Hueco blanco

El Betis tiñe de verdiblanco la escudería Ferrari

El hotel de concentración está a una hora en coche del circuito donde este domingo se disputa el GP de Austria y Bartra -entrevistado por su ex-, Joaquín y Borja no han podido reprimir la visita. Tampoco Guardado, que ha adelantado sus vacaciones

El Betis tiñe de verdiblanco la escudería Ferrari
Joaquín, Bartra y Borja Iglesias, junto a Carlos Sainz en el GP de Austria. - Scuderia Ferrari
Juan SierraJuan Sierra5 min lectura

El Real Betis trabaja desde el pasado jueves en su primera concentración de pretemporada, con el pequeño pueblo austríaco de Schladming como cuartel general para iniciar la versión 3.0 de El Plan de Manuel Pellegrini. Los verdiblancos se encuentran en el estado de Estiria, limítrofe con la frontera de Eslovenia y lugar que ha sido sede de acontecimientos deportivos como el Campeonato Mundial de Esquí Alpino de 2013 o el GP de Austria de la Fórmula 1.

Precisamente, el 'Gran Circo' del automovilismo mundial está este fin de semana en Austria y el circuito donde Carlos Sainz intentará repetir la gesta de Silverstone (Inglaterra) se encuentra a sólo 90 kilómetros del hotel de concentración del Real Betis. Un recorrido en coche de poco más de una hora que no hay sido impedimento alguno para que los futbolistas verdiblancos -entre los que hay mucho fanático de la F1- realizasen una visita.

Las redes sociales fueron testigos del empeño de Joaquín Sánchez, Marc Bartra y Borja Iglesias de teñir de verdiblanco el característico color rojo de la escudería Ferrari. Los tres futbolistas del Betis posaron junto al piloto madrileño Carlos Sainz, a quien regalaron una camiseta del equipo heliopolitano con el dorsal 55, que es el que luce el bólido del español y a quienes agradecieron la invitación, hecha pública por la propia empresa italiana.

Curiosamente, la periodista Melissa Jiménez -hasta hace poco pareja de Bartra y madre de tres hijos con el central catalán- localizó a los tres jugadores a pie de pista y no pudo reprimir la tentación de pedirles unas palabras. "Es una pasada poder vivirlo y sentirlo desde dentro, gracias a una escudería como Ferrari, que nos ha hecho el favor de dejarnos estar aquí. Es una pasada y estoy muy feliz de vivir otro deporte de esta manera", manifestaba el Panda.

"Que esté ahí Carlos Sainz es muy importante para el país y un orgullo para todos. Tengo amigos a los que le encanta el motor, ha sido un honor poder estar con él, nos hemos saludado, hemos podido hablar con él y ojalá pueda ganar", indicaba el propio Bartra.

Muy contento, con mis dos compañeros, es la primera vez que veo en directo la Fórmula Uno y es espectacular", aseguraba el recién renovado Joaquín. "Me quiero ir, pero no me dejan y no hay manera de que me vaya. Estoy muy feliz, Melissa, ha sido un año muy importante para nosotros, después de tanto tiempo sin poder disfrutar de un título. Feliz y, desde ya, a por otra temporada ilusionante, competitiva y que también va a tener mucho trabajo", añadía el capitán del Betis, ya en tono futbolístico.

No fueron los únicos béticos. Aún más sorprendente fue la imagen compartida en las 'stories' de Instagram por el mexicano Andrés Guardado, animando a su compatriota Checo Pérez (Red Bull). El centrocampista aún está oficialmente de vacaciones tras acudir a la llamada de su selección tras el término de la temporada 21/22, pero ya se encuentra en Austria para asistir a la carrera de este domingo y, previsiblemente, se incorporará mañana lunes a la concentración del Betis.

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), actual líder del Mundial de Fórmula Uno, salió primero este domingo en el Gran Premio de Austria, el undécimo del año, que se disputa en el circuito propiedad de su escudería, donde el español Carlos Sainz (Ferrari) partió tercero por detrás de su compañero Charles Leclerc. Su compatriota Fernando Alonso (Alpine) -que no salió ayer a causa de una avería- lo hizo desde el fondo de la parrilla; mientras que el mexicano Sergio Pérez (Red Bull) arrancó quinto. ​