Hueco blanco

Diego Carlos, molesto con Brasil, llama a la puerta de Luis Enrique: "No estoy contento"

El central brasileño ya no oculta que está molesto de que Tite no cuente con él ni para los amistosos

Diego Carlos, molesto con Brasil, llama a la puerta de Luis Enrique: "No estoy contento"
- José López
José LópezJosé López3 min lectura
Diego Carlos cumplía el pasado mes de agosto el sueño de levantar un título con Brasil. Fue a costa de España en la final de los Juegos Olímpicos de Tokio. Esperaba tener continuidad en una selección absoluta que en la que ya fue llamado a finales de 2020, pero no llegó a debutar.

Desde entonces, nada, Tite tiene claro su bloque, confía en los mismos (Thiago Silva, Marquinhos y Militao) y Lucas Veríssimo, pese a sufrir una grave lesión de rodilla, también está por delante. Además de otros como el jugador del Arsenal Gabriel Magalhaes.

Ante esto, Diego Carlos se ve sin opciones de acudir al Mundial de Qatar hasta que recientemente se le ha abierto la posibilidad de hacerlo con España. Su nacionalidad está al caer y ya ha filtrado que, si le llama Luis Enrique, podría aceptar la llamada de La Roja.

Un mensaje que ha ido cogiendo fuerza en las últimas semanas y que el propio Diego Carlos ha confirmado a los medios del Sevilla FC. "Brasil para mí siempre ha sido un tema muy complicado. Respeto a todos los brasileños convocados, ya luego fui a los Juegos Olímpicos de sorpresa, fuimos campeones y me quedé contento con ese sueño realizado. Después de esto pensaba que podría tener más oportunidades. He visto la lista para los amistosos y no me deja contento. Tampoco estoy contento con la selección brasileña y no me deja contento el que no cuenten conmigo", admitía el futbolista brasileño.

Al igual que Tite en Brasil, Luis Enrique tiene un grupo de centrales más o menos fijo con Laporte, Eric García y Pau Torres, a los que se añaden Iñigo Martínez y Llorente, pero la llegada de Diego Carlos elevaría el nivel, no en vano ahora mismo forma parte de la mejor defensa de LaLiga y desde hace tres años ha demostrado estar en la elite mundial en su puesto.
 
Pese a todo, el central del Sevilla FC sigue centrado en el equipo y se marchará de vacaciones sin tener claro su futuro, aunque contento por cómo ha ido la temporada que ahora termina.  "Vamos a terminar la temporada felices, queda poco para terminar y superamos todas esas dificultades. Se ha hecho larga la segunda vuelta, no ha salido como esperábamos pese a hacer los máximos esfuerzos posibles, pero ya logramos el objetivo aunque queremos terminar el año bien en nuestra casa. La última semana estamos trabajando para el domingo, tenemos una gran responsabilidad al jugar en nuestra casa y con nuestra gente", afirmaba.