Estadio DeportivoHueco blanco
Eguaras recuerda buenos y malos momentos en el Athletic

Eguaras recuerda buenos y malos momentos en el Athletic

El mediocentro del Almería ha hablado en rueda de prensa antes de enfrentarse al equipo donde se desarrolló como jugador

Luisma SanchezLuisma Sanchez6 min lectura

Íñigo Eguaras ha hablado hoy antes de viajar la Unión Deportiva Almería a Bilbao para enfrentarse al Athletic Club en San Mamés. Un partido difícil, pero que debe servir como motivo de inflexión para dar la vuelta al nivel mostrado en los últimos partidos donde han conseguido encadenar tres derrotas consecutivas. Rubi tendrá la llave para hacer que esto ocurra.

Las declaraciones de Íñigo Eguaras en rueda de prensa:

El estado del equipo tras el parón: “El partido llega pronto, es el viernes y queremos ganar porque venimos de tres derrotas consecutivas y el equipo necesita volver a encontrar sensaciones”.

El momento actual del equipo: “Autocrítica siempre tiene que haber cuando las cosas no van bien. Nos está costando mucho generar, defensivamente estamos sólidos porque no concedemos mucho, pero nos cuesta generar más en la parte ofensiva. No es cosa de delanteros solo, sino de todos. El ponerte por detrás y tener que remontar nos está costando, pero el equipo trabaja bien y sabíamos que esto iba a ser difícil. Ya con los cinco sentidos en el viernes.”

Lo necesario para ganar en San Mamés: “Han empezado muy fuertes, el estadio aprieta mucho y el equipo está sólido. Los de arriba generan muchas ocasiones y hacen goles, pero podemos ganar a cualquiera y tenemos que ir sin miedo, siendo valientes”.

“Tiene gente arriba muy rápida, crean mucho peligro en las transiciones y están con gol. Tenemos que hacer nuestro partido y aprovechar nuestras ocasiones, estando siempre dentro, que no se nos vayan en el marcador y con acierto”.

Volver a Bilbao: “Es especial volver donde crecí como jugador, pasé muchos años allí. Veré a gente que hace tiempo no veía en un estadio donde cada vez que iba se me ponían los pelos de punta. Será especial enfrentarme ellos”.

Su mejor amigo en Lezama: “Muniain es amigo mío desde la infancia. Nos fuimos a Bilbao de la mano y crecí con él. Empezó muy pronto en la élite y ahí están sus números, será especial vernos en el campo”.

El trato del Athletic con sus canteranos: “El trato al jugador es diferente. Su ideología es todo gente del País Vasco y Navarra, el jugador tiene que salir de la cantera y están muy atentos. El cuidado que tienen con los jóvenes de la cantera es especial”.

El peor momento en Lezama

Su recuerdo más traumático: “El primer año que fui a Bilbao un compañero con el que iba siempre a clase y jugaba conmigo tuvo un trágico accidente en el que perdió la vida. Se me hizo muy difícil porque estaba todo el día en el colegio y los entrenamientos con él y fue duro porque no tenía cerca a la familia para ayudarme. La gente de la residencia nos ayudó mucho, se me hizo duro volver a clase y ver que no estaba. Es un aprendizaje, te hace madurar y ver la vida de otra manera porque él no tuvo la suerte de lograr sus metas y aquí estamos también para hacer lo que él no pudo”.

El lado humano del futbolista: “Estamos expuestos tanto a lo bueno como a lo malo e igual la parte humana en este deporte no cuenta tanto de cara al espectador, va dentro de la profesión, pero te hace más fuerte para serlo dentro del vestuario porque el único apoyo que tienes es el de tus compañeros”.

El ambiente de San Mamés: “Es un ambiente para disfrutar, en pocos estadios se ve una afición que aprieta tanto. Hay que ser valientes y que la presión no pueda con nosotros. Debemos liberarnos porque es un partido más en un ambiente explosivo. Hay que disfrutar sin hacerse pequeño y ver si puedes sacar algo positivo”.

El rol del centro del campo del Almería: “Los dos primeros partidos, sobre todo ante Madrid y Sevilla en casa, sí que tuvimos menos posesión porque son rivales de alto nivel que quieren ser protagonistas con el balón. Pero en Elche y ante Osasuna o Mallorca tuvimos que llevar la iniciativa del juego, asemejándose más al año pasado. El rol es el mismo, aunque aquí es más difícil porque el ritmo cuesta más y los contrarios quieren robarte antes el balón. Tanto César como yo y los demás mediocentros pensábamos que iba a ser bastante más difícil y creo que nos sentimos cómodos”.

Sacar algo positivo: “Sobre todo no dejarles correr porque son balas, tienen buenos pasadores y te crean mucho peligro. Sacan la línea muy adelante, no sé si el primero o segundo, y habría que aprovechar esos espacios. En juego aéreo tenemos mucho potencial a balón parado y seguro que alguna vamos a tener”.