezaron a atacar a los futbolistas, lo que obligó a intervenir a las fuerzas de seguridad, lo cual generó enfrentamientos duros que acabaron con el uso de gas lacrimógeno por parte de la policía.

El empleo de gas ha tenido la respuesta de Amnistía internacional a través de Usman Hamid, su director ejecutivo en Indonesia. "El gas lacrimógeno solo debe usarse para dispersar multitudes cuando se ha producido una violencia generalizada y cuando otros métodos hayan fallado. Se debe advertir a la gente que se usará gas lacrimógeno y permitir que se disperse”.

La tragedia ya es una de las más graves de la historia del fútbol mundial.