Estadio DeportivoHueco blanco

Monchi, aclamado y eufórico, volvió a celebrarlo sobre el césped: "Hacer feliz a la gente vale más"

El director deportivo del Sevilla FC se mostraba ambicioso tras ganar el derbi ante el Real Betis

Monchi, aclamado y eufórico, volvió a celebrarlo sobre el césped:  "Hacer feliz a la gente vale más"
- José López
José LópezJosé López4 min lectura
Como en el derbi de la primera vuelta, el director deportivo del Sevilla FC, Monchi, bajó al césped a celebrar el triunfo nervionense ante el Real Betis, una fiesta que se alargó durante algunos minutos y que tuvo su continuidd a lo largo de la tarde y la noche.

Monchi fue aclamado por la afición, se dio un enorme abrazo con Lopetegui y festejó el triunfo antes de analizarlo antes las cámaras de Movistar, donde tuvo palabras de elogio para el esfuerzo de Diego Carlos, desvelaba que el Papu ya había empezado tocado y aseguraba que mira más hacia arriba que hacia los que vienen detrás, que ahora tiene a dos o tres partidos de distancia.

"Lo de Diego Carlos es para quitarse el sombrero. Tiene una rotura y, en condiciones normales, no podría haber salido ni a calentar. Ha aguantado lo que ha podido y se le ha pedido. Ha dado al cara. Ese es el espíritu de ese equipo. Papu también venía con problemas, pero es que nadie quería dejar de jugar", aseguraba el León de San Fernando, quien admite que esta vez los riesgos salieron bien: "Arriesgamos. Y, a ver si salía cara o cruz. Ahora vamos a recuperar a Koundé y a Ocampos. Lamela cada vez está más cerca y Suso, también. Vamos a mirar para adelante con optimismo y a olvidar las lesiones", afirmaba. Con victorias se ve todo de otro color, pero la realidad es que ayer hubo otros dos cambios por problemas físicos y no hay partido en que esto no ocurra.

"A este equipo se le exige mucho porque se ha convertido en un equipo grande. A veces, parece que lo que hacemos no es suficiente. Lo de hoy era importante y es bonito festejarlo con los nuestros", indicaba Monchi, que ya en el Benito Villamarín se fue a celebrarlo con los sevillistas y ahora repitió, aunque sólo era uno más entre los miles de aficionados, que no vaciaban el Sánchez-Pîzjuán. "Al final, es fútbol. Los que trabajamos en el fútbol tenemos la principal obligación de hacer feliz a la gente. Que la gente se vaya hoy feliz, para mí, vale incluso más que los tres puntos", añadía.#[twitter;MovistarFutbol/status/1497995979353731085]

Y miraba a la tabla, en la que sigue a seis puntos del liderato, aleja a un rival directo como el Betis y mantiene la ventaja con un grupo de atrás que viene apretando muy fuerte y que, pese a las goleadas de Villarreal y Barça ayer, sigue muy lejos. "Estamos a seis del Madrid, a nueve del Atlético, a doce del Villarreal, a ocho del Betis... Yo miro para atrás. Evidentemente, mirar para atrás significa puntuar. Y eso nos dará para seguir mirando para arriba también", señalaba.

La alegría de la afición quedó patente en el estadio y en las redes sociales. Ahora, el equipo tendrá una semana para descansar, al jugarse esta semana las semifinales de Copa y podrá recuperar algún efectivo.