Hueco blanco
Champions

Reedición del 98 con los papeles cambiados

Enrique GarcíaEnrique García3 min lectura
Reedición del 98 con los papeles cambiados
- Enrique García
Juventus y Real Madrid disputarán una final de Champions altos vuelos. Los dos equipos han dejado en el camino a serios aspirantes al título -Bayern y Atlético los blancos y Barcelona los turineses- dando muestras de autoridad que les acreditan como los dos mejores equipos del continente en la presente campaña.

Reeditarán la final del 98 con los papeles cambiados. A aquel Madrid de Heynckes que llevaba 30 años sin conquistar el título que le había hecho temible en el continente y que aún no podía presumir de una orejona en color le esperaba la majestuosa Juventus de Zidane, Del Piero y Lippi que enlazaba su tercera final consecutiva tras el título conquistado contra el Ajax en el 96 y la derrota ante el Dortmund del 97. El gol de Mijatovic supuso la Séptima y el resurgir de la bestia blanca en Europa.

Los blancos iban con piel de cordero, en busca de esa gloria que la 'Vecchia Signora' persigue hoy después de dos décadas sin levantar el trofeo que persiguen todos los grandes del Viejo Continente. 20 años en los que ha pasado por el purgatorio de la segunda división tras el escándalo del 'Calciopoli'.



El equipo turinés hace cinco años que recuperó el trono italiano, que defiende con mano de hierro, primero con Antonio Conte y ahora con Massimilano Allegri, que ha perfeccionado una máquina a la que ya llevó a la final de 2015. Es un grupo que sabe perfectamente a lo que juega, que concede poco y pega mucho y que tiene en Dybala un firme aspirante al sillón que comparten Messi y Cristiano Ronaldo.

La italianización del Madrid
Si algo ha aportado al Madrid Zidane, además de su carisma, es la capacidad para manejar los tiempos de los partidos, algo que ha puesto de manifiesto en la eliminatoria contra el Atlético de Madrid. Ciro Ferrara lo describió a la perfección cuando habló de una italianización del equipo blanco. En Turín precisamente aprendió de Lippi y luego, en Madrid, de Ancelotti, aunque Zizou ha sabido imprimir un sello propio a su equipo.

Conoce bien la casa de su rival y la historia que acompaña a los dos clubes que se jugarán el dominio del Viejo Continente en la mejor final posible de esta edición.