Estadio DeportivoHueco blanco

Gonçalo Paciencia da el 'OK' al Granada

Gonçalo Paciencia da el 'OK' al Granada
Gonçalo Paciencia da el 'OK' al Granada. - Alejandro Sáez
Alejandro SáezAlejandro Sáez4 min lectura
Sin prisas, pero sin pausas. Así trabaja hoy día la dirección deportiva del Granada CF en su objetivo de reforzar al equipo en este mes de enero. Tras haber llegado al Nuevo Los Cármenes el canterano culé Álex Collado, la prioridad ahora en la dirección deportiva que dirige Pep Boada es la de reforzar la delantera nazarí. Todos los esfuerzos están ahora centrados en la búsqueda de un '9' y, aunque lentos, se siguen dando pasos al respecto.

Descartada prácticamente la opción de Abel Ruiz ante las altas exigencias económicas del Braga y no habiendo valorado otros nombres como el de Manu Vallejo, vinculado con la entidad nazarí en ciertos círculos, lo cierto es que todos los esfuerzos van ahora mismo dirigidos hacia la figura de Gonçalo Paciencia, tal y como ha podido confirmar ESTADIO Deportivo por diversas fuentes próximas a la negociación. No dejan de llegar ofrecimientos a las oficinas del Nuevo Los Cármenes. Algunos se rechazan y otros se dejan en 'stand by', pero la prioridad en estos momentos es el luso.

El delantero portugués, de 27 años y con contrato en el Eintracht hasta 2023, desea salir, siendo el Granada CF uno de los destinos a los que le da prioridad. Sin apenas protagonismo en el conjunto alemán -apenas acumula 15' de juego en los últimos cinco partidos del Eintracht en la Bundesliga-, el deseo de Gonçalo Paciencia es el de abandonar la Bundesliga en este mercado de enero, haciendo honor a su apellido y entrenándose a la espera de que la tan ansiada noticia se produzca.

Sus agentes están en contacto continuo con la entidad nazarí, esperándose que las conversaciones puedan avanzar en los próximos días. La situación está bastante clara: el futbolista ha dado el 'OK' y quiere jugar en el Granada; el Granada CF, por su parte, quiere que el luso defienda la elástica rojiblanca hasta final de temporada. El problema, lógicamente, reside en lo económico y en las dificultades que está mostrando el Eintracht para que la operación se cierre.

Mientras que Boada y su equipo trabajan en una cesión pura hasta final de curso, los alemanes no tienen intención de deshacerse del delantero si no hay un traspaso de por medio. Eso, o que en el préstamo exista una opción de compra que se convierta en obligatoria sin excesivos condicionantes. Es decir, una venta aplazada a final de temporada.

El cache del delantero, elevado, tampoco ayuda a cuadrar las cuentas de la operación, viéndose obligado a hacer un esfuerzo para recalar en Granada. Un fleco más por cortar que no está del todo peinado a estas alturas, pero que no debería ser un impedimento importante. Por ahora, el futbolista está muy pendiente de las conversaciones, pero sin haber ejercido ninguna presión que fuerce el acuerdo. Un paso que, por otro lado, no se descarta en próximas fechas.