La portada de hoy
 
 

Estadio deportivo
OPINIÓN 

Lopetegui, sin mayoría absoluta; Rubi vuelve a temer por su escaño

11.11.2019 | 00:16

Con los 95 minutos que duró el derbi ya escrutados, Julen Lopetegui cerró el puño y lo elevó al cielo de Heliópolis en la celebración más efusiva que se le ha visto al vasco, a buen seguro, en toda su carrera deportiva. Hombre hierético, de pocas palabras y emociones contenidas, la celebración en el césped del Benito Villamarín delata los nervios que soportó y lo mal que lo pasó a pesar de la neta superioridad de su equipo durante casi todo el derbi.

Casi todo. Porque a pesar de que el Sevilla Fútbol Club volvió ayer a proclamarse ganador en el campo de su eterno rival y gobernará en la capital de Andalucía al menos hasta mediados de marzo, el conjunto nervionsense volvió a evidenciar lo mucho que le cuesta cerrar los partidos por muy a favor que sople el viento. Es decir, usando léxico electoral, se proclamó vencedor, pero sin mayoría absoluta; insuficiente para ser investido sin necesidad de pactos, coaliciones o mociones de confianza del electorado.

El Sevilla tuvo el control de la posesión, abrió mucho el campo y descosió por fuera al Betis, con la poderosa dupla Navas-Ocampos por la derecha y con la voluntad de Reguilón-Nolito en la zurda; con el control absoluto del sufragio en la medular, con una seguridad defensiva digna de ser envidiada y un gran Vaclik.

Con todos estos argumentos, con un 0-1 a su favor desde muy pronto y con un oponente aturdido, el Sevilla dio un paso atrás y dio vida a su rival, como ya hizo, por ejemplo, ante Valencia, Atlético o Eibar. Lopetegui sólo contará con pleno apoyo para gobernar cuando consiga que sus jugadores reflejen su superioridad.

Claro que, si hay alguien con el gesto torcido, ése debe der Rubi, quien vuelve a ver en riesgo su escaño tras la nula propuesta en un derbi ante su público.

En el triunfo ante el Celta y el empate ante un Madrid al que dejó a cero en medio de goleadas a Leganés (5-0), Galatasaray (6-0) y Eibar (0-4) demostró una solidez que no tuvo ayer. Además, arriba sólo fue capaz de generar peligro por medio del oportunismo de Loren y el atrevimiento de Fekir, quien se topó con un Diego Carlos que le conoce bien de la Ligue 1 y le negó toda opción de lucirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal