Barcelona 1-3 Real Madrid: La crisis se marcha a las Ramblas

24.10.2020 | 18:03
Barcelona 1-3 Real Madrid: La crisis se marcha a las Ramblas

El Madrid llegaba tocado y casi hundido tras dos derrotas ante rivales muy inferiores. Y el Barça tenía la oportunidad de ponerle la puntilla y de, paso, complicarle mucho el futuro al técnico más exitoso de los últimos años. Pero en este loco inicio de temporada nada es como parece. Los blancos salieron vivos del Camp Nou y trasladaron la crisis a un Barça que lleva dos derrotas consecutivas en Liga y que no dio la sensación de equipo letal que había ofrecido en sus tres primeros partidos del campeonato.

Los de Koeman tuvieron sus opciones, especialmente en una primera mitad en la que Messi recordó al de otros tiempos, pero poco a poco se fueron desinflando y acavaron a merced de su rival. El Madrid se vio, otra vez, ayudado por el VAR, pero fuera de esa jugada polémica de la que se hablará mucho esta semana, demostró un compromiso mayor que su rival y Valverde y Asensio, que eran sustituidos al límite de sus fuerzas, era la mejor expresión de esa entrega. Una entrega que tuvo su premio.

Tras la recuperación de última hora de Sergio Ramos y Jordi Alba, la presencia de Pedri en el once de Koeman y la ausencia de Modric en el de Zidane destacan en unos onces previsibles. En un partido de este calibre, los técnicos no especulan y saleb con lo mejor que tienen.

El Barça apretó de inicio y presionó mucho la salida del balón, con un Ansu Fati muy motivado ante un Madrid que trataba de tener la pelota, pero no sabía cómo salir de su campo. Sin embargo, esa presión tan adelantada dejaba huecos atrás y la primera vez que los blancos superaron la zona de presión se adelantaron en el marcador. Fue a los cinco minutos. Un balón en profundidad sobre Valverde (5'), que el uruguayo, sólo ante Neto, colocó a la escuadra.


El partido se ponía de cara para un Madrid que tenía el partido donde quería e, incluso, Vinícius tuvo un balón para haberle dado un mazazo al partido. El brasileño la mandó a las nubes y, en un Clásico, eso es letal. Un minuto después (8'), la enésima ruptura del reaparecido Jordi Alba por su banda se tradujo un centro al centro del área pequeña para que Ansu Fati sólo tuviera que empujar el empate.


Todo volvía al inicio, aunque con una matización, que el Barça había comprobado las dudas en la banda derecha que defendía Nacho. Y empezó el asedio por ahí. No sólo con Alba, sino con Coutinho y hasta con Pedri o Fati, que aparecían por ahí. El Barça, poco a poco, se hacía con el mando del partido y a llegar con continuidad al área de Courtois. El Madrid, mientras tanto, buscaba descaradamente el contragolpe, pero el margen para la sorpresa ya lo había agotado.

O eso parecía porque tras un periodo de control blaugrana, con peligro pero sin ocasiones claras, a partir del minuto 20 el partido entró en una especie de locura en la que los porteros se erigieron como protagonistas. Courtois le sacó a Messi un gol cantado en el primer palo (22') y segundos después Neto hacía lo propio ante Benzema, que definió demasiado centrado cuando estaba solo ante el meta brasileño.

Fue un lapsus, aunque el ritmo no decreció. El partido seguía como había comenzado, a una velocidad vertiginosa. Con Messi muy participativo entre líneas haciendo mucho daño, el Barça daba más sensación de peligro que un Madrid que se encomendaba a los robos de Valverde y Casemiro y a la rapidez de Vinicuis para intentar equilibrar las fuerzas.

Así se llegaron a los diez últimos minutos de la primera parte, en los que el Madrid logró llevar el partido a donde pretendía desde hacía minutos, a tener algo más el balón y a frenar la locura previa en la que estaba sufriendo mucho. Asensio, inédito hasta ese momento, comenzó a aparecer y su equipo gano en fluidez, al tiempo que Messi decrecía su protagonismo. Así transcurrieron los minutos antes de un descanso que ambos se habían ganado.
 
Entre medias, Zidane realizaba su primer cambio dando entrada a Lucas Vázquez por un Nacho que se había visto desbordado por su banda e, incluso, había visto una amarilla. Supuestamente era por unas molestias, pero la cara del sustituido dejaba sus dudas.

Las tornas se cambiaron tras el intermedio y el que empezó presionando más en la cercanía del área rival fue el Real Madrid. Y, como en el final del perimer tiempo, eso se traducía en un equilibrio que ralentizaba el juego. Ahora los huecos los tenía el Barça y eso, con Messi, Fati, Coutinho, Alba... es sinónimo de peligro. Fati encontró su espacio a la espalda de Mendy y logró sacar un disparo rozando el palo en el 51; uno después fue Jordi Alba el que logró entrar por la izquierda, aunque su centro, esta vez, no encontró rematador. Pero la más clara la tuvo Coutinho (54') tras un centro de Ansu Fati en el que, solo ante Courtois, mandó al exterior de la red. Otra vez a sufrir los blancos.

Sin embargo, como en el arranque, cuando peor estaba es cuando salió a flote. Fue en una jugada polémica, de la que se hablará mucho y que recordará a la que hace unos días sufrió Sanabria en el Betis-Real. Sergio Ramos sufrió un claro agarrón dentro del área, el árbitro lo revisó en el VAR y decretó penaltí. El camero no falló. Desde ahí parece infalible y acabó superando a un Neto que le aguantó hasta el final.


Si antes atacaba el Barça, con el marcador en contra ya se fue a tumba abierta y acorraló a Madrid en su área. Los blancos entregaron claramente el balón, recularon y se encomendaron los últimos minutos a las contras. Las tuvo, pero Vinicius, que fue el encargado de iniciarlas, demostró que no tenía su día. 
 
Con Modric ya en el campo, poco a poco los blancos empezaron a contar con más posesión y a sufrir menos. Koeman reaccionó con un triple cambio ofensivo a diez del final, pero con lo que se encontró fue, a cinco minutos del final, con una triple ocasión blanca para haber matado el partido. Neto, primero con la mano y luego con la pierna, evitó hasta tres goles cantados de los blancos.

El Barça estaba K.O. y el partido también lo estuvo cuando Modric, en la enésima oportunidad blanca, tiró de veteranía para recortar a Neto, a su propio compañero y sentenciar a puerta vacía. Ver para creer.


 

Ficha técnica:

Barcelona: Neto; Dest, Piqué, Lenglet, Jordi Alba (Braithwaite 87'); Sergio Busquets (Trincao 81'), Frenkie de Jong; Coutinho, Pedri (Griezmann 81), Ansu Fati (Dembélé 81'); Messi.

Real Madrid: Courtois; Nacho (Lucas Vázquez 41'), Varane, Sergio Ramos, Mendy; Valverde (Modric 69'), Casemiro, Toni Kroos; Marco Asensio (Asensio 81'), Benzema y Vinicius.

Goles: 0-1 (5') Valverde; 1-1 (8') Ansu Fati; 1-2 (63') Sergio Ramos, de penalti; 1-3 (90') Modric.

Árbitro: Martínez Munuera (valenciano). Amonestó a Casemiro, Lenglet, Nacho, Alba, Messi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal