Estadio DeportivoHueco blanco

Los problemas de la familia de José Antonio Reyes con su herencia envenenada

Varios son los millones de euros que se solicita a los herederos del malogrado futbolista, cuya gestión de su patrimonio en vida no fue la más adecuada; un chalé de cuatro plantas, un piso en Chipiona y varios locales comerciales en Bormujos han salido a subasta

Los problemas de la familia de José Antonio Reyes con su herencia envenenada
El último adiós a Reyes en el Sánchez-Pizjuán. - Lince
Sandra RomeroSandra Romero4 min lectura

La repentina muerte del exsevillista José Antonio Reyes en un accidente de tráfico el 1 de junio de 2019 sacudió al mundo del fútbol al mismo tiempo que dejó a su familia rota. El utrerano perdía la vida a los 35 años, junto a uno de sus dos primos que le acompañaban en el vehículo siniestrado.

Desde entonces, la familia de José Antonio Reyes, que por entonces militaba en el Extremadura, no ha levantado cabeza. Un problema familiar al que se ha sumado a lo largo de todo este tiempo, también, el referido a su herencia, siendo varios los inmuebles del jugador que han salido a subasta por impagos por parte de los herederos.

En concreto, tal y como apunta la revista Hola, se ha ordenado la ejecución hipotecaria de un chalé en Boadilla del Monte (Madrid) que el utrerano adquirió durante su etapa en el Atlético de Madrid. Junto a este inmueble, otro piso en Chipiona y siete locales comerciales que el jugador había adquirido en Bormujos (Sevilla).

Por el chalé de Boadilla, de cuatro plantas y con piscina climatizada, se reclama a los herederos, según apunta El Confidencial, 1,39 millones de euros, a los que habría que añadir otros 418.000 euros más en intereses.

En el piso de Chipiona, valorado en unos 135.000 euros, el futbolista solía pasar sus vacaciones junto a su familia. La subasta, en este caso, aún está abierta. En lo referente a los inmuebles de Bormujos, pertenecen a un lote de unos 20 locales comerciales que tendrían pendiente un impago hipotecario de 360.000 euros que ascendería ya, sumados intereses, a 550.000 euros. De ellos, han salido a subasta siete, tasados en 1,72 millones de euros, según el citado medio.

Según el periodista Kike Calleja (Mediaset), la herencia de José Antonio Reyes se habría convertido en un auténtico calvario para sus herederos. Un total de 18 inmuebles y todos ellos embargados por la mala gestión de su patrimonio que el malogrado futbolista hizo en vida y sobre la que no dejó testamento (debido a su juventud). Una dramática situación que ha llevado a catalogarla como una herencia envenenada, habiendo firmado sus hijos un documento para no heredar las múltiples deudas que ha dejado el futbolista. La subasta de estos inmuebles, por tanto, se antoja ahora la solución.

José Antonio Reyes debutó a los 16 años en Primera división con el Sevilla FC, pasando luego por clubes tan importantes como el Arsenal, Real Madrid, Benfica o Atlético Madrid. También probó fortuna en China, donde militó en el Xinjiang Tianshan Leopard Football Club. Era padre de tres hijos: José Antonio, Noelia y Triana. La causa de su accidente fue archivada en 2020, cuando, tras varios informes, se concluyó que el accidente se debió a la combinación de un "reventón del neumático trasero" y la "excesiva velocidad de circulación" del vehículo, un Mercedes Benz modelo S550.