Hueco blanco

Rubi, un despido con muchos argumentos

Rubi, un despido con muchos argumentos
- J. López
José LópezJosé López4 min lectura
Pocos o ningún argumentos le quedaban a la directiva del Betis -reunida de madrugada para decidir el futuro de Rubi- para justificar que el técnico catalán se sentase este jueves ante su ex equipo. El Betis aún sigue a una distancia prudente del descenso (8 puntos), pero llega uno de los implicados en la zona baja y todo lo que no sea ganar será complicarse la vida. Si a eso añadimos que el objetivo ya es 'imposible' (Europa está a 13 puntos con 24 por jugarse), que tras caer frente al Athletic Rubi se ha convertido en el peor técnico desde que Haro y Catalán tomaron el mando en el club verdiblanco, que el respaldo de la plantilla comienza a tener fisuras... 

El único argumento que podría haber justificado su continuidad es el rival que tendrá enfrente, un Espanyol en el que aún siguen la mayor parte de los jugadores con los que Rubi triunfó el pasado año y a los que conoce muy bien, o que el partido tendrá lugar en apenas cuatro días. Demasiado pocos.

El resto de argumentos que Alexis en una u otra ocasión ha dado se han ido cayendo por su propio peso. Incluso en el encuentro de ayer, en el que el Betis mereció algo más que la derrota, la imagen que ofreció es la de un conjunto tocado, muy nervioso atrás y con demasiada presión encima. Toda ella se le 'echó' en lo alto a Canales cuando asumió la responsabilidad de tirar el penalti.

Tras caer ante los bilbaínos, Rubi superaba Poyet como el técnico con peor porcentaje de victorias de los últimos años: los 26.66% de triunfos que tiene el catalán en sus 30 encuentros con el Betis empeoran, según datos de @LaLigaenDirecto, los 27,77 que ofrecía el técnico uruguayo, que dejó un mal recuerdo entre los aficionados verdiblancos.

Pero hay más y son los números propios de la presente temporada, en la que el Betis suma, en muchas facetas, cifras de descenso, ese lugar en el que Rubi cree que no iba estar nunca si seguía así. El conjunto verdiblanco es el tercer equipo más goleado (uno menos que el Espanyol y dos menos que el Mallorca) y el que menos veces ha dejado su portería a cero en lo que llevamos de temporada (4).

Y su fragilidad defensiva queda reflejada en que es el conjunto que más goles recibe en jugadas de estrategia y que más tantos ha encajado tras el saque de una falta, jugadas en la que la mano del entrenador tiene mucho que ver. Y eso que la 'fortuna' le ha echado una mano, pese a que el técnico verdiblanco apela a la "mala suerte" que ha tenido este equipo para justificar algunas derrotas como la de ayer. Y es que el Betis es el equipo que más lanzamientos al palo (11) ha recibido en lo que llevamos de Liga. Ante el Athletic fueron otros dos, que evitaron una derrota mayor.

Ya no había argumentos que sostuvieran su continuidd y la directiva, por tanto, obró en consecuncia.