Hueco blanco

Agustín Rogel