Hueco blanco

Gana enteros el 'Ceballos, quédate', pero no puede olvidarse del Betis

La buena pretemporada del utrerano le hace concebir esperanzas de no ser realmente el séptimo centrocampista en la rotación de Ancelotti, mientras que Cordón tiene ahora otras prioridades

Gana enteros el 'Ceballos, quédate', pero no puede olvidarse del Betis
El utrerano, durante un ejercicio este verano. - RMCF
Villa GómezVilla Gómez4 min lectura

El 'Ceballos, quédate' va abriéndose paso como uno de los lemas de la pretemporada entre los aficionados del Real Madrid, muy contentos con el rendimiento del mediocentro en los amistosos veraniegos disputados hasta la fecha. Tras perderse la fase de preparación de la 21/22 por una inoportuna lesión de tobillo durante los Juegos Olímpicos, que se complicó por un mal diagnóstico previo y le tuvo ausente hasta la segunda vuelta, el utrerano se ha tomado con muchas ganas este periodo post vacacional. El propio Carlo Ancelotti, que le dejó claro que podía seguir, aunque será el séptimo en las rotaciones de la medular (tras Casemiro, Modric, Kroos, Fede Valverde, Camavinga y el recién llegado Tchouaméni), matizaba recientemente sus palabras con un "no me molesta", tampoco demasiado halagüeño.

Aunque para algunos béticos ese ímpetu por quitarse la espinita en su último año de contrato con los merengues, que no tienen previsto ofrecerle la renovación, es casi una traición, Dani no se olvida ni mucho menos del equipo de sus amores, al que no ha dejado de mandarle guiños. Hace dos ventanas, su dolencia y las urgencias en el lateral derecho por la lesión de Sabaly hicieron a Cordón priorizar el desembarco de su amigo Bellerín, aunque se habla de un pacto para el retorno en cuanto los astros, deportivos y económicos, se alineen en Heliópolis. Bien este verano, como desea el centrocampista, bien en 2023, ya sin contrato en vigor y en condiciones más ventajosas que las actuales, pues el Real Madrid no baja de 10 millones para liberarlo.

Dentro de ese contexto, el Real Betis ha modificado su hoja de ruta, que pasa por activar 'palancas' y aligerar la nómina de su plantilla, mejor si es con ventas, para inscribir a los nuevos, cuadrar las cuentas y hacer hueco a los que faltan. Bellerín, Aouar y Ceballos, pero en ese orden, por lo que todo hace indicar que, para que el actual dorsal 19 de los merengues vuelva a casa, debe fallar antes la opción del franco-argelino, por cara o porque se decida por otro club. Entienden, además, en La Palmera que, conforme se acerque el 1 de septiembre, las pretensiones de Arsenal (por el lateral derecho), Lyon (por el medio creativo) y Madrid (por el utrerano) se irán relajando hasta acercarse lo máximo posible al coste cero. Entonces, se echarán números para ver cuántos y quienes pueden venir.

Mientras tanto, Ceballos presumía en sus redes sociales de un regate a Kroos y una posterior asistencia de tacón a Lucas Vázquez durante un entrenamiento, acompañando el vídeo con un mensaje en el que se veían cuatro emoticones: un balón, unas herramientas (aludiendo al trabajo), un mago... y un corazón verde. Precisamente verde, con todos los colores que hay. Un detalle quizás insignificante, pero que demuestra que, aunque sea de manera inconsciente, no olvida sus orígenes y su destino preferido.