Estadio DeportivoHueco blanco
PARALÍMPICOS PEKÍN 2022

Los Aigner, una familia paralímpica de esquiadores campeones

Los Aigner, una familia paralímpica de esquiadores campeones
Los Aigner, una familia paralímpica de esquiadores campeones
Estadio DeportivoEstadio Deportivo3 min lectura

Redacción deportes, 11 mar (EFE).- Johannes y Bárbara son gemelos y, con 16 años, son los más jóvenes de la familia Aigner, una saga de deportistas que está coleccionando medallas en los Juegos Paralímpicos de Pekín para la delegación austríaca.

Los gemelos padecen discapacidad visual desde el nacimiento por unas cataratas congénitas de su madre, igual que su hermana mayor, Veronika, que cuando compite lo hace con otra hermana, Elisabeth, de guía.

Cuatro hermanos unidos por su pasión por el esquí y que llegaron a Pekín tras saborear las mieles del triunfo en el último Mundial de Lillehammer (Noruega) el pasado mes de enero con varios títulos de campeones.

En la ciudad china, Veronika, de 19 años, junto a su hermana Elisabeth, ganó el oro en la prueba de gigante en la categoría de discapacitados visuales.

En esa misma prueba, Bárbara, con 16 años, se colgó el bronce junto a su guía Klara Sykora, al llegar a meta a siete segundos de su hermana mayor.

Dos veces ha escuchado el himno de Austria en Pekín Johannes Aigner, que, con 16 años, está siendo una de las sensaciones de los Juegos.

En las cuatro pruebas que ha competido ha subido al podio, dos de ellas a lo más alto en gigante y descenso. En supercombinada logró la plata y en supergigante el bronce. Siempre junto a su fiel escudero, su guía Matteo Fleischmann.

"Soy la madre más orgullosa de todas", declara Petra, cuya pasión por el esquí alpino la comparte su marido, Christian. Ambos se la transmitieron a sus cinco hijos cuando crecieron en Gloggnitz, un pequeño pueblo a una hora en coche de Viena.

Para Johannes todo lo que está viviendo a los 16 años es increíble. "Son los primeros Juegos Paralímpicos para todos nosotros y que estemos ganando es simplemente increíble".

Lo que está claro es que Pekín siempre será una ciudad talismán para la familia Aigner, cuya pasión por el deporte ha desembocado en un ramillete de medallas en los Juegos Paralímpicos de invierno, en los que han hecho historia escribiendo con letras de oro su nombre en el álbum de los campeones.