Hueco blanco

El calor, un aliado para Manu Bejarano en los entrenamientos

El sevillano, tercero en la general de la Lamborghini Super Trofeo Europa, acelera en su preparación de cara a Paul Ricard, donde también se esperan altas temperaturas

El calor, un aliado para Manu Bejarano en los entrenamientos
Bejarano, junto a su ingeniero en Imola. - Estadio Deportivo
Estadio DeportivoEstadio Deportivo3 min lectura
Se le está haciendo largo el parón antes de la carrera en Paul Ricard a Manu Bejarano. Tercero en la general de la Lamborghini Super Trofeo Europa tras sus dos cuartos puestos en Imola a principios de abril, el sevillano mira con ambición a la cita en el trazado francés del 3 y 4 de junio, cuando espera "pelear por el podio". Serán casi dos meses de espera antes de subirse de nuevo a su coche, tiempo en el que no ha parado de entrenarse para llegar en las mejores condiciones.

Y es que el piloto sabe lo que le espera en el circuito galo, donde rodó a finales de abril en un test en el que siempre estuvo en la parte alta de la clasificación de tiempos: mucho calor en el coche entrado ya en el mes de junio. Si a principios de abril perdió unos dos kilos en Imola, el andaluz prevé que en Paul Ricard, con altas temperaturas, pierda entre tres y cuatro kilos, por lo que se prepara de manera exhaustiva con esa perspectiva con sesiones físicas por la mañana y por la tarde combinado distintos ejercicios.

"Este fin de semana me entrenaré en el circuito de Campillos con el kart para no perder el feeling con el asfalto. No son los casi 700 caballos de potencia del Lamborghini, pero es un trabajo que sirve. Además este calor me servirá para habituarme a lo que me esperará en la carrera de Paul Ricard", explica el piloto, que trabaja a diario también el aspecto físico ante el desgaste que le espera: "Durante las carreras no me hidrato. Podría montar algún sistema, pero creo que me restaría más en competición de lo que podría beneficiarme. Sé que tengo que llegar bien preparado en ese aspecto para las próximas citas".

Para ello Bejarano realiza sesiones de fitness ajustadas a su especialidad en el centro de entrenamiento La Jungla Workout. "Los dueños y monitores son amigos y me ayudan adaptando el trabajo lo más posible a las condiciones que me puedo encontrar en carrera. Todo este calor con el que estoy entrenándome me puede venir bien para aclimatarme a lo que se espera en dos semanas en Francia", afirma el andaluz, deseoso ya de que llegue esa nueva parada en la Lamborghini Super Trofeo Europa: "Este parón se me está haciendo muy largo. Las sensaciones de la jornada de test en Paul Ricard fueron muy buenas y tenemos altas expectativas para luchar por el podio allí. Si hace calor puede ser una ventaja con la que contrarrestar el hecho de rodar solo (otros equipos cuentan con dos pilotos que se intercambian). Confío estar a la altura de lo que el equipo espera", indicó.