AUTOMOVILISMO DAKAR

Isidre Esteve: "Me siento cómodo con la autoexigencia de buscar un resultado"

28.01.2021 | 14:22

Satisfecho por su reciente actuación en el Rally Dakar, que terminó en el vigésimo octavo puesto de la general de coches, pero inconformista cuando imagina su futuro en el rally más duro del mundo, Isidre Esteve se ve capaz de "correr más rápido".


"He mejorado, pero puedo mejorar más", aseguró durante su visita a EFE, ilusionado por la perspectiva que se le dibuja como parte del equipo Repsol a los mandos de un Toyota Hilux.


"Ahora tengo las herramientas para mejorar y eso no supone una presión. Esa presión la necesito para centrarme en lo que estoy haciendo. Me siento cómodo y me gusta la autoexigencia de buscar un resultado", apuntó sintiéndose ya entre los pilotos más competitivos de la categoría de coches.


- Pregunta (P): ¿Qué balance hace de esta edición del Rally Dakar?


- Respuesta (R): Lo mejor de la temporada 2020/21 es que el Rally Dakar se haya podido celebrar. En algunos momentos, no teníamos claro que se pudiese disputar, así que celebro que haya podido disputarse con normalidad y que durante el rally se hablase siempre de temas deportivos. Quienes estábamos en el campamento habíamos pasado nuestras pruebas PCR antes de ingresar en la burbuja del Dakar y allí no hablamos de la COVID-19.


A nivel deportivo, nos hubiese gustado obtener un mejor resultado, pero el que tenemos es el que hay. Una vez analizada la carrera, debemos estar contentos. La categoría de coches ha sido más competitiva que nunca. Han llegado pilotos a la categoría que son muy rápidos y que tienen coches buenos. En la parrilla de salida hay 40 coches del mismo nivel que el nuestro y nosotros vamos con un Toyota Hilux, que es un coche impresionante, y con el equipo Toyota Overdrive, que nos pone las cosas muy fáciles. Pero hay 39 pilotos más que corren igual o más que nosotros.


Creo que hicimos un buen planteamiento de carrera. Llegar a la etapa de descanso estando en el top-20, sin penalizaciones, sin haber cometido ningún fallo y teniendo el coche bien nos daba la oportunidad de afrontar la segunda semana de rally intentando encontrar nuestro resultado. Desafortunadamente, no nos fue bien. Empezamos a pinchar, cosa que no hicimos la primera semana. Encima rompimos el diferencial delantero del coche y perdimos una hora y 40 minutos. Ahí pasamos del puesto 21 al 28.


De cara a la próxima edición, tenemos que aprender más, correr más y mejorar un poquito más para hacerlo mejor deportivamente, pero nosotros hemos dado un salto hacia delante y somos más competitivos que otros años. Pero toda la categoría es mucho más competitiva. Estoy contento porque tenemos un proyecto que nos va a permitir crecer. Tenemos dos años más por delante y vamos a tener que hacer las cosas bien.


- P: Recuerdo una conversación de hace algunos años, en la que usted decía que deseaba volver a sentirse competitivo. ¿Se siente ya así?


- R: Sí. Durante la primera semana de carrera, Txema Villalobos (su copiloto) no se bajó ni un día del coche. Competimos cada día. Yo ahora tengo un coche que me permite competir cada día y un equipo, Toyota Overdrive, con el que sé que si voy al máximo durante una etapa, al día siguiente el coche va a estar entero. Ahora solo debo ser más rápido. Yo he mejorado, pero tengo que mejorar más.


Lo bueno es que sabemos qué debemos hacer para ello y tenemos las herramientas para ello. Necesitamos más kilómetros. Es el primer año con este coche y en algunos sitios no tengo ritmo de carrera. Por ejemplo, en las piedras he perdido muchísimo tiempo. Lo he visto al analizar la carrera. En la navegación hicimos las cosas muy bien y en las piedras perdíamos muchísimo tiempo. Yo era consciente de que había un problema con los neumáticos, que se pinchaban muchísimo debido a las peculiaridades del terreno. No quise arriesgar más de la cuenta, porque sé que cuando pincho pierdo el doble de tiempo que mis rivales porque yo no me bajo del coche. Cada vez que pinchábamos perdíamos unos 3 minutos y nuestros rivales, uno. Soy consciente de que los neumáticos el año que viene van a mejorar y estoy seguro de que voy a encontrar el ritmo en ese terreno.


- P: ¿Qué hará para encontrar ese ritmo que busca?


- R: Este año hemos diseñado ya el plan deportivo y vamos a hacer una carrera del Campeonato de España, porque queremos probar una cosa en el freno y en los mandos que debemos mejorar. Vamos a hacer la Baja Aragón, el Rally de Marruecos y el Rally Dakar. Yo creo que en el Rally de Marruecos voy a poder probar los neumáticos nuevos y voy a poder ver qué ritmo hay encima de las piedras. Espero llegar al Dakar con ese ritmo interiorizado. En Marruecos vamos a hacer algunos test también, con el equipo. Voy a llegar al Dakar de 2022 con mucho más ritmo que el que llevaba en 2021.


- P: ¿Agradece tener este tipo de retos a futuro, que le permiten terminar el Rally Dakar y ya estar pensando en qué viene después?


- R: Es una tranquilidad enorme y estoy muy agradecido a nuestros patrocinadores y a Toyota por el soporte. Tenemos una confianza total en el equipo. Todos sabemos que podemos mejorar muchísimo y el hecho de poder planificar con tiempo nos ayuda a tener al equipo motivado. Está bien tener la tranquilidad de saber que tenemos dos años por delante para hacer las cosas mejor.


- P: ¿Es el primero en exigirse mejores resultados?


- R: Sí. En primer lugar, lo hago por mí. Compito en una especialidad en la que se normaliza mi situación. Cuando hablamos de deporte inclusivo, el automovilismo y el Dakar son un ejemplo de ello. Mi discapacidad no es un problema para poder competir. Compito afrontando el mismo reto y estoy en la misma clasificación que todos los demás pilotos. Si soy el 21, soy el 21. Si soy el 28, soy el 28. Eso para mí es importante.


Además, soy muy crítico con lo mío y exigente desde que iba en moto. No necesito que nadie me diga que tengo que mejorar, yo ya lo sé. Me gusta estar con los ingenieros después de la especial, saber si estoy llevando el coche al régimen que corresponde, si las apuradas de frenada las hago hasta el punto final? Ahora, con la telemetría, lo sabemos todo. Yo puedo comparar mis sensaciones con lo que ha ocurrido dentro de coche y veo en qué puntos el ritmo no es lo suficientemente bueno. Me gusta analizar esto porque soy el primero que quiere mejorar. Además, tengo las herramientas para mejorar. Eso no supone una presión. Esa presión la necesito para centrarme en lo que estoy haciendo. Estoy cómodo y me gusta la autoexigencia de buscar un resultado.


- P: ¿En qué momento se encuentra de su madurez como piloto?


- R: Como piloto que entiende la competición, estoy en un punto bueno porque tengo muchísima experiencia y conozco esta carrera. Sé qué presión se siente cuando tu equipo te da una palmada en la espalda y te dice: 'tenemos que ganar'. Lo viví en motos. En coches es otra historia y tengo que aprender muchísimo. Estoy en el camino y tengo el tiempo para aprender y poder hacer algo de lo que todos nos sintamos orgullosos. En coches hay un grupo de pilotos que son muy rápidos porque son muy buenos. Tendremos que esforzarnos para ver dónde podemos llegar. En las carreras solo gana uno. El segundo y el tercero no son peores que el que gana. Debemos formar parte de ese grupo de pilotos que son competitivos y que un día hacen un quinto o un octavo, otro día un segundo y otro día hacen un buen resultado en un rally como el de Marruecos o ganan una prueba de la Copa del Mundo. Quiero estar ahí.


- P: ¿En ese contexto cabe el disfrute pilotando?


- R: Solo me salen buenas etapas si disfruto pilotando. Este año ha habido dos momentos de estos. En la segunda etapa salí en medio de los camiones y físicamente llegué a meta destrozado. Fue del estrés de ir rodeado de camiones todo el día. No cogí el ritmo en todo el día. Hay otro día, dos días antes de la etapa de descanso, que había un caos por la navegación en el kilómetro 30. Nosotros navegamos bien y pasamos el siguiente punto de control en el puesto 12. Terminamos la especial en el 17. Me lo pasé superbien. La pista estaba limpia, no había polvo y podíamos rodar. El día que disfruto muchísimo hago un buen resultado. Se puede disfrutar y estar delante, sí.


- P: Este año se habló mucho de la navegación. ¿Cómo se ha adaptado usted al nuevo sistema del libro de ruta?


- R: Celebro que la organización haya dado ese paso para que la navegación tenga la importancia que debe tener en esta carrera. Esta carrera es una mezcla de velocidad, navegación, trabajo en equipo, regularidad y al final se consigue un resultado. Había llegado un momento en que había tanta información extra en el libro de ruta cada día que era insostenible. Hace dos años se entregaba el 'roadbook' a las 5 de la tarde y los equipos trabajaban en él hasta el día siguiente. Trabajaban tanto que eran capaces de plasmar la etapa encima de un mapa y sacar más información. Esa información se la trasladaban a los copilotos, hasta el punto de poder sacar un 'track' del recorrido. Estos pilotos que salían delante, que de por sí son rápidos, lo eran más con una navegación tan exacta. La clasificación cambiaba poco porque la gente que no tenía este soporte técnico competía con un 'roadbook' en el que faltaba mucha información porque la organización sabía que se trabajaba en esto. Siguiendo el 'roadbook', en cambio, no sabías ni dónde estabas. Los otros tenían más información.


Ahora, no. Diez minutos antes de la especial se te descarga un 'roadbook' en una tableta y no hay más información, es la misma para todos. El copiloto debe de navegar y el piloto no puede correr más de lo que el piloto es capaz de transmitirle. Naturalmente, todo el mundo se pierde; pero ahí está tu capacidad para tranquilizarte y encontrar cuanto antes la pista. Yo celebro que la navegación tenga la importancia que debe tener en un rally-raid.


- P: Desde hace dos años, el Rally Dakar se disputa en Arabia Saudí. ¿Qué les ofrece ese país?


- R: Ahora mismo, el Rally Dakar está en el mejor sitio donde puede estar. De África salimos por un tema de seguridad. De Sudamérica, por un tema económico y por falta de kilómetros en aquellos terrenos donde la prueba debería disputarse. Ahora estamos en un país en el que se pueden organizar cinco Rally Dakar seguidos sin pasar por el mismo sitio. Hay una superficie que permite dibujar una carrera que tenga todos los ingredientes y donde creo que, en el futuro, podría ser fácil incorporar a otros países a la carrera, como pudiera ser Emiratos Árabes, Dubai o Jordania.


Esto va a hacer más grande la carrera. A nivel económico, parece que no habrá problemas; además, la organización se encuentra cómoda y puede garantizar a los equipos cierta estabilidad. Eso es importante porque un equipo necesita saber que durante tres o cuatro años el Rally Dakar se va a disputar en una superficie y en base a ello planificar la construcción de un coche con unos requisitos que se adapten a ese tipo de terreno. Ahora el Dakar ofrece todo eso. Además, nos sentimos bien acogidos y sentimos que cada vez la gente es más aficionada al Dakar. Este año había mucha gente al final de las especiales. La carrera año tras año va a crecer en Arabia Saudí.


Lucía Santiago

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal