Hueco blanco
El análisis del Real Valladolid - Sevilla FC

'Masterclass' de Caparrós

Álvaro PalomoÁlvaro Palomo2 min lectura
'Masterclass' de Caparrós
- Álvaro Palomo
Decía recientemente Paco Gallardo que Caparrós dista de ser un técnico inmovilista, que había sabido adaptarse a los nuevos tiempos, y ayer lo evidenció con un retoque considerable en el armazón utilizado hasta el momento y un giro de auténtico maestro en la segunda parte. Así, no alteró su sistema (4-4-1) pero desmontó el doble pivote defensivo por el que había apostado desde que relegó a Machín, al situar a Banega junto a Gonalons y ubicar sobre la pizarra a Sarabia y Mudo en los costados.



El Mudo partía desde la izquierda pero jugaba por dentro para abrirle el carril a Promes, ayer de lateral zurdo, mientras que Sarabia ocupaba junto a Mercado una vía en la que se añoró a Navas. Caparrós sacrificaba solidez para un mayor control y lo acusó de inicio por la ausencia de coberturas en la diestra, por donde Pucela encontró un vacío para generar. Tampoco se imponía la seda y el Sevilla sufría para crear y contener. Sin embargo, poco a poco corrigió el déficit defensivo y ganó en presencia con el balón.



Menos toques y más profundidad con la que alcanzó el descanso y dominó la primera fase de la reanudación, con llegadas rápidas y una ocasión clara fallada por WBY. Pero entonces se estancó, perdió dinamismo y frescura, lo que destapó la mano de entrenador de Caparrós. Dio galones a Bryan Gil y arriesgó con un movimiento que resultó vital: entró Roque por Sergi Gómez y retrasó a Gonalons. El canario rompió el muro por el centro para marcar e inmediatamente Kjaer ingresó por Ben Yedder. Luego, Bryan asistió en el 0-2 a Munir, el punta que dejó en el campo. Lección magistral de cómo se gana un partido desde el banquillo.