Sevilla FC 2-0 Barcelona: Un insaciable Sevilla FC que siempre quiere más

10.02.2021 | 23:07
Sevilla FC 2-0 Barcelona: Un insaciable Sevilla FC que siempre quiere más
Con el Barcelona enfrente y 90 minutos por delante, ninguna renta es tranqulizadora. Pero qué duda cabe de que el Sevilla FC ha firmado esta noche el partido soñado para avivar la llama de la ilusión por alcanzar una nueva final, esta vez en la Copa del Rey. Una gran primera mitad de los de Lopetegui, coronada con el golazo de Koundé, dio paso a una segunda en la que los azulgranas apretaron en busca del empate, si bien los nervionenses nunca se descompusieron y encontraron petróleo en el epílogo con una contra materializada por Rakitic. Gran resultado y mejor imagen de un equipo sólido que se encuentra en un gran estado de forma, al que ni el mejor Barça de la temporada pudo hacerle un gol.   

Con Papu Gómez en el once, en lugar del lesionado Ocampos, el Sevilla FC salió mandón al primer asalto de la semifinal copera, queriendo el cuero para imponer su estilo. Pero enfrente estaba un crecido Barcelona que apuesta por el mismo sello. Los dos ejercían una presión adelantada sobre su adversario y nadie rifaba un balón en esos primeros minutos de tanteo en los que el esférico corría sobre el césped del Pizjuán sin apenas interrupciones.

 
En el bando azulgrana, la sorpresa era Junior en el lateral diestro. Y por ese costado comenzó llegando el conjunto culé, con un centro del ex bético que repelió Diego Carlos o un buen robo de balón de Dembélé también abortado por la zaga sevillista. Los nervionenses, por su parte, lo intentaban con pases filtrados de Suso, que de momento no lograba conectar con En-Nesyri.

Pero la primera gran ocasión la tuvo a los 11 minutos el de casi siempre. Griezmann metía un gran pase picado por encima de la defensa blanquirroja y Messi remataba al primer toque algo escorado, evitando el tanto Bono con la puntera de su bota. También avisó De Jong con un disparo que se estrelló en la defensa nervionense. Pero no se amedentretaba el Sevilla FC, que respondía en el 19' con u n disparo cruzado de Koundé desde el interior del área que se marchó fuera por poco, tras un gran cambio de juego de Jordán y la diablura y el pase atrás de Suso pegado a la línea de fondo.   

Era sólo un aviso. El central francés estaba decidido a seguir aumentando su valor en un escaparate de enjundia y se marcó un jugadón en el 25' para poner por delante a los suyos con chut muy similar al que había intentado minutos antes, esta vez después de una galopada desde la cueva marca de la casa en la que acabó colándose en el área culé para fusilar a Ter Stegen tras apoyarse primero en Suso y luego en Fernando y superar hastab a tres rivales, el último de ellos Umtiti, con un autopase.  


Como si de un delantero de quilates se tratase, Koundé subsanaba de ese modo las dificultades sevillistas para conectar con En-Nesyri en un partido muy igualado hasta ese momento, en el que Papu Gómez abandonaba la izquierda y se metía descaradamente por dentro, hasta su mismo campo, para pedir el balón e intentar hacer de Banega, lo que obligaba a multiplicar las ayudas de Jordán a Escudero en banda ante el activo Dembélé. 
 
El gol le sentó de maravilla al Sevilla FC, que ganó en control gracias a su gran colocación y sus rápidas recuperaciones para impedir que el fútbol del Barça fluyese. No exhibían una gran profundidad los de Lopetegui, pero su gran acierto en el pase le permitía conservar el balón y llevar el partido a su terreno, ganando en posesión para minimizar los riesgos, siempre con las líneas adelantadas. 

El plan sevillista estaba claro: tocar y tocar para madurar la jugada. Y así estuvo a punto de marcharse al descanso con una renta mayor. Primero probó fortuna En-Nesyri con una acción personal en el 42' en la que sí pisó área, si bien se trastabilló al intentar marcharse de Umtiti. Pero la gran oportunidad llegó en el alargue del primer acto, con una acció que nació en la diestra con la incursión de Aleix Vida y acabó en la banda contraria con el misil de Escudero que provocó el paradón de Ter Stegen.  

Tras el paso por vestuarios, el Barça intensificó su presión adelantada, pero el Sevilla FC respondía con la internada y el pase atrás del Papu que no pudo aprovechar Rakitic, cuyo flojo disparo se estrelló en el cuerpo de Mingueza, al igual que hizo el de Messi a renglón seguido en un defensor sevillista. Todo ello, en un eléctrico comienzo del segundo tiempo, con llegadas por ambos bandos. La tuvo De Jong para los azulgranas, pero Koundé, jugándose el penalti, llegó 'in extremis' para impedir el remate del holandés, replicando En-Nesyri con otra clara ocasión en la que le faltó el último recorte frente a Umtiti para plantarse solo ante Ter Stegen.

La sensación, pese a todo, era que el Barça le había metido una marcha más a su juego. Y de nuevo apareció la figura salvadora de Bono para desviar a córner el clásico disparo con rosca de Messi desde la frontal, tras una veloz contra y la dejada de De Jong, sufriendo también los sevillistas con hasta tres córners de Dembélé muy cerrados en los que buscaba el gol olímpico. 

Metido cada vez más atrás por el empuje de Barça, el contragolpe era el modo de respirar que encontraba el Sevilla FC, que no conseguía sin embargo afinar en sus contados escarceos ofensivos, alcanzándose el ecuador de este periodo con la cuota de protagonismo habitual de Mateu Lahoz, cuya solución al leve aunque manotazo de Messi sobre el rostro de Jordán, en su intento por sacar rápido una falta, fue una amarilla€ para el centrocampista nervionense, lo de siempre en estos casos.
 
Lopetegui era consciente desde la banda de la pérdida de protagonismo de su equipo e intentó revertir esa tendencia con un triple cambio, sacando del campo al amonestado Escudero, a un Papu que se había diluido y a En-Nesyri por Rekik, Munir y De Jong. Un movimiento que no detuvo el arreón culé, cristalizado en el 72' con otro latigazo de Messi en el interior del área que se marchó al lateral de la red.

Con diez minutos por delante y el Barça en modo asedio, sin dejar salir a los nervionenses de su campo, el plan sevillista ahora no era otro que tratar de conservar la ventaja, para lo cual Lopetegui realizó su cambio habitual, dando entrada a Gudelj por un Jordán que había rayado a un grandísimo nivel. Tocaba sufrir, aunque las ocasiones azulgranas tampoco representaban un gran peligro para Bono merced a la concentración defensiva de un pétreo Sevilla FC que una contra halló el premio gordo. 

Con el conjunto azulgrana volcado en busca del empate, un gran pase en largo de Óliver Torres desde la zurda llegaba las botas de Rakitic, que avanzó metros y se coló en el área para batir a Ter Stegen con un certero derechazo en el minuto 85. Oro puro para alimentar el sueño de un Sevilla FC que aún contuvo la respiración con una falta desde la frontal botada por Messi con su habitual veneno y replicada con otro paradón de Bono abajo. Ahí moría el gran partido de un Sevilla FC que buscará hacer buena su renta de dos goles dentro de tres semanas en el Camp Nou.

 
FICHA TÉCNICA: 
 
Sevilla FC: Bono, Aleix Vidal, Koundé, Diego Carlos, Escudero (Rekik 69'), Fernando, Jordán (Gudelj 80), Rakitic, Suso (Óliver Torres 82'), Papu Gómez (Munir 69') y En-Nesyri (De Jong 69'). 
 
FC Barcelona: Ter Stegen, Junior, Umtiti (Trincao 89'), Mingueza, Jordi Alba, Busquets, Frenkie De Jong, Pedri (Riqui Puig 85'), Dembélé, Griezmann y Messi.

Goles: 1-0 (25') Koundé; 2-0 (85') Rakitic.

 
Árbitro: Mateu Lahoz (Valenciano). Amonestó a los sevillistas Jordán, Escudero y Aleix Vidal, así como al visitante Jordi Alba.
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Estadio Deportivo
Estadio Deportivo
 
Avda. San Francisco Javier, 9 - Edificio Sevilla 2 planta 8, 41018 SEVILLA - Teléfono.: 95 493 39 40
POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES | Aviso legal