Hueco blanco

Jorge Molina seguirá en Segunda con el Granada

El delantero se acercó a los aficionados tras el partido para confirmarles que continuará en el equipo pese a descender

Jorge Molina seguirá en Segunda con el Granada
Jorge Molina lamentándose tras fallar el penalti frente al Espanyol - Luisma Sánchez
Luisma SanchezLuisma Sanchez3 min lectura
El descenso con el Granada CF ha supuesto una piedra en la tan longeva carrera deportiva de Jorge Molina. Tras fallar el penalti que podría decirse que fue decisivo frente al Espanyol, se confirmó el empate (0-0) y los rivales por la permanencia del equipo nazarí no perdonaron e hicieron sus deberes.

A falta de veinte minutos para el pitido final, Collado hizo centro al área y el balón salió rebotado de la mano de Leandro Cabrera. Tras revisar el VAR, Hernández Hernández decretó la pena máxima. El experto desde los once metros del Granada, Luis Milla, se marchó lesionado en la primera parte. Jorge Molina asumió la responsabilidad. Un duelo de veteranos desde el punto de penalti: Diego López aguardaba los palos del Espanyol. El delantero ajustó demasiado y el balón salió fuera de la portería.

Minutos más tarde, en Mendizorroza, el Cádiz conseguía adelantarse en el marcador y mandaba al conjunto de Aitor Karanka a Segunda división. En un instante se fraguó la mayor de las pesadillas para el GranadaUn descenso más que triste debido a que se luchó hasta el último momento. Era el equipo que a priori más a favor lo tenía. Sin embargo, ni Mallorca ni Cádiz se relajaron en el último partido de la temporada, ni mucho menos.

Jorge Molina se mostró muy afectado en el césped tras el pitido final y pidió disculpas a la afición, que le mostró todo su apoyo en todo momento. El delantero no pudo ocultar las lágrimas a pesar de su veteranía en los terrenos de juego. Tras alcanzar la gloria llevando al Granada por Europa, ahora el ex del Betis sabe lo que es también no conseguir los resultados.

Tras el partido, el jugador quiso acercarse a la afición, que le reclamaba a gritos un "¡Jorge quédate! ¡Jorge no te vayas! ¡Ahora en Segunda no!". El delantero hizo gestos con su cabeza refiriéndose a que no se iba a marchar del club y permanecería en Segunda.

A sus 40 años, al delantero ya le queda poco que demostrar y probablemente sea una de las últimas temporadas (por no decir la última, nunca se sabe) en la que veamos a Jorge Molina vestido de corto. En Segunda división se reencontrará con otro viejo conocido con el que formó una de las duplas más goleadoras que se recuerdan en el Villamarín, Rubén Castro. Al igual que Molina, todo parece indicar que el delantero canario renueve con el Cartagena otro curso más.