"Hay un Navas de cara al público y otro dentro del vestuario"

19.11.2019 | 11:59
Juan Manuel Ávila posa con su libro para su entrevista con ESTADIO

Juan Manuel Ávila Llorente (Sevilla, 1961) es periodista desde el año 83 con una extensa carrera en numerosos medios, como ABC, Cope o EFE. Durante una década siguió los desplazamientos del Sevilla FC siendo cronista de la época más laureada de la historia del conjunto hispalense. Desde julio de 2011 colabora con medios de comunicación del Sevilla FC. Ahora nos presenta su última creación, un libro titulado "Jesús Navas, un duende de leyeda" donde se hace honor a la figura del capitán sevillista a través de más de treinta entrevistas a diversos protagonistas y personas cercanas al jugador, además del propio Navas, nos muestra una perspectiva del de Los Palacios nunca vista hasta el momento.

-¿Qué podemos esperar del libro?

-Se trata de una historia de superación, alguien que por su carácter y timidez en cuanto a todo lo que rodeaba al fútbol fuera del balón y el campo estuvo a punto de hacer que se perdiera como futbolista, y acabó superándolo, primero en el Sevilla y luego en la selección, donde sigue jugando. Es otro logro de su carrera.

-¿Cómo surgió la posibilidad de hacer un libro sobre Jesús Navas?

-Se unieron dos circunstancias. Primero era una idea que tenía en la cabeza pero sin fecha para hacerlo, luego llegó una propuesta de la editorial Samarcanda y de mi amigo Daniel Pinilla, con quien ya había tenido otra aventura literaria pero que nada tiene que ver con esta. La amistad y que Dani sabe que conozco de primera mano la vida de Jesús fueron los frutos del ofrecimiento y empezamos a trabajar, primero con documentación y luego entrevistando a personas cercanas a Jesús para que nos contaran su personalidad. Es curioso que lo que más me costó fue hablar con él. Sé que no le gusta salir en los medios, que es parco en palabras y por eso lo deje al final, y aun así me costó. Me habría gustado tener más tiempo con él, pero bueno, son más de 30 entrevista, entre ellos los dos presidentes del Sevilla que él ha tenido como jugador, varios entrenadores como Jiménez o Caparrós, algunos compañeros como Palop o Negredo y también personas de su entorno, como su mujer o su hermano. Entre todos hemos dibujado el libro.

-¿Cómo ha sido el proceso de elaboración?

-Los primeros meses fueron de mucha hemeroteca, visionado de programas de televisión, entrevistas de radio, prensa... Luego ya se comienzan con las entrevistas a las personas más cercanas.Con el primero que conseguimos contactar fue Vicente del Bosque tras la vuelta del jugador con la selección. Es al único que no le hemos hecho la entrevista en persona. Algunos podrían pensar que su vuelta con España sería algo circunstancial o un reconocimiento como se hizo con Villa, pero no ha sido así. Yo lo único que espero es poder hacer una reedición del libro y que la nueva portada lleve una ilustración de él levantando un título como capitán del Sevilla.

-Alguna anécdota que le haya sorprendido.

-Me llamó la atención que casi todos coinciden en su carácter guasón, te choca. Es algo que muestra más dentro del vestuario y de su círculo de amigos y se cuenta en el libro. Tampoco lo vamos a destripar, pero sí que se puede afirmar que hay un Navas de cara al público y otro dentro del vestuario. Gallardo cuenta que durante los entrenamientos, si están repartiendo petos, él va corriendo; si el balón sale fuera. él corre a buscarlo, no se dosifica, es un chico inquieto. Marchena también cuenta anécdotas relacionadas con la concentración del Mundial que invito a que se lean.

-Estamos hablando acerca de la personalidad de Jesús Navas y su timidez. ¿Le costó adaptarse al fútbol de élite?

-El salto al fútbol, a jugarlo y la presión del campo no le ha costado. Jesús en el campo y entrenando es distinto a como es fuera. Las entrevistas, la fama, que lo paren por la calle, el tema publicitario, que ha explotado poco, eso es otra historia. Luego hablas con los compañeros y lo que es evidente son sus números, más de 700 partidos entre Sevilla, Manchester City y la selección. Está claro que en registros, por su forma de jugar, no va a ser el máximo goleador del club, pero en número de partidos va a ser difícil que alguien venga por detrás y lo supere, a pesar de que ha estado cinco años fuera. Va a cumplir 34 pero me aventuro a decir que, si las lesiones le respetan, va a estar jugando hasta los 40, a él ganas no le faltan.

-Él empezó siendo un extremo y desde su última etapa en el City viene haciéndolo de lateral.

-Eso le da más recorrido futbolístico, antes de su vuelta se hablaba de que se había estancado como extremo, una posición que los equipos ya no usaban, por lo que su vuelta generaba un cierto debate, pero su hambre y adaptación le han permitido hacer algo que para todos era impensable, menos para él claro, que era volver a la selección, cuyas listas seguía con ilusión. Sería curioso ver cuántos futbolistas han sido internacionales en dos posiciones tan distintas, porque es verdad que muchos extremos pasan a laterales, pero es algo que suele pasar al inicio de la carrera, no en la etapa final. En el Sevilla está el ejemplo de Curro San José, que dos o tres años después de estar jugando como extremo modificó su posición durante la década siguiente, pero es que Jesús lo ha hecho al superar los 30. Es algo por lo que está agradecido a Guardiola, que fue quien lo vio y le probó ahí. Luego él habla sobre el ejemplo que tenía en Dani Alves cuando era su compañero, que a pesar de las carencias defensivas que tenía aportaba tanto en ataque que al final acababa compensando tenerlo en el campo.

-¿Le resultó difícil estar cinco años en Inglaterra?

-Es otra cosa que se refleja en el libro a través del testimonio de la mujer, que no fue así. El sevillismo esperaba que volviese antes de lo que lo hizo por esto mismo, pero tanto la mujer como el hermano han afirmado que no habría tenido problemas para seguir en el City. El clima no le afectaba porque él estaba centrado en el fútbol. Además, por su forma de ser él valoraba enormemente el hecho de que por la calle estaba tranquilo, al no ser un primer espada del equipo pasaba más desapercibido, lo que no significa que no sintiera el cariño de la afición. Aun así era un jugador importante para el City, en su último año participó en 36 partidos siendo la temporada que menos jugó. También es verdad que ha tenido la suerte de no tener demasiadas lesiones, aunque una de las que más le dolió fue en el tobillo justo después de haber ganado liga y copa en Inglaterra ya que no pudo ir al Mundial de Brasil.

-Se trata de un referente para el club y los chicos de la cantera.

-Eso es algo que tienen muy claro en el club, incluido el presidente actual, que fue quien propuso poner al estadio de la ciudad deportiva su nombre. Suele ser un reconocimiento que se hace una vez el jugador está retirado, y no activo. Agustín López, coordinador de la cantera y mano derecha de Pablo Blanco, me dijo la importancia que tenía esto. Estás con los chicos y les dice: miradlo, lleva aquí casi 20 años y sigue entrenando con la misma ilusión y con una sonrisa. Para ellos es importante tener alguien con esos valores. Los propios jugadores del primer equipo lo destacan, y eso que es un jugador fuera de lo común hoy en día: no tiene tatuajes, ni pendientes, no lleva el pelo teñido... Hay un capítulo del libro titulado 'rara avis', que es un calificativo que usa Pablo Alfaro. No es el prototipo estético de futbolista actual, pero obviamente sí en cuanto al rendimiento. También hay algunos capítulos dedicados a la capitanía. No es al típico jugador que te imaginas dando arengas en el vestuario, pero motiva y es un claro ejemplo de esfuerzo, los propios entrenadores lo ponen en valor.

-Además de todo esto, es nada menos que campeón de un Mundial.

-Es que creo que la dimensión del futbolista es inimaginable, no sé si él es consciente pero no va presumiendo ni con la medalla en el cuello, pese a esa anécdota de que durmió con la medalla de campeón durante un mes. Pero no presume de lo que es, sigue siendo bastante esquivo con entrevistas aunque obviamente ha habido una evolución. Desde que es capitán ha sido él quien ha dado la cara cuando se ha producido una dura derrota.

-Aunque estamos hablando de una retirada a los 40, ¿tiene ya algo pensado para entonces?

-Él no sabe qué hacer cuando se retire, pero su mujer dice que un año sabático se tienen que dar. Ella lo ve en algo relacionado con el fútbol, pero más que como entrenador, en una escuela con los niños porque él sigue viendo al fútbol como algo para divertirse.

-¿Cabe la posibilidad de que le entreguen un reconocimiento en activo como el dorsal de leyenda?

-No, no le darán el dorsal de leyenda en activo por el funcionamiento que tiene. En el club lo llevan a rajatabla de forma cronológica. Se han dado candidaturas para jugadores que han conseguido títulos más recientemente como Palop o Kanouté, pero quieren seguir la cronología. Al final tienen 40 años, no pueden saltarse a los anteriores porque podría genera equivoco. Si se lo das a alguien por tener 6 títulos y luego el siguiente por ser internacional diez o doce veces parece que lo devalúas, en la historia del club hay futbolistas muy importantes antes del siglo XXI. Se lo acabarán dando, y ahora mismo está más que premiado, no hay mayor título que el estadio de la ciudad deportiva llevando su nombre.

-¿Cómo está viendo al equipo actualmente?

-Pues mira, para empezar destaco y reconozco que el día de la gala del 25 aniversario de la SER saltó la noticia de la posible llegada de Lopetegui, y yo vine a decir que la opinión generalizada del sevillismo no cuadraba con él por todo el pasado reciente que había tenido, tanto en el Madrid como en la selección. Al final eso queda en segundo plano gracias a su trabajo y el rendimiento que le ha sacado a la plantilla, su trabajo es el que habla por él y le ha dado la razón al que sigue capitaneando los elogios, que no es otro que Monchi. Traer trece jugadores y sacarles tanto rendimiento a la mayoría es muy difícil. También hay que poner en valor que el equipo era identificable desde el primer día, con lo complicado que es adaptarse a un vestuario con tantos jugadores nuevos.

-Por otro lado, las dudas que se han generado siempre están vinculadas al poco o limitado gol que el equipo tiene, pero no al juego que desarrollan. Si consiguen transformarlo en goles pelearán por puestos altos. Además también hay que reconocer que el equipo sale desde el principio a por los partidos, que es algo que no sucedía siempre en temporadas pasadas, especialmente en los partidos fuera de casa. Si a todo esto le sumas la dinámica de puntos que llevan los equipos de arriba, puede ser que acaben peleando por la liga. Desde luego el Sevilla está en condiciones de entrar en Champions e incluso pelearle la tercera plaza al Atlético de Madrid.

-También está la Europa League, donde el equipo lleva pleno de victorias.

-Es una competición que sigue generando mucha ilusión entre la afición. Es verdad que está el caramelo de la final en tu estadio, aunque sea la próxima temporada y lo normal es que el Sevilla no juegue esa edición. Sin embargo, creo que sería una pieza inmejorable para el museo, ganar un nuevo título europeo y además en tu propio estadio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal