Hueco blanco

De jugar el Mundial de Los Sin casa a disfrutar del fútbol en La Liga

El jugador del Rayo Vallecano se encontraba sin hogar al vivir en el orfanato y disputó el torneo que le hizo profesional

De jugar el Mundial de Los Sin casa a disfrutar del fútbol en La Liga
El Rayo Vallecano celebrando un gol frente al Sevilla - Luisma Sánchez
Luisma SanchezLuisma Sanchez3 min lectura
Uno de los jugadores más queridos por la afición del equipo de Vallecas es sin duda alguna Tiago Manuel Días Correia, más conocido como "Bebé". El delantero portugués de 31 años acabará su sexta temporada como rayista, en la que siempre ha destacado por su potente disparo desde el tiro libre.

En una entrevista concedida al diario ABC, el luso se ha abierto por completo para dar a conocer su historia sobre cómo llegó al fútbol profesional y cómo se encuentra en el Rayo Vallecano.

"Contrariamente a lo que podría pensar cualquier persona, mi abuela analizó con razón que donde mejor estaría sería en el orfanato. Allí estudiaría y aprendería las cosas de la vida. Y así fue. Viví en él desde los nueve a los diecinueve años. ¿Y sabe lo que le digo? Que el orfanato me formó como hombre y me hizo futbolista", empezaba orgulloso de sus duros inicios Bebé.

Empezar en esta situación no es lo realmente común en cuanto se ve el panorama futbolístico profesional. Muchos jugadores se crían en un entorno que podríamos catalogar como normal, se preparan desde la base para llegar al fútbol profesional o quedarse por el camino. Quizás por eso sea la diferencia entre la historia de Bebé y el resto de los futbolistas.

"Yo disputé el Mundial de Los Sin casa en 2008 porque, en efecto, no tenía casa, vivía en el orfanato. Era en Bosnia y jugué con Portugal. Marqué cuarenta goles en seis partidos. Allí había ojeadores nacionales e internacionales. Y me fichó el Estrela da Amadora", continuaba el delantero rayista.

En 2010, tras su paso por Portugal, firmó un contrato con el Manchester United donde jugó más partidos con el equipo sub21. Jugó como cedido un año en Besiktas donde no tuvo apenas participación y al año siguiente regresó a los 'red devils'. Sin éxito en Turquía, el delantero probó suerte en Portugal en el Rio Ave y en el Paços de Ferreira, para más tarde fichar por el Benfica.

En las águilas no tuvo apenas continuidad y ya dio su salto a España con el Córdoba, que en ese mismo año le cedió al Rayo Vallecano, donde se fraguó su relación de amor con el equipo de Vallecas.