Estadio DeportivoHueco blanco

Ignacio Melgarejo: "Para mí Pineda es muy especial"

Ignacio Melgarejo: "Para mí Pineda es muy especial"
El joven sevillano compite en hasta 300 carreras al año. - Daniel González
Estadio DeportivoEstadio Deportivo8 min lectura
Pineda vivirá su gran cita anual con el turf en el Día de Andalucía, cuando se citarán en los cajones los mejores jockeys del panorama nacional, entre los que se encuentra Ignacio Melgarejo. El joven sevillano comenzó a abrirse paso en este deporte a una velocidad de vértigo, y es que en 2016 se proclamó mejor jinete amateur del mundo al conquistar el Campeonato del mundo FEGENTRI. A día de hoy figura como el quinto mejor jockey y en el hipódromo de su club tendrá una oportunidad de acercarse a los primeros puestos.

- ¿Qué significa para usted correr en el hipódromo que le vio crecer?
- La verdad es que es mi casa, yo vivo al lado y tengo muchos amigos aquí. Me hace mucha ilusión porque sólo es una jornada al año y es una fecha señalada en el calendario. Para mí Pineda es muy especial.

- ¿Qué se puede esperar de esta jornada de carreras en Sevilla?
- Será una jornada, como siempre, con mucha afluencia de público. Esta jornada sólo se da una vez al año, así que habrá mucha gente, muchos niños pequeños, conocidos... y será un evento muy bonito. En lo deportivo, corro en cuatro de las cinco carreras y me gustan mucho los caballos de la primera y de la segunda. Esperemos que pueda ganar alguna.

- Con 16 años se proclamó el mejor jockey del mundo amateur, ¿cómo vivió ese momento?
- La verdad es que fue emocionante y a la vez agridulce porque falleció uno de mis mejores amigos un mes antes. Las dos últimas carreras fueron en Doha (Qatar). Tuve una lesión y estuve dos meses parado. No asistí a tres carreras y el segundo clasificado me recortó muchos puntos. Llegué a Doha casi sin estar en forma, tuve poco margen de recuperación. Fueron unos meses intensos que se juntaron muchos factores para perder el campeonato, pero gracias a Dios y a Juan, mi amigo, nos hicimos con ello. Creo recordar que fui el más joven en conseguirlo de la historia. Fue algo precioso y a la vez emotivo ya que era una etapa de mi vida rara. Además quería dejar la universidad porque mi amigo estaba conmigo en clase y lo veía todos los días.

- ¿Cuál es la situación del turf en Sevilla?
- Podría ser mejor, pero también podría ser peor. El hipódromo de Dos Hermanas da carreras en invierno y cinco jornadas entre abril y mayo, pero la gente no rema hacia el mismo sentido. También por la apuesta externa, y es que nosotros vivimos de ella y en España no existe, y si la hay los hipódromos no reciben ningún tipo de comisión. Pero también hemos estado en situaciones peores en las que no ha habido carreras por temas de guerras internas.

- ¿Cómo cree que se valora su deporte en España?
- Es una situación complicada porque dependemos de Loterías y Apuestas del Estado, de la financiación de empresas privadas con el sistema de patrocinios y del dinero de los ayuntamientos de los hipódromos. Es decir, pendemos de un hilo muy fino. Los premios los financia, en gran medida, Loterías; el día en que deje de hacerlo tendremos problemas porque tendremos una financiación muy corta para pagarle a los profesionales. Así que en España no funciona como en otros países donde se dan comisiones por las apuestas, aquí las cosas funcionan de otra manera.

- ¿Qué diferencias encuentra con respecto a otros países de cara a labrarse un nombre?
- Labrarse un nombre aquí es más fácil que en Inglaterra,Francia, Irlanda, Estados Unidos, Australia, Dubái... En España no hay tanto nivel como en esos países, pero siempre hay muchos profesionales que se han hecho un hueco fuera. Somos un mundo de caballos pequeño pero en el que hay muy buenos profesionales, y lo hemos demostrado siempre, cada vez que hemos salido fuera.

- Este viernes volverá a correr frente a Janacek y Fayos, dos jockeys de talla mundial. ¿Qué siente al competir contra estos gigantes?
- Bueno, yo llevo compitiendo con ellos toda la vida. Les he batido muchas veces, pero, lógicamente, ellos me han batido más veces a mí. Sinceramente, podría decir que tenemos una relación paterno-filial, los veo todos los fines de semana, viajamos juntos y cuando terminamos hablamos mucho y me aconsejan, aunque luego en la pista no hay amigos. A fin de cuentas, si no te enseñan ellos, quién te va a enseñar; y si no enseñas a los que vienen detrás de ti, ¿qué clase de nivel podemos esperar para el futuro de este deporte?

- ¿Qué le espera después de esta carrera?
- Pues el domingo monto cuatro carreras en Madrid, el domingo una, que ya sería la primera jornada de primavera donde hay carreras los domingos hasta julio, luego son los jueves por la noche. Luego ya tenemos que prepararnos para las jornadas en San Sebastián en verano. Mi objetivo este año es ganar todas las carreras posibles y si no pues seguir trabajando como sigo haciendo todos los días.

- ¿Cómo compagina competir en la elite mundial en su deporte con sus estudios?
- Es un coñazo, la verdad. Yo me acostumbré de pequeño porque ya tuve que acostumbrarme cuando estaba en el colegio, y cuando te acostumbras a algo de pequeño luego es más llevadero. Estoy deseando terminar ya, porque a las carreras de todos los ‘findes’ hay que sumarle también los entrenamientos y termino el día muy cansado. Pese a todo yo espero ganarme la vida con algo ligado a los caballos porque si no me aburro y me deprimo.

- ¿Cómo fue dar el salto a las competiciones profesionales?
- Yo no tenía pensado pasarme a profesional porque quería tenerlo en un segundo plano pero, por circunstancias de la vida, tuve que elegir y no me arrepiento para nada. Es duro pero luego llega el domingo, gano una carrera y ya se me olvida.