Hueco blanco

La peor apuesta por el Sevilla FC de toda la historia

En Liverpool rememoran su última Champions, conquistada en la temporada 2018/2019, y lo caro que salió la exagerada predisposición de uno de los héroes 'Red' por ir a Nervión

La peor apuesta por el Sevilla FC de toda la historia
- Juan Sierra
Juan SierraJuan Sierra5 min lectura
El Liverpool FC volvió a perder una final de la UEFA Champions League ante el Real Madrid, por segunda vez en cuatro años. El conjunto blanco ha arruinado la que podría haber sido una época de legendario dominio del equipo que dirige Jürgen Klopp, que también perdió una Europa League frente al Sevilla FC y que sólo ha podido ganar una de sus cuatro finales continentales en los seis años con el técnico germano. Ese título de la Liga de Campeones llegó gracias a la participación de un futbolista caído en desgracia desde entonces y por un motivo surrealista: apostar a su fichaje por el club nervionense. La peor apuesta de la historia.

En Liverpool recuerdan la Champions ganada en la 18/19, con el Tottenham Hotspur como rival. El partido lo encarriló muy pronto con un gol de penalti de Mohamed Salah en el minuto 2'; sin embargo, tuvo que esperar hasta el postrero minuto 87' para sentenciar el ansiado título -la sexta Copa de Europa- y lo hizo gracias a un gol de cabeza de Daniel Sturridge, un futbolista que sólo suma 28 encuentros oficiales desde aquella final y que sigue buscando un equipo en el que poder disfrutar un poco más del fútbol tras la mayor estupidez de su carrera.




El delantero inglés (32 años), que además de marcarle al Tottenham también firmó un golazo en la final de la UEL de 2016 que su equipo perdió contra el Sevilla FC en Basilea (Suiza), fue sancionado una temporada entera por la FIFA en 2020. El sorprendente motivo fue apostar, en enero de 2018, a que acabaría fichando por el equipo de Nervión, donde, curiosamente, sonaría con mucha fuerza en las dos ventanas siguientes. Y no sólo para los blanquirrojos, también fue ofrecido al Real Betis.

El castigo impuesto por la FIFA en marzo de 2020 le obligó a desvincularse del Trabzonspor turco, después de haber pasado con escaso éxito por el West Bromwich Albion, y el pasado verano intentó volver a la elite y cumplir su sueño de recalar en LaLiga. Llegó a entrenar y a estar un período de prueba con el RCD Mallorca, que finalmente rehusó a hacerle contrato. El de Birmingham recaló, ya en noviembre, en el Perth Glory australiano, donde sólo ha podido jugar 138 minutos repartidos en 6 partidos en los que no marcó ni un sólo tanto. Su contrato expira dentro de dos días y ya le han dejado claro que no seguirá. Le toca volver a empezar.

El otrora delantero del Liverpool violó la prohibición sobre las apuestas para los jugadores profesionales en enero de 2018. Entonces, instó a su hermano que que apostase a que iba a recalar en calidad de cedido en el Sevilla FC, club que, con Óscar Arias como director deportivo en aquellos entonces, terminó haciéndose con el préstamo de Sandro Ramírez, propiedad del Everton FC y el pasado curso en el Getafe FC.

En uno de los mensaje de WhatsApp filtrados, Sturridge escribió a su hermano: "Apuesta a que voy al Sevilla FC. Si pierde, te devolveré el dinero. Pero espera hasta las 18:00 horas. Hay una reunión pendiente a las 15:00 horas y debes apostar sólo después de que esté seguro de que será así". Finalmente, Sturridge no firmó los nervionenses en ese mercado, ni por ningún otro equipo, y acabó la temporada en el Liverpool, sin jugar.

Internacional en 26 ocasiones con Inglaterra, dos veces ganador de la Champions y en una de la Premier League... un goleador contrastado, desequilibrante, rápido... Un excelente futbolista que lo echó todo a perder el día que quiso sacar una rentabilidad extra a la posibilidad (él lo veía hecho) de firmar por el Sevilla FC. Fue la peor apuesta de toda la historia.