La portada de hoy
 
 
Estadio deportivo
Historia de la Eurocopa (II)

Italia 80-Inglaterra 96: De los milagros de Holanda y Dinamarca al triplete alemán

10.06.2021 | 13:15
Italia 80-Inglaterra 96: De los milagros de Holanda y Dinamarca al triplete alemán

ITALIA 80: Alemania recupera el trono

Alemania, pese a la profunda renovación de su plantilla, consiguió su segundo título continental en la Eurocopa de Italia'80, un torneo en el que se abrieron hueco en el Olimpo futbolístico jugadores que a lo largo de su carrera hicieron historia.


Jupp Derwall contaba con futbolistas como el meta Harald Schumacher, Uli Stielike, Bernd Schuster, Karl Heinz Rummenigge, Klaus Allofs y Lothar Matthaeus, y aún con apuros devolvieron a su país a lo más alto del trono europeo.


En la primera fase final con ocho equipos, que se dividieron en dos grupos, los germanos accedieron al partido definitivo tras vencer a Checoslovaquia (1-0) y Holanda (3-2) y empatar con Grecia (0-0).


Su rival fue el campeón del grupo 2, la sorprendente Bélgica de Guy This, que disponía de jugadores como Jean Marie Pfaff, Eric Gerets, Van der Elst y Ceulemans, y que de manera inesperada precedió en la tabla a Italia -con los mismos puntos-, Inglaterra y España.


La victoria sobre España (2-1) y los empates ante ingleses e italianos metieron a Bélgica en su primera y única final, en la que tocaron la gloria con la yema de los dedos pero, como otras tantas veces, Alemania acabó por llevarse el partido y el trofeo.


El gigantón Hrubesch, a los diez minutos, encarriló el partido para el cuadro alemán, que controló técnica y físicamente el choque ante un rival que trataba de plantar cara.


Pero una acción polémica en la que el colegiado decretó penalti de Stielike sobre Van der Elst, permitió a Bélgica empatar a los 72 minutos al transformar la pena máxima Vandereycken.


La final ganó enteros en emoción y en juego. Ambos equipos buscaron el triunfo y crearon varias ocasiones. En cambio, un córner fue aprovechado por Hrubesch a poco del final para dilapidar el sueño de los 'diablos rojos' y recuperar el mando continental.


La 'consolación' había sido para Checoslovaquia, que venció a Italia en la tanda de penaltis (9-8) tras acabar el partido con empate a un gol.


España, que había dejado en la cuneta a Yugoslavia y Rumanía en la previa, tuvo un inicio esperanzador con un empate a cero en el Giuseppe Meazza, aunque el juego de ambos no fue ni mucho menos brillante.


Pero un mal partido ante Bélgica (1-2), dilapidó buena parte de las ilusiones del cuadro de Ladislao Kubala, que necesitaba ganar a Inglaterra y que los belgas y los italianos no empataran en el otro encuentro.


Pero tampoco en el partido ante los ingleses en Nápoles fue propicio, porque pese a igualar el tempranero gol de Brooking con un penalti transformado por Dani al inicio del segundo tiempo el menudo extremo del Athletic fallo una segunda pena máxima (el colegiado había anulado el primer lanzamiento por la 'paradinha') y las facilidades dadas atrás, con un Luis Miguel Arconada inseguro, desembocaron en el definitivo 1-2 con una diana de Woodcock.


Partidos:

TERCER Y CUARTO PUESTO
21.06.80 Nápoles: Checoslovaquia 1-1 (9-8 p) Italia

FINAL
22.06.80 Roma: RFA 2-1 Bélgica

FICHA DE LA FINAL:
2 - RFA: Schumacher, Kaltz, K.H. Forster, Stielike, Dietz, Briegel (Cullmann, m.55), Schuster, H. Müller, Rummenigge, Hrubesch y Allofs.
1 - Bélgica: Pfaff, Gerets, L. Millecamps, Meeuws, Renquin, Cools, Vandereycken, Van Moer, Mommens, Van der Elst y Ceulemans.
Goles: 1-0, M.10: Hrubesch. 1-1, M.72: Vandereycken, de penalti. 2-1, M.88: Hrubesch.
Arbitro: Rainea (RUM). Amonestó a Forster, Millecamps, Vandereycken y Van der Elst.
Incidencias: partido disputado en el estadio Olímpico de Roma ante unos 47.864 espectadores.

FRANCIA 84: España roza el milagro y Platini guía a Francia

Michel Platini lideró como pocas veces nadie lo ha hecho a la selección de Francia para, aprovechando su condición de local en la Eurocopa de 1984, lograr su primer título en detrimento de España, cuyo milagro se diluyó entre el cuerpo de Luis Miguel Arconada.


Los galos, adiestrados por Michel Hidalgo y con una media de lujo en la que estaban además de Platini, Alain Giresse, Jean Tigana y Luis Fernández, habían ofrecido buenas vibraciones en el reciente Mundial de España 82 y las ratificaron en el torneo europeo, aunque para ganar contaron con la diosa fortuna.


Y es que la final del Parque de los Príncipes, muy equilibrada pese a las bajas de hombres como Andoni Goikoetxea y Antonio Maceda en el cuadro de Miguel Muñoz, se decantó por una acción de suerte, ya que un flojo lanzamiento de falta de Platini lo detuvo Arconada, quien había cuajado un espectacular campeonato, pero una vez con el balón bajo su cuerpo lo introdujo en su meta al tratar de atraparlo y levantarse.


Fue el fin de un bonito sueño para la selección española, que luego, ya al final, cuando estaba volcada sobre el área gala, encajó el segundo tanto, conseguido por Bellone.


Y es que España se plantó en esa final de manera sorprendente, a base de fe, coraje, lucha y hasta fortuna. El milagro, para muchos conocido como la 'flor' del fallecido Miguel Muñoz, tuvo varios capítulos.


El primero, el más recordado, se produjo en el último partido de la fase previa, al que España llegó con la necesidad de ganar por once tantos a Malta, algo por lo que casi nadie apostaba, y menos después de una floja primera mitad y de haber encajado un gol.


Pero lo que ocurrió en el segundo tiempo aquel 21 de diciembre de 1983 en el estadio Benito Villamarín de Sevilla fue espectacular y España, con el corazón por delante, fue aumentando la cuenta hasta que Juan Señor, a seis minutos del final, firmaba el 12-1 que la metía en la fase final en detrimento de Holanda, que había saboreado la clasificación.


Luego, en Francia, los españoles, aún con el regusto de esa histórica goleada, sufrieron lo indecible y repitieron varios milagros. Tras empatar en partidos pobres ante Rumanía y Portugal a un tanto necesitaba ganar en el último a Alemania para estar en semifinales, y lo consiguió cuando estaba el choque prácticamente acabado con un remate de cabeza de Antonio Maceda en plancha a centro de Juan Señor.


El 1-0 significó el adiós de Alemania y la clasificación de España, que ganaba por primera vez a los germanos en un partido oficial y se mediría en semifinales a Dinamarca, una selección que había mostrado muchas virtudes en el grupo que lideró Francia y en la que ya destacaba a las órdenes de Sepp Piontek un tal Michael Laudrup.


Los daneses se adelantaron pronto por medio de Soren Lerby y España igualó gracias a Maceda en el segundo periodo, en el que Arconada estuvo enorme y mandó el partido a la prórroga y al final el choque a los penaltis, en los que Elkjaer falló el quinto y Manu Sarabia metió a España en la final, la segunda de su historia tras la de 1964 del Bernabéu y el gol de Marcelino.


Pero en esta ocasión se había terminado la fortuna para España y se mantenía la de los galos, que se habían deshecho de Portugal en semifinales (3-2) con una diana en la prórroga, cómo no, de Platini.

Partidos:

SEMIFINALES

23.06.84 Marsella: Francia 3-2 Portugal
24.06.84 Lyon: Dinamarca 1-1 (4-5 p.) España

FINAL
27.06.84 París: Francia 2-0 España

FICHA DE LA FINAL:
2 - Francia: Bats, Battiston (Amoros, m.72), Le Roux, Bossis, Domergue, Giresse, Tigana, Luis Fernandez, Platini, Lacombe (Genghini, m.80) y Bellone.
0 - España: Arconada, Urquiaga, Salva (Roberto Fernández, m.85), Gallego, Camacho, Señor, Víctor, Francisco, Julio Alberto (Sarabia, m.77), Carrasco y Santillana.
Goles: 1-0, M.56: Platini. 2-0, M.90: Bellone.
Arbitro: Christov (CZE). Expulsó a Le Roux (m.85) por doble amonestación. También vieron tarjeta amarilla Luis Fernández, Gallego y Carrasco.
Incidencias: Partido disputado en el Parque de los Príncipes de París ante 47.368 espectadores.

ALEMANIA 88: La Naranja Mecánica II

La octava edición de la Eurocopa de Naciones se recordará por la estelar aparición en escena de la segunda versión de la 'Naranja Mecánica', una selección de Holanda que no sólo recordó a la de la era de Johan Cruyff, sino que la superó con el título continental.


Era un equipo que, dirigido por Rinus Michels, contaba otros grandes nombres -Frank Rijkaard, Ronald Koeman, Ruud Gullit, Marco Van Basten ...- cuyo fútbol volvió a encandilar al mundo del fútbol.


Holanda, con estos mimbres dorados, acabó por fin con su maleficio de la mano de Gullit y Van Basten en una final en la que superó a la URSS de Rinat Dassaev, de Zavarov, Mikhailitchenko, Belanov y Protassov, otro gran equipo.


De hecho el gol que consiguió Van Basten en la final, con una volea que superó por alto a Dassaev, ha pasado a los libros como uno de los mejores de la historia.


Curiosamente ambos equipos se habían enfrentado en la jornada inaugural de la primera fase, y la URSS había vencido por 1-0 y había terminado en cabeza del grupo por delante de los 'oranjes', que amarraron la segunda plaza con victorias ante Inglaterra (3-1) e Irlanda (1-0).


En semifinales, Holanda aguó la fiesta de los anfitriones por 2-1 en un partido que definió al final Van Basten. Antes Lothar Matthaeus y Ronald Koeman habían marcado de penalti.


En el otro encuentro, los soviéticos, dirigidos por Valeri Lobanovski, salieron airosos a un día lluvioso y frenaron en seco a Italia (2-0) con dianas de Litovchenko y Protassov.


Pero en la final el único color que hubo fue el naranja de un equipo que recogió con clase y fuerza el testigo de Cruyff y compañía catorce años después.


España, amparada en su buena Eurocopa anterior y en el ilusionante Mundial de México'86 -alcanzó los cuartos de final-, llegó a Alemania'88 tras superar en su grupo previo a Rumanía, Austria y Albania.


La 'Quinta del Buitre' y jugadores ilustres como Andoni Zubizarreta se habían hecho ya un hueco en la selección nacional y las esperanzas eran, nuevamente muy grandes. Su inicio de torneo fue bastante esperanzador con un triunfo sobre Dinamarca (3-2), pero el sueño quedó ahí porque las derrotas frente a Italia (1-0) y Alemania (2-0) significaron la prematura eliminación.

Partidos:

SEMIFINALES
21.06.88 Hamburgo: RFA 1-2 Holanda
22.06.88 Stuttgart: URSS 2-0 Italia

FINAL
25.06.88 Múnich: Holanda 2-0 URSS

FICHA DE LA FINAL:
2 - Holanda: Van Breukelen, Van Aerle, Rijkaard, Ronald Koeman, Van Tiggelen, Vanenburg, Wouters, Mühren, Erwin Koeman, Gullit y Van Basten.
0 - URSS: Dassaev, Khidiatulin, Demianenko, Litovchenko, Aleinikov, Zavarov, Gotsmanov (Baltacha, m.69), Mikhailichenko, Rats, Protasov (Pasulko, m.72) y Belanov
Goles: 1-0, M.33: Gullit. 2-0, M.54: Van Basten.
Arbitro: Michel Vautrot (FRA). Amonestó a Van Aerle, Wouters, Demianenko, Khidiatulin y Litovchenko.
Incidencias: Partido disputado en el estadio Olímpico de Múnich ante 72.300 espectadores.


SUECIA 92: Dinamarca, de la playa a la gloria

1992 fue el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en los que España ganó el torneo de fútbol masculino, pero también el que deparó una de las más grandes sorpresas en la historia de la Eurocopa, porque Dinamarca, que estaba eliminada y sus hombres de vacaciones, aprovechó la invitación por la baja de Yugoslavia tanto que se proclamó campeón de Europa en Suecia.


Eran los años en los que los fenómenos sociopolíticos y bélicos afectaban al este de Europa, tanto que la disgregación de la URSS provocó que su selección se presentara bajo las siglas de CEI (Confederación de Estados Independientes) y que a Yugoslavia se le prohibiese participar por el conflicto interno y la oposición de las repúblicas que estaban surgiendo.


Por ello, se dio la baja en la fase final a Yugoslavia, que había ganado el grupo IV de la fase previa y se cubrió su vacante con Dinamarca, que había sido segunda.


Sus futbolistas estaban gozando de las vacaciones cuando recibieron la noticia. No sólo se prepararon a marchas forzadas, sino que, casi sin hacer ruido y tras empatar con Inglaterra (0-0) y perder con Suecia (1-0), ganaron a Francia en el tercer partido (2-1) y se metieron en semifinales.


Con el meta Peter Schmeichel, el defensa Morten Olsen, el medio Kim Vilfort y el delantero Brian Laudrup como esqueleto del conjunto, se deshicieron de la mismísima Holanda de Ronald Koeman, Frank de Boer, Frank Rijkaard, Dennis Bergkamp, Ruud Gullit y Marco Van Basten.


Inasequibles al desaliento, con un fútbol sencillo, basado en la eficacia defensiva y en rápidos ataques, los daneses 'asaltaron' a la 'naranja mecánica'. Tras acabar el partido 2-2 en la tanda de penaltis el único que falló fue el héroe de la anterior Eurocopa, Van Basten, al que Scheichel le detuvo su lanzamiento.


Dinamarca ya estaba, contra todo pronóstico, en la final, y su rival sería Alemania, que tras quedar tras Holanda en el grupo 2, se deshizo de la anfitriona, Suecia, por un ajustado 3-2.


La final, disputada en el estadio Ullevi de Gotemburgo, fue la culminación y el estallido definitivo de la 'dinamita roja' como es conocida la selección danesa.


Los germanos, recién unificados y liderados por Jurgen Klinsmann, eran los auténticos y claros favoritos, pero un disparo de Jensen a los 19 minutos dio el primer y contundente aviso al cuadro de Berti Vogts.


El 1-0 reforzó la moral de los chicos de Richard Moeller Nielsen, tanto que se pertrecharon bien e incluso asestaron el segundo y definitivo golpe a los 79 minutos por medio de Vilfort.


La sorpresa se había consumado. Dinamarca había podido con Alemania... y con todos. De estar en la playa había pasado a encontrarse celebrando un éxito sin precedentes y casi sin la mínima preparación.


España contempló desde la distancia la revelación danesa, porque Francia, dirigida desde el banquillo por Platini, y con goles de Luis Fernández y Jean Pierre Papin, acabó con su encanto en Sevilla, donde ganó por 2-1, y ahí se terminó los intentos de estar en Suecia.


El conjunto de Vicente Miera perdió los dos encuentros ante los galos, en Checoslovaquia e Islandia. Fue quizá la fase previa más triste de la historia. Conclusión, tercer puesto del grupo 1 y eliminación.


Partidos:

SEMIFINALES
21.06.92 Estocolmo: Suecia 2-3 Alemania
22.06.92 Gotemburgo: Dinamarca 2-2 (5-4 p.) Holanda

FINAL
26.06.92 Gotemburgo: Dinamarca 2-0 Alemania

FICHA DE LA FINAL:
2 - Dinamarca: Schmeichel, Sivebaek (C. Christensen, m.65), K. Nielsen, L. Olsen, Christofte, J. Jensen, Vilfort, Piechnik, H. Larsen, Brian Laudrup y Povlsen.
0 - Alemania: Illgner, Reuter, Kohler, Buchwald, Brehme, Hassler, Helmer, Sammer (Doll, m.46), Effenberg (Thom, m.78), Riedle y Klinsmann.
Goles: 1-0, M.18: J. Jensen. 2-0, M.78: Vilfort.
Arbitro: Bruno Galler (SUI). Amonestó a Piechnik, Reuter, Hassler, Effenberg, Klinsmann y Thom.
Incidencias: partido disputado en el estadio Ullevi de Gotemburgo ante 37.800 espectadores.
Máximo goleador fase final: Bergkamp (HOL), Brolin (SWE), Larsen (DIN) y Riedle (GER), con 3 goles.

