Hueco blanco

Futbolistas y lesiones absurdas, insólitas o incluso estúpidas... Ojo con algún exsevillista y exbético

Futbolistas y lesiones absurdas, insólitas o incluso estúpidas... Ojo con algún exsevillista y exbético
18
Éver Banega padeció una fractura de tibia y peroné al ser atropellado por un coche. Lo curioso es que el coche que le atropelló era el suyo y nadie lo conducía. Se produjo cuando iba a echar gasolina y no echó el freno de mano; para impedir que se estrellara, se interpuso en su camino para intentar detenerlo. ¿Resultado? Tibia y peroné rotos.
Alejandro SáezAlejandro Sáez1 min lectura
Las lesiones son, sin duda, la cara 'B' del mundo del fútbol, en particular, y del deporte, en general. Representan el lado más amargo de un profesional; un infortunio que en ocasiones se convierte en calvario, con largas recuperaciones que no siempre van como se esperan.

Las hay de todo tipo, llevándose las manos a la cabeza cada vez que se ve a un futbolista tirado sobre el césped con claros gestos de dolor. ¿Será algo de gravedad? ¿Tendrá que pasar por el quirófano?

Una cuestión para nada baladí que, sin embargo, no siempre son fieles a la lógica. Y es que en ocasiones, aunque parezca broma, ocurren en el lugar más insólito o en el momento menos esperado. En casa, jugando con los hijos, sacando el perro...

Y es que hay lesiones que... superan a la ficción. Ojo, pues hay algún exsevillista y exbético entre ellas.