Revista de prensa

Las portadas de ESTADIO Deportivo de noviembre

¡No te las pierdas!

Viernes, 17 de noviembre de 2017
Tsartas

"El Sevilla me fichó gracias a un camarero"

Marcos Alonso le defendió ante el vestuario

El porqué de Rakitic

 19-03-2014 12:30

¿Por qué no renueva? ¿Cuál es el motivo de que exista tal disparidad de criterios entre Rakitic y el presidente respecto a su futuro? ¿Quién miente? ¿Si dice estar tan feliz en Sevilla, qué motivo impide a suizo-croata estampar ya su firma en un nuevo contrato? Son muchas las preguntas que se ciernen en torno al 'crack' nervionense y todos esperan respuestas, aunque las mismas no están en el futuro, sino en un pasado no muy lejano.


Hace unos meses, Rakitic se presentó por voluntad propia en el despacho de Monchi, preocupado por la situación económica del club (se le adeudaban nóminas a la plantilla) y, principalmente, por la deportiva, pues la entidad anunciaba salidas importantes para paliar el desfase creado por fracasos. Con sueldos de Champions, el equipo ni siquiera alcanzaba la Europa League. Entonces, antes incluso de terminar de explotar, Rakitic ya se sabía poseedor de un nivel muy superior al de la media, válido para jugar en un grande. "Si no haces buenos refuerzos, yo también me voy", advirtió al director deportivo, que le prometió formar una plantilla para pelear por los puestos altos de la clasificación. Los fichajes que iban llegando comenzaron a convencer al ex del Schalke, que terminó por claudicar ante el aterrizaje de su amigo Marin y el brazalete de capitán. Iba a comenzar, definitivamente, una temporada ilusionante, en la que la que él sería la estrella, la gran piedra angular.


El tiempo, empero, fue destapando las carencias de un proyecto que regateó en sus inicios a las críticas con la coartada de que el acoplamiento requería de paciencia por los muchos fichajes realizados, aunque lo único que fue destapando el paso de los días fue que ni un técnico necesita tanto margen para formar un equipo ni que el plantel era tan poderoso como se vendía. Tiene taras: le falta un portero de los que salvan puntos; un medio creativo, que pueda jugar por y para Rakitic, sin recambio; un sustituto de Navas, quien ve desde la distancia cómo nadie ha logrado hacerse con su puesto de manera regular; y un punta de distintas características, con juego aéreo, a las de Bacca y Gameiro. En lugar de paliarse en el mercado invernal, lo único que decidió la entidad fue reforzar el inglés del encargado de hacer los refuerzos.


Entonces Emery dio una nueva pista sobre el futuro de Rakitic: "Él quiere mucho al Sevilla y lo bien que lo hagamos ayudará a que esté más tiempo con nosotros". Sólo unos días después, cuando se filtraba que el problema estribaba en los siete millones por campaña que pedía, el futbolista dejaba aún más claro el motivo de sus reticencias a renovar: "Os puedo augurar que lo primero no es el dinero. Eso no tiene importancia, y sí lo deportivo, y ahora nos hemos alejado del cuarto puesto...". Castro no miente: existe una entente cordial. Existe, aunque sólo respecto a la parte que él puede satisfacer, la económica.


A Rakitic eso le parece secundario. "No es fácil", dijo la última vez, antes, incluso, del sonoro traspié en el Euroderbi. Hoy, apeado de la Copa por un 2ªB, con pie y medio fuera de Europa y lejos de Champions League, su renovación es casi quimérica.


Para el profesional importa el entorno, pero siempre y cuando lo deportivo colme sus expectativas. Rakitic tiene nivel para jugar en cualquier club poderoso. Sería titular en el United, en la Juve y, si me apuran, en el Barça o el Madrid. Es el segundo máximo asistente del continente, el 'cerebro' ideal o un 'enganche' como pocos, con visión de juego, gol y sacrificio. En Sevilla, además, ha ganado en regularidad y liderazgo. Rakitic tiene todo y una edad ideal. Sólo le falta jugar en un equipo de su nivel y, a día de hoy, no lo encuentra en el Sevilla. Por eso aún no ha firmado y por eso, tal y como se presenta el final del campeonato, existen pocas posibilidades de que vaya a hacerlo. Tiene motivos mucho más importantes que el dinero y, desgraciadamente, dependen de los pies de un equipo cojo. El traje con coderas nervionense se le ha quedado pequeño a un futbolista que juega con esmoquin. Ni se le arropó convenientemente en verano y en enero ni Emery está sabiendo darle un buen uso a su fondo de armario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Servicios

Nuestra Opinion

Nuestra Opinión

Sigue las opiniones de nuestros periodistas.

Hemeroteca

Hemeroteca

Toda la información de Estadio con solo un click.

Multimedia

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica,Betis, Sevilla FC y mucho más...

El tiempo

El tiempo

Consulta el tiempo en Estadio Deportivo.

Descarga nuestra APP

Descarga nuestra APP

Toda la informacion deportiva en tu bolsillo.


Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
Política de Privacidad | Aviso legal