INGLATERRA 96: Alemania logra la triple corona

El fútbol volvió a casa, como rezaba la canción oficial de la Eurocopa de Inglaterra'96, y lo hizo con la confirmación de la frase del delantero inglés Gary Lineker: "el fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre gana Alemania".


Porque así ocurrió. Una vez más de nada valió que los rivales fueran superiores y mandaran. A la postre, de nuevo, ganó la selección germana.


Lo hizo de manera agónica, porque en las semifinales superó a Inglaterra en la tanda de penaltis y porque en la final, en la que estuvo al borde del k.o. después de encajar un tanto de pena máxima de Patrick Berger, se vio obligado otra vez a la heroica y remontó con dos dianas de Oliver Bierhoff, la segunda y decisiva en la prórroga, con lo que se convirtió en el primer gran 'gol de oro'.


El fornido atacante alemán, que saltó al campo en el segundo periodo en sustitución de Mehmet Scholl, derrumbó el sueño de la recientemente creada selección de la República Checa, que presentó un equipo novedoso, joven y con mucho futuro.


Ahí estaban jugadores como Pavel Nedved, Karel Porbosky o Patric Berger, que fueron creciendo durante el torneo, el primero con dieciséis equipos, que quedaron divididos en cuatro grupos.


Los checos primero dejaron en la cuneta a Italia y Rusia, luego, en cuartos, a un equipo de Portugal (1-0) que había dado muy buenas sensaciones, y en semifinales a Francia en la tanda de penaltis tras acabar el partido sin goles.


Fue un sueño muy bonito que casi se hace realidad. De no haber surgido el carácter luchador de los alemanes y el acierto de Bierhoff el éxito podría haber volado a Praga, pero, una vez más, ganó Alemania.


España, dirigida por Javier Clemente, solventó con autoridad la fase previa, en la que precedió a Dinamarca y Bélgica, y luego, en la fase final, tuvo un inicio discreto en Leeds con empates ante Bulgaria y Francia a un gol.


Por lo tanto, se la jugaba en el último encuentro frente a Rumanía. También sufrió, porque hasta el minuto 83, por medio de Guillermo Amor, no pudo sellar la necesitada victoria (2-1).


Obtenido el pase, Inglaterra fue el rival de turno en los cuartos de final. No podía haber peor enemigo. Era el anfitrión y el escenario era el templo de Wembley.


El equipo de Clemente, lejos de amilanarse en un ambiente espectacular, se creció. Hizo, sin duda, su mejor partido, tanto que Wembley por momentos enmudeció y se temió lo peor.


La actuación del colegiado francés Marc Batta estuvo rodeada de cierta polémica porque anuló un gol legal a Julio Salinas y no consideró penaltis un par de acciones en el área de David Seaman, a la postre el héroe inglés en la tanda de penaltis, a la que se llegó tras el inamovible 0-0, y en la que detuvo un lanzamiento a Miguel Angel Nadal, ya decisivo porque Fernando Hierro había enviado otro antes al larguero.


Una vez más España se despedía de una gran competición en los cuartos de final y después de haber cuajado el mejor encuentro. Los penaltis volvieron a ser letales para un equipo que no pudo superar el escollo de esta eliminatoria.

Partidos:

SEMIFINALES
26.06.96 Manchester: Francia 0-0 (5-6 p.) R. Checa
26.06.96 Londres: Inglaterra 1-1 (5-6 p.) Alemania

FINAL
30.06.96 Londres: Alemania 2-1 R. Checa

FICHA DE LA FINAL:
2 - Alemania: Koepke, Strunz, Sammer, Babbel, Helmer, Hassler, Eilts (Bode, m.46), Scholl (Bierhoff, m.69), Ziege, Klinsmann y Kuntz.
1 - R. Checa: Kouba, Kadlec, Hornak, Suchoparek, Poborsky (Smicer, m.88), Nedved, Rada, Berger, Bejbl, Nemec y Kuka.
Goles: 0-1, m.59: Berger, de penalti. 1-1, m.72: Bierhoff. 2-1, m.95: Bierhoff.
Arbitro: Pierluigi Pairetto (ITA). Amonestó a Sammer, Helmer, Ziege y Hornak.
Incidencias: Partido disputado en el estadio de Wembley ante 73.611 espectadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